miércoles, 30 de enero de 2013

"Activación de la Glándula Pineal"



"La activación de la glándula Pineal es una instrucción espiritual para los nuevos tiempos que ha de transitar la humanidad y que debe ser solicitada y entregada por amor por cualquiera que esté dispuesto a servir a la Luz".

¿Qué es la autoterapia?

La  autoterapia es una técnica de  autosanación  basada en la activación del  centro pineal- pituitaria o glándula pineal, una maestría a la cual he llamado Alkymia. Este nombre no es gratuito y obedece a la metáfora de los antiguos sabios que buscaban transmutar metales en oro, del mismo modo como esta nueva esfera de conocimiento y creación busca llevarnos desde nuestras fronteras humanas a las regiones de la luz. Creer es crear y crear es creer, esa es la premisa básica de esta aventura, lo que todos debemos tener claro para borrar paradigmas y muros auto-impuestos que nos frenan en la ruta a nuestra naturaleza de ser dioses en expansión.


El Método es un sencillo ejercicio que consiste en sucesivas órdenes creativas que van produciendo activaciones de centros energéticos hasta ahora desconocidos. Como resultado, encendemos nuestro equipo electrónico que, al quedar unificado en la Fuente (la fuente es energía pura, sin dualidad, es amor, paz, alegría, sanación, nutrición, estabilidad, belleza ...), nos permite crear en comunión con ella, accediendo a la experiencia cotidiana de la armonía y la perfección, que desde lo humano no es posible. 

Otro resultado inmediato de dicha activación es la secreción espontánea de melatonina que 
va a parar al torrente sanguíneo, con los innumerables beneficios fisiológicos que ello implica: estado de plenitud y dicha, emoción profunda asociada al sentimiento de acceder a un estado de perfección que reconocemos como nuestro origen y unas ganas de permanecer en ese estado siempre.

El ejercicio de activar las claves de nuestros centros de energía nos permite un día a día donde los obstáculos y dificultades se resuelven como arte de magia. La salud es un bien inmutable, y si estábamos enfermos nos curamos definitivamente. Nunca más sentimos soledad o desamor. Aquellos que necesitan amar y ser amados se encuentran con aquel o aquella que en alguna parte del universo vibra en la misma frecuencia. Nos podemos sanar milagrosamente en una  caverna violeta cuyas características son idénticas al espacio interdimensional, conocido en física cuántica como  agujero de gusano. En ella también podemos sanar a nuestros hijos. 

También tenemos la facultad de colapsar las variables del tiempo y el espacio, estar en dos o más lugares al mismo tiempo, traer en manifestación al plano físico algo que necesitamos, acceder a información que deseamos en la obtención de nuestra armonía o la de los demás. Y así… no es posible mencionar todas las cosas que caben en lo que cada ser humano considera sus más preciados sueños. Cada uno pone las barreras creativas. La verdad es que no existe lo imposible. Puedes incluso borrar de tus memorias y registros el concepto de imposibilidad. De todas maneras, es bueno saber que en tu origen eres un ser ilimitado en tu facultad creativa. Está en ti aceptar o no esta condición.

***
Autosanados (testimonios)
Mónica.


Bajé a los infiernos y al cabo de un año resucite de entre los muertos.

Diez años de búsqueda para corregir las imperfecciones del hígado agotaron toda batería. Ya me quedaba poca carga cuando me reencontré, a través de mi hija, con Lita y el método de activación de la glándula pineal.
Los días que siguieron al primer curso me sirvieron de puente entre mi cuerpo y mi ser interior. Reaprender a amarme, a cuidarme con atención basándome en el equilibrio energético hizo la diferencia fundamental con todas las otras alternativas de medicación que había emprendido.

La búsqueda había durado demasiado y mi cuerpo resentido de tanto ensayo y error reclamaba a gritos.  Colangitis esclerosante primaria en grado de cirrosis, fue el último diagnóstico. La medicina tradicional me había desahuciado, dándome como sola alternativa el transplante hepático, al 38 cual no tendría acceso debido al origen de la enfermedad (autoinmune). Eso era lo que auguraban los médicos, pero yo, porfiadamente, no tenía ninguna gana de desechar el órgano que me había servido, por tantos años, con cariño y dedicación.

Todas las alternativas que ofrece el mercado de la medicina fueron incursionadas y 
metódicamente utilizadas, pero ninguna con resultados definitivos de sanación. Y cuando digo todas son todas. Algunas de ellas me sirvieron para paliar el dolor, otras para desintoxicar la sangre, otras para limpiar el cuerpo, otras para intoxicarme un poco más. Al final de cuentas, sólo un milagro podía cambiar el rumbo de las cosas. Incursioné la alternativa de viajar a Francia al saber que allí había la posibilidad de trasplante con donante vivo, colocándome una parte de hígado sano. Partir a Cuba, donde reofrecían trasplante total de órgano y, por último, utilizar un tratamiento tradicional, tremendamente costoso desde el punto de vista económico y físico, que es lo que decidí hacer como último intento. Nada resultó.
Sólo me quedaba esperar el desenlace y ordenas mis asuntos personales para no dejar lastres a mis herederas. Legué en vida todas las cosas materiales que poseía, las que podrían ser recuperadas por sus dueñas cuando yo, cansada de tanta lucha, debiera partir hacia otra vida. Fue divertido mirar mi casa y saber que cada cosa tenía un nuevo dueño.

Pero nada ocurrió así. Alkymia es infalible cuando se lo aborda con fe y decisión, y eso es lo 
que hice. Como con todas las otras alternativas vividas, ésta la asumí llena de esperanza, haciendo los ejercicios cuidadosamente. Al cabo de un año todo había cambiado. Comencé a florecer por dentro y por fuera, a tener ganas de vivir y de reír, a mirar los atardeceres y disfrutar con la aurora, a recorrer con la mirada cada hoja y cada flor, llenando mis pulmones con el aroma regenerador de rosas y magnolios. La vida se hizo cuna en mi corazón y volví a ser claridad y luz en cada rincón de mi alma.
Hoy, 5 de enero 2009, me han entregado los análisis de sangre, las pruebas de funcionamiento hepático, y los resultados son maravillosos. El médico ha dicho que tengo un hígado de quinceañera y que los otros órganos están funcionando a la perfección. ¿Qué más decir? Tengo una vida entera por delante para amar al prójimo y devolver, aunque sea una pequeña parte, la hermosa energía con que me cubrieron y que me ayudó a levantarme nuevamente y mirar la vida de frente, sabiendo que el paso por esta tierra es un juego y que no hay que tomárselo tan en serio. Que debemos querernos y respetarnos, cuidarnos y protegernos, y dar gracias a cada instante por todo cuanto recibimos, porque la vida es lo más sagrado y gratis que se nos puede entregar.

El amor es un regalo divino que sólo es posible dárselo a otros si uno es capaz de aceptarlo con el corazón abierto, y yo he recibido tanto amor que mi vaso desborda, esta vez, de felicidad.

Decir que estoy agradecida sería poco decir. Decir que estoy eternamente agradecida quizá 
cubra de mejor forma la emoción que llena mi corazón. Con un abrazo de amor eterno para Lita.


Karina

Con ALKYMIA no sólo te sanas, también estás cocreando tu propia realidad. 
Llegué a el método Alkymia porque era mi momento de encontrarme con él. Como que los astros se configuraron para que eso pasara. Yo estuve en una búsqueda de sanación. Alguien me lo había comentado y a mí me hizo clic. Quería una terapia con algún psicólogo, pero yo quería sentirme bien 39 en el proceso. Y cuando me comentaron de la glándula pineal, que lo hacía una psicóloga, todo cobró un inusual sentido en mi interior.
El motivo por el cual consulté fue porque sufrí de una soriasis que se me había manifestado 
como un año antes y que coincidía con mi regreso a Chile, entonces vivía en Europa. Yo no quería estar aquí y pensaba que la soriasis era producto de eso.
Cuando me empezaron a hablar de la glándula pineal, me dijeron que eso me podía ayudar. Yo ya tenía muy claro que no era cosa de aplicarme una cremita por fuera, sino que echar una mirada hacia adentro.

Era una persona que no le gustaba demostrar los sentimientos. Antes había hecho terapia por dermatitis nerviosa, incluso por cáncer de ovarios. Sé que llegué a el método Alkymia porque era el momento de conocerlo.

¿Cuáles son los hitos de tu proceso?
Primero recuerdo que te dije que me encontraba sobreviviendo y no viviendo.
Cuando aparecía una placa nueva no lo podía manejar. Cada día me angustiaba más.
Hice el curso y desde ese día nunca más tomé pastillas ni usé cremas para la soriasis.
No dudé en ningún momento que esta era la forma. Frente a mi convicción, fui viendo cómo la piel se me regeneraba. A los tres meses la piel se había regenerado. Sólo se notaban levemente las areolas.

Aparte de tus logros en la salud física ¿qué más has logrado?.
Siento que lo primero es señalar que me siento permanentemente feliz. Antes tendía mucho a victimizarme y culparme de mis propias decisiones. Mucho autocastigo. Todas mis relaciones pasadas, sobre todo con mi familia, especialmente con mi padre, mejoraron increíblemente. Mi carácter cambió muchísimo, antes sentía que tenía que demostrar que era fuerte y, por otra parte, con mucha necesidad de que me hicieran cariño. Ahora como que “bajé la guardia”. Soy mucho más dócil.

Antes yo creía que me quería. Creía que quererme era protegerme de las personas. Como que poner límites a los otros permanentemente, era hacerme respetar. Ahora, al yo ser más dócil, me cuesta menos demostrar cariño. No me preocupa… bajé la guardia. Me siento protegida siempre, de pie en la frecuencia indicada. Yo me veo permanentemente anclada a  la Fuente, envuelta en  luz violeta. Antes los problemas de la oficina me alteraban. Ahora basta con visualizarme en luz violeta y siento que todo lo que no es luz rebota.

En un comienzo activaba mi ser de luz para sanarme y no me daba cuenta de que estaba 
disponiendo de un poder creativo infinito. No sabía qué crear para mi vida. Primero era estar 
protegida y armónica. Nada más. Luego creé mi salud perfecta, luego armé el hogar maravilloso en el que vivo, creé la sanación de mis relaciones, en especial con mi padre y con mi madre. Entonces entendí porqué había vuelto a Chile: porque me tenía que encontrar con esto, con lo que tenía que sanar acá.

Un resultado muy importante es que ahora me siento más noble. Yo no lloraba, y menos delante de otras personas. Me acuerdo que un momento Lita me dijo que “el método le da a cada persona lo que necesita”. Yo requería sanarme. Yo era una persona analítica de mis sentimientos y de mis pensamientos. Sentía que no tenía tiempo y que sólo podía avanzar sin parar o me iba a la mierda. Ahora nada me perturba.

Después de un año y siete meses de exploración, puedo decir que me sané física y 
emocionalmente. Lo segundo tiene que ver con sentirme permanentemente feliz y que eso se traduce en que me siento más inclinada hacia el amor a los demás. Y eso me hace más noble. Por lo mismo, muchas personas se me acercan porque yo creo que irradio algo y siempre termino hablando de la pineal.

Me gustaría decir que siempre estoy deseando que ojalá todos encuentren este camino. He 
podido comprobar que al encender ese patrón olvidado (yo había pololeado con esto) me hace desear lo mismo para todo el mundo, en especial a todos los que me rodean. Me gustaría que todos estuvieran más receptivos. En especial a la gente que quiero, no puedo dejar de desearles que lo puedan ver. Quiero mostrarlo.
Ahora soy más expansiva y demostrativa de mi amor.
Quiero seguir profundizando hasta el último día de mi vida en esta tierra.

Alkymia es una herramienta, es una llave que te puede abrir el universo. Si uno la trabaja, te 
lleva a sanaciones impensables. Usarla en el aquí y en el ahora y saber que estás cocreando tu realidad. Te da seguridad, confianza y actitud positiva. Resumiendo: primero viene la sanación y con la sanación viene todo los demás: el A-Mor (vida sin muerte). Cuando tomé conciencia de eso, todo comenzó a decodificarse. Se abrió la gran fuente: ahí viene el amor generalizado. Yo antes descargaba mi rabia con cualquiera. No lograba entenderla y la descartaba con quien estuviera frente a mí. Descubrir las falencias de mi campo emocional fue como ponerle nombre a mi ira: ego, intolerancia, miedo. Cuando las pude decodificar con esta llave, las comencé a maestrear. Algunas aún están, pero en mínima potencia. He podido entender, por ejemplo, que llorar no es un signo de debilidad, sino que también puede ser un símbolo de libertad cuando está asociado a una bella emoción. Me he ido encontrando y validando en el sentimiento de ser una mejor persona.


Nicolás


"Esta es la verdadera y más concreta ley de la atracción". 

Lita Donoso era la psicóloga del colegio. La conocí cuando yo tenía siete años y como era un niño sin muchos amigos y pasaba encerrado en la biblioteca, me mandaron donde ella. Fui su paciente hasta los 14 años, razón por la cual Lita tiene mis primeros cómics o cuentos, porque yo se los mostraba a ella, ya que era de las pocas personas que entendía que estaba interesado en otras cosas y no estaba mal no preocuparse por la selección de fútbol. Ni siquiera había cumplido 20 años cuando empecé a producir películas. Y eso cimentó el camino para dirigir películas. Hice un corto y comencé a ser conocido como el director de cine más joven de Chile, lo que se concretó cuando estrené Promedio Rojo y la película empezó a ser reconocida dentro y fuera de nuestras fronteras. Pero ahí también comenzaron los dramas.

Lita y mis dos abuelos siempre validaron mis cosas, pero me fui quedando solo. Mis amigos 
siempre partían a vivir a otos lugares, mis abuelos murieron. Y desde que comencé a trabajar en cine empezaron mis síntomas de colon irritable, en el año 2000 fue duro. En esa poca me gané el Fondart y el Ibermedia en España; Santiago Segura, mi ídolo, aceptó participar en mi película y estaba logrando lo que siempre había soñado, pero algo no cuajaba. Un día me subí al auto y sentí que me iba a morir. No le di mucha importancia, pero ese sentimiento comenzó a repetirse. Cada vez que hacía algo, desde ir al banco o entrar a la oficina.

A pesar de que nunca le di importancia a la salud, decidí ir al médico, quien me explicó que en 
realidad no me iba a morir, que sufría de colon irritable y que necesitaba urgente consultar a un psicólogo. Y fue algo natural buscar a Lita. Y ocurrió como si nunca nos hubiéramos dejado de ver. 
En la primera sesión supe que no estaba loco, que sufría de una crisis de pánico, que eso se pasaba y que todo se debía a mi inexplicable angustia. Entonces Lita me habló de la glándula pineal. Hice el curso justo antes de partir con rodaje de Promedio Rojo. De alguna manera siempre había creído en esas cosas, pero también desconfiaba de las cuestiones  pachamamísticas, de las energías, pero Star Wars también hablaba de la energía, de la fuerza y del lado oscuro, y por ahí como que la cosa me hacía más sentido.

El primer cambio fue que dejé de sentir que me iba a morir. Cada vez que me venía ese 
pensamiento hacía el ejercicio y lo controlaba. Fue como sentirme seguro de que tenía la herramienta con la que se me iba a pasar esto, lo que yo estaba sintiendo.
Después empezaron a ocurrir como pequeños milagros: terminar dos películas antes de los 
plazos, encontrar cosas perdidas, resolver situaciones muy difíciles.

Cuando me fui a España a hacer la posproducción de la película me pasó otra cosa 
extraordinaria. De seguro por el estrés que venía arrastrando del rodaje y esta vorágine de 
experiencias intensas, me vinieron fuertes dolores al pecho, muy fuertes, de la nada. Y de nuevo me vino el me voy a morir y hacía la activación hasta dos veces y si no me resultaba me enojaba. Pero esto funciona con práctica y aceptando lo que estamos buscando, y a pesar de que la mayoría de las veces obtenía resultados, y yo lo sé, muchas veces me rebelo por mi lado idiota, mi lago humano, insignificante. Si no me funciona tan rápido es porque no es como comer McDonal’s. Es un camino si uno lo sigue. Fui al cardiólogo y me dijo: usted no tiene nada. En mis sesiones con Lita le daba prioridad a otros temas. Por dentro sentía que me iba a morir, pero necesitaba aparentar que estaba bien, si no los inversionistas me iban a decir “muérase, pero después de la película”, hasta que revisé el tema con Lita. Ella estimó que podríamos intentar buscar el origen de estos síntomas en vidas pasadas y yo dije bueno, ya, por qué no. Hicimos la activación y comenzamos a ir hacia atrás, atrás y más atrás. Llegué a la siguiente situación: estaba en Francia y yo era un psicópata. Una especie de mecenas que financiaba y protegía a muchos estudiantes. Era una especie de megalómano, artista, 
pero no muy bueno. Lo peor era que abusaba sexualmente de mis alumnas, jugaba mucho con el poder. Organizaba orgías y era como Sodoma y Gomorra, y era persona perversa. Tenía un mejor amigo que reconozco como mi mejor amigo en esta vida. Yo era un artista chanta y él era un verdadero artista. Entonces algo pasó y este amigo me asesina por la espalda con una puñalada en el corazón. A continuación me llegan recuerdos de otra vida: en la siguiente estoy en una guerra (Primera o Segunda Guerra Mundial). Tampoco era yo una buena persona y muero traicionado con un disparo en la espalda y me daban en el corazón, de nuevo. Se repite el tema de la traición y morir con un impacto en el corazón. Después, lo que hicimos fue limpiar estas vidas pasadas y nunca más me dolió el pecho. Por todas estas cosas, y muchísimas más, yo creo. Por ejemplo, yo quería que Promedio Rojo la viera Tarantino y finalmente la vio. Además, todo lo que pasó en Hollywood, que era como impensable, lo pedí con el método de la pineal. La autosanación, el método Alkymia de 
Lita, la pineal, son la verdadera clave de lo que hoy tanto llaman ley de atracción.

Nicolás López
Cineasta chileno. 


Pablo


"En 15 días y en la gracia del A-Mor extirpé un tumor maligno de mi hija".

Nunca me voy a olvidar del momento en que la doctora me iba a entregar el resultado de la 
primera resonancia que tuvimos que hacerle a la Sol…Había un tumor en un lugar inaccesible, inoperable. Así partimos. Prácticamente me estaba diciendo que a mi hija le quedaba poco tiempo. 
Sugiere inmediatamente radioterapia, un tratamiento horroroso, con secuelas espantosas. Nunca siquiera pensé en someterla a eso. Tampoco este tratamiento garantizaba nada. En mi vida he experimentado un dolor más grande. Pero debo confesar que si una parte de mí no lo podía creer, por otro lado tenía una esperanza. Ahí partió mi búsqueda. Hasta las cinco de la mañana buscando en Internet, me di cuenta de que en la medicina tradicional no había cura. La única esperanza para mí era buscar en la medicina alternativa. Recuerdo que en ese momento tuve que viajar por una gira, un compromiso que no podía deshacer. Yo pertenezco a una familia muy unida. Todos estaban pendientes de esta situación. Mi hermano Jorge en ese momento me dice: “yo tengo un libro que te puede ayudar”. Me contó que él había hecho la música para la autora y fue así que llegó a mis manos el libro Sanaciones Milagrosas. Recuerdo que lo fui leyendo en el avión. Yo jamás había leído un libro de ese modo. Lo leí durante un viaje corto, a Valdivia. Recuerdo que era un 14 de febrero, para el día de los Enamorados. Y en el hotel me encerré a tratar de entender y creo que entendí. Después 
de hablar un par de veces con Lita por teléfono, quien me iba guiando el proceso aún sin conocernos, fui entendiendo hasta comenzar la práctica de sanación a mi hija.

Después de volver del viaje, Jorge me pasó una copia del disco con los ejercicios. Era la época 
de verano, por lo tanto yo tenía que viajar de un lado para otro. Nunca voy a olvidar que yo estaba invitado a una actuación en Olmué y mientras ultimaban los detalles, estaba encerrado en el auto haciendo los ejercicios de sanación. Esa vez sentí, realmente experimenté que se había sanado. Todo mi amor estaba canalizado ahí. Visualizaba su cabeza, su cerebro sano, Nunca lo voy a olvidar. Eso fue real.

Después fuimos a la consulta de Lita: Sol, la madre de Sol y yo. Los resultados fueron 
sorprendentes.
A los quince días de empezar las prácticas, hubo una nueva resonancia magnética nuclear y la 
gran sorpresa es que no había nada. Los médicos no tenían ninguna explicación.
Al día de hoy la Sol, a raíz de este proceso, es una chica muy especial. Ya era divina, pero 
ahora me cuenta de sus propias creaciones y milagros. Sus amigas se sorprenden de su poder de sanación. Al parecer es una característica de familia. Me refiero a mi hermano y hermana. En mi vida también he experimentado cambios. Lo he comenzado a usar a diario. Ha pasado a ser parte de mi vida.

Lo he comenzado a usar en conciertos; cuando las cosas se ponen difíciles, irradio al público y 
todo resulta maravilloso.
Recuerdo que en Calama había un concierto que había congregado a muchísima gente y ya se 
estaba poniendo peligroso el ambiente, pues no cabían todas las personas que presionaban por entrar.  El alcalde me pide que haga algo antes de suspender el show. Yo le pedí que me permitiera controlar el asunto. Parado ante una multitud de personas hice la activación y comencé a hablarles de modo tal que en poco rato se había restablecido el orden total, pudiendo finalizar el show en total tranquilidad de las personas.

Este método debe ser incorporado a la vida, debe ser usado constantemente. Uno vive en 
confianza y armonía. Logro reconocer la diferencia entre estar conectado y no estar conectado.

Han pasado seis meses desde el episodio y mi hija está sana, restablecida.
Esta enfermedad fue una oportunidad. Nos unió en amor. Incluidos muchos médicos que 
practican la medicina tradicional. Este método es absolutamente recomendable>>

Pablo Herrera.
Músico chileno. 


Extractos de el libro: "El Método" de Lita Donoso.



Activación del Centro Pineal - Pituitaria.  
  
Puedes escucharla y meditarla cuantas veces quieras. 
Lo aconsejable es una vez al día. 

Es recomendable seguir estas instrucciones para realizar la activación del centro pineal- pituitaria, al menos al comenzar la exploración del método.
Nos sentamos cómodamente en una silla, con la espalda derecha (sin forzar) y ordenamos a nuestros músculos que cedan de una sola vez, soltándose a la gravedad de la tierra. Es como dar un salto al vacío.

Recorremos en forma rápida nuestro estado de relajación de pies a cabeza.

Buscamos silenciar las emociones y el flujo del pensamiento con órdenes simples. Ordenar por ejemplo: “mis emociones y mis pensamientos se calman y se aquietan”.

1.-En ese estado, llevamos la atención a la glándula pineal y ordenamos que se encienda.
Ella se enciende y la visualizamos como una esfera de luz o una perla incandescente que ha comenzado a irradiar profusamente hacia ambos hemisferios cerebrales. Enciendo.

2.-Podemos sentir, percibir o visualizar esta luz, que se expande tanto, que por aquellos rayos que salen por sobre nuestra cabeza, vamos al encuentro de los rayos arcoíricos danzantes que provienen de la Fuente, Padre o Arquetipo Uno, conectándonos a la Fuente. (Fuente: Pura energía de amor, paz, armonía, sanación, belleza, riqueza)Conecto.

3.-Toda nuestra atención se encuentra ahora en la Fuente. Es importante en este momento prepararnos para recibir su Luz- Amor que se manifiesta en dos de los rayos arcoíricos: el rosa y el amarillo. Bajan desde el centro pineal hasta el centro cardíaco y se anclan allí. Al anclarse, se forma un sol en expansión permanente, que irradia en forma alterna en rosa y amarillo.

Atendemos ahora a nuestra respiración, pero sin alterar su ritmo armónico. Al inhalar, irradiaremos el rosa y el amarillo desde el centro cardíaco hacia nosotros y al exhalar lo irradiaremos hacia fuera. Hacia todos y hacia todo, sin límite. Podemos abarcar al planeta entero si así lo deseamos o ir aún más allá.

Hemos activado de este modo una red de conexión con nuestro Padre- Madre quien toma el gobierno de nuestro ser, desplazando lo humano en nosotros, para dar cabida a nuestra divinidad que comienza a despertar.

Un sentimiento de amor nos inunda mientras sentimos estas activaciones en manifestación. Amor.

4.- El paso siguiente es sentir los rayos arcoíricos que provienen de la Fuente pasando por nuestros brazos y saliendo por la yema de los dedos, como largos rayos de colores, que podemos enviar hacia donde los queramos hacer llegar. Así tendemos un puente de transferencia de energía desde los campos de creación superior hacia los campos creativos físicos. Rayos arcoíricos.


5.-Ahora sellaremos estas activaciones sintiendo cómo una espiral de color violeta eléctrico nos envuelve vertiginosamente desde los pies hasta por sobre la cabeza. Si es necesario, repetimos esta orden para mantener la unidad vibratoria de nuestro ser- luz activado a la frecuencia de la Fuente.

Es momento de chequear cómo nos sentimos. Estamos experimentando sensaciones de paz, armonía y ausencia de limitaciones. Es nuestro ser- energía libre y armónico en disposición a la experiencia de co- crear con la Fuente. Sellado Violeta.

6.- Intencionamos mantener estas activaciones en permanencia y simultaneidad. Llevando la atención a la glándula pineal, ordenamos reintensificar su luminosidad que ahora se expande hacia la glándula pituitaria que se abrirá como una flor de luz centelleante. Mantendremos durante un tiempo nuestra atención en este proceso, hasta sentir que ambas se han fusionado en una sola red de luz.

Ambas, pineal y pituitaria han recuperado su potencia creativa original, dando paso a una triangulación lumínica que es el portal de entrada hacia los campos de creación superior en donde lo no manifestado espera para ser traído en manifestación. Mantenemos la visualización de una flor de luz en medio del lóbulo frontal de nuestro cerebro. Es normal sentir presión o vibración en la zona ubicada sobre el entrecejo.

En este momento, sentiremos surgir del centro de la flor de luz, los rayos arcoíricos, cargados del poder creativo de la Fuente. Por ellos subimos a los campos de creación superior. Hemos llegado allí. Recordemos mantener la atención en la Fuente y el sentimiento de amor irradiando en permanencia durante todo el acto creativo. Flor de luz. 

Es momento de comenzar a co-crear, a manifestar sueños y anhelos con el poder del sentimiento y el pensamiento que han sido elevados a la perfección de la Fuente.


Recomendado iniciar la orden creativa diciendo internamente o en voz alta:


Desde este estado de ser energía libre y armónico que soy, doy la orden creativa ... 


Entonces iniciamos el acto co- creativo intencionando, o visualizando o “decretando” lo que buscamos manifestar en nuestra realidad, siempre en presente y positivo. Utiliza principalmente tus sentimientos, tus emociones ... ¿Qué emociones te alinean con tus sueños? ... Siente alegría, tranquilidad, confianza, paz ... etc. 

Sobre El lenguaje de Dios. 

Esta activación la logras alineando tu corazón con tus pensamientos, y requiere de tu voluntad y de tu amor. A la caverna de energía de luz violeta solo puedes ir tú y puedes llevar a tus hijos, a nadie más. Debes respetar el libre albedrío de los demás seres humanos ... (pero puedes enseñarle la activación). 

Que te liberes, que estés sano/a, fuerte, feliz y que te ilumines. 

Marcela Paz.

Sobre la Glándula Pineal.