martes, 2 de septiembre de 2014

"Somos la Posibilidad Eterna".


lunes, 1 de septiembre de 2014

"Mapa de las Memorias Corporales".


Nuestro cuerpo refleja nuestra genealogía y sus relaciones.

No debemos caer en la trampa de buscar recetas infalibles porque no las hay, este artículo sólo pretende dar unas pocas orientaciones que sirvan como base. Queremos decir que asignar un ancestro a cada órgano o área corporal, es parecido a la tarea en la que se han enfrascado y se siguen enfrascando muchos neurólogos localistas: la de asignar funciones cognitivas concretas a zonas cerebrales concretas.

La conclusión a la que llegan es que hay especialización hasta cierto punto, porque en el cerebro, igual que en el Universo, primero todo interacciona con todo y segundo, descubren que se trata de un holograma, de manera que todo está contenido en cada parte del todo.

Antes de seguir, tenemos que tener en cuenta que en cada zona corporal conviven tres informaciones:
1.-La memoria de nuestro árbol genealógico.
2.-La memoria biográfica personal.
3.-Los mensajes que el sabio interior nos envía a través del cuerpo.

1.- La memoria de nuestro árbol genealógico:


La familia está viva en la piel, en el cuerpo, está hablando. Hasta tal punto que podemos reconocer a nuestro árbol por la huella que este ha dejado en nosotros… Esa “cierta especialización” de la que hablábamos, en la que los estratos de nuestro árbol genealógico vive en cada uno de nosotros se podría expresar así, muy a grandes rasgos:

Paterno: Parte derecha del cuerpo
Materno: Parte izquierda
Bisabuelos: Hombros, cabeza
Abuelos: Tórax y brazos
Padres: Desde la cintura a las rodillas
Hermanos: Desde rodillas a plantas de los pies

2.-La memoria biográfica personal:


Desde la manera en la que somos concebidos, hasta el efecto que nos ha causado la regaña del jefe, pasando por el tipo de parto, como nos han acariciado de niños, todo queda escrito en el cuerpo. Por ejemplo, consideramos que el peso de la culpa se asienta en la parte alta de la espalda y los traumas infantiles en los pies. La piel es un gran lienzo en la que queda escrita la historia de nuestras relaciones con el mundo.

3.- Los mensajes que el sabio interior nos envía a través del cuerpo:


Nuestro cuerpo es el mapa físico de nuestra conciencia, un fiel reflejo de cómo funcionamos en las distintas áreas de la vida. Cualquier síntoma físico es una oportunidad para hacernos conscientes de que hay un área en nuestra vida que necesita atención.

Inclinación:El cuerpo en su totalidad se inclina al andar: hacia atrás o hacia delante:

A) Estaremos huyendo del pasado si caminamos inclinándonos ligeramente hacia delante.
Si nos inclinamos hacia atrás al andar tenemos miedo a entrar en la vida.

La cabeza también puede simbolizar al padre y a todos los ancestros varones. Caminar con la cabeza por delante es igual a no reconocer nuestros deseos, andamos refugiados en el intelecto.

Los tumores cerebrales tienen que ver con los secretos escondidos del árbol.

Las migrañas con las retenciones sexuales.

Los ojos como conjunto son de carácter masculino.


El ojo derecho es el intelectual, el racional.


El izquierdo es el del corazón, el ojo profundo, el de la receptividad.


La boca y las orejas simbolizan el linaje materno (son receptivas).

La sordera en el oído izquierdo puede ser algo que no quiero escuchar del linaje femenino.

Los dientes picados son el resultado de la rabia no expresada.

La garganta es el canal de expresión y de creatividad.
Tras una amigdalitis se esconde el miedo, las emociones reprimidas y la creatividad sofocada.

El pecho: aquí está la relación corazón-emociones. Si no nos han amado desarrollaremos un pecho endurecido e insensible

Las manos son el símbolo de la elección:
La mano derecha es el símbolo de la elección racional, sin fe.
La izquierda es la intuitiva.

Las uñas son nuestras defensas simbólicas. ¿Heredamos uñas de mucho grosor?

La espalda: los problemas simbolizan que cargas a los padres.
Si no nos acariciaron de pequeños podemos sufrir una desviación de columna.

En la espalda se van archivando los conflictos no resueltos de nuestro pasado:
-En la parte lumbar está la conexión con nuestra sexualidad y creatividad (los padres).
-En la parte dorsal es la conexión con nuestra parte emocional (los abuelos en el árbol).
-En la parte cervical nos conectamos con nuestro intelecto (los bisabuelos)

El vientre: la madre y todo lo que “digerimos de la vida”.


Los problemas de estómago están asociados al miedo, a la angustia y la ansiedad.


La pelvis se conecta con la sexualidad y con nuestros padres.
El miedo a la sexualidad puede traducirse en una pelvis movida hacia atrás.

Las rodillas nos muestran nuestra flexibilidad, nuestra adolescencia.
Si vivimos encerrados en nuestro castillo, inflexibles, sufriremos con las rodillas.

Los pies simbolizan el territorio, conectados con nuestra hermandad.
Cuando no estamos viviendo nuestra vida, caminamos como un ladrón sin hacer ruido.

Si somos hijos de padres divorciados, o separados las puntas de los pies se separan.
Vivimos una época buena en a la infancia, las puntas de los pies miran hacia dentro.

Cuando los pies se inclinan hacia fuera nos señalan que no tenemos un lugar en el mundo.

Somos un espíritu que utiliza un cuerpo de vehículo para pasearnos por esta vida, pero él no es una carrocería inerte, cada célula contiene lo que fueron nuestros ancestros y lo que somos nosotros.

Y no olvidemos lo que dice el proverbio chino:

“Nada sienta mejor al cuerpo que el crecimiento del espíritu”.



domingo, 31 de agosto de 2014

"La Meditación Modifica la Expresión de los Genes y Favorece la Salud"

Por primera vez se ha probado que la meditación reduce inmediatamente
 la expresión de genes implicados en procesos inflamatorios.
La investigadora Perla Kaliman, especialista en epigenética y estilos de vida, que trabaja en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, ha participado en un estudio pionero que ha demostrado el efecto de la meditación sobre determinados genes. Por primera vez se ha probado que la meditación reduce inmediatamente la expresión de genes (RIPK2, COX2 y HDAC) implicados en procesos inflamatorios.
Perla Kaliman ha destacado que la meditación incide en la práctica sobre los mismos objetivos que los actuales medicamentos analgésicos y antiinflamatorios.
Respuesta al estrés
Para observar el efecto de la meditación, los investigadores sometieron a las personas participantes a una prueba de estrés social, haciéndoles hablar y realizar cálculos mentales ante público y cámaras de vídeo. Entre los participantes, los meditadores experimentados que realizaron una práctica intensiva mostraron al día siguiente una actividad genética menos dañina y además se recuperaron más rápidamente de los efectos de hormonas del estrés como el cortisol.
Perla Kaliman, que se ha encargado de las pruebas de laboratorio, ha colaborado con el equipo de Richard J. Davidson, el mayor experto mundial en el estudio científico de la meditación, gracias a sus trabajos en el Centro para la Investigación de las Mentes Sanas de la Universidad Wisconsin-Madison (Estados Unidos). El estudio ha sido publicado por la revista Psychoneuroendocrinology.

sábado, 30 de agosto de 2014

"Semillas Estelares: Niños Índigo, Cristal y Arco Iris".

Como podemos comprobar el mundo se encuentra en unos momentos muy complicados. Para algunos esto es simplemente un proceso normal de una sociedad en decadencia, pero para otros todo lo que está ocurriendo son claras señales del fin de los tiempos. Aunque en medio de toda esta agitación planetaria nos encontramos con que muchas personas en todo el mundo hablan de la presencia de Niños Índigo, Niños Cristal o Niños Arco Iris. Según los expertos, estos “seres estelares” son niños excepcionales y talentosos que tienen unas habilidades sobrenaturales. ¿Pero realmente existen estos niños? ¿Hay alguna prueba de su existencia entre nosotros? ¿Es tu hijo un “ser especial” dotado con una capacidad que va más allá de todo lo conocido?
Evidencias de su existencia
Muchos de los niños que nacen hoy en día son únicos y diferentes de las generaciones anteriores. Y es que estos “niños especiales”al parecer tienen un especial conexión espiritual. Cada niño lo expresa y lo experimenta de una forma única, y como grupo, son seres telepáticos e increíblemente intuitivos.
Los expertos dicen que este tipo de niños se caracteriza por sufrir acoso escolar, no seguir el ritmo escolar establecido o teniendo problemas sociales. En resumen, el niño no se ajusta a la población en general. Es en este punto donde entra la teoría conspirativa, que dice que los gobiernos reconocen la existencia de estos seres psíquicos, pero lo ocultan por que seria contraproducente para el sistema de control de la raza humana.
La evidencia de su existencia lo encontramos en algo tan simple como el agua que bebemos, la cual está llena de flúor y cloro, sustancias químicas utilizadas para retardar el crecimiento del cerebro en los seres humanos y así evitar la evolución de este tipo de seres especiales. Los chemtrails y las vacunas también se cree que son un intento en el control de estos niños, evitando que sus capacidades pongan en peligro todo un sistema.
Los diversos “Niños de las Estrellas”
Estos “Niños de las Estrellas” se les conoce como “Niños Índigo, Cristal y Arco Iris” debido principalmente al color de sus auras y los patrones de energía. Se cree que comenzaron a aparecer desde las últimas tres décadas y que continúan llegando a nuestro planeta Tierra. Ellos vienen en este momento con la “misión especial” de ayudar a la Tierra y a la humanidad en nuestra transición y renacimiento de una conciencia superior. Se supone que están aquí para ayudar con la ascensión; una evolución acelerada del alma de la Tierra y sus habitantes en este momento tan delicado.
A continuación las características a nivel general de los Niños Índigo, Cristal y Arco iris:
Niños Índigo
La mayor llegada de Niños Índigo fue entre el año 1970 y 1995. Tienen un aura añil que se refiere a la frecuencia del tercer ojo; estos niños son creativos y algunos han aumentado las capacidades psíquicas de oír, sentir y conocer.  Estas habilidades les permiten oír o ver a los espíritus o seres angelicales; detectan con facilidad la deshonestidad; o tienen conocimiento interno preciso acerca de eventos importantes, situaciones o personas. Son sensibles e intuitivos.
Los Índigo aprenden rápido, ya que son muy inteligentes y tecnológicamente bien orientados con increíble facilidad a los recuerdos. Son directos, decididos y confiados, aunque se frustran fácilmente con las rutinas, normas y reglamentos, que con frecuencia son mal interpretados como rebeldes e inconformistas. También pueden parecer hiperactivos e impacientes, pero esto es debido a su alto nivel de energía creativa. Por lo tanto, es importante ayudar a los niños Índigo mediante actividades creativas como la música, la escritura, las artes y la artesanía o incluso el deporte para mantenerlos en plena forma. Los Índigos son líderes naturales, son almas sabias regresando para llevarnos a una nueva era de cooperación y de creatividad en una sociedad sin corrupción ni engaños.
Niños Cristal
Los Niños Cristal están aquí para mostrar el camino hacia la paz y la aceptación, por lo tanto, también son conocidos como “los pacificadores”. Esto seres aman el agua, los animales, las plantas, la naturaleza y las rocas. Son generosos, muy cariñosos e indulgentes. También son extremadamente sensibles al medio ambiente. Los Niños Cristal son muy telepáticos, pueden leer la mente y la energía de las personas. Ellos tienden a comunicarse con sus padres telepáticamente (a veces, incluso antes de nacer).
No es nada raro que los Niños Cristal tarden hasta los 3-4 años de edad para empezar a hablar, sobre todo si se comunican fácilmente con sus padres sin necesidad de utilizar palabras. Ellos muestran una comprensión intuitiva de la espiritualidad y la curación mediante la energía. Lo primero en lo que destacan los Niños Cristal es su naturaleza indulgente. Son muy sensibles, cálidos y cariñosos, pero muy poderosos. El Niño Cristal es increíblemente sensible, que se deriva de la capacidad de sentir la conciencia universal.
ninos cristal Semillas Estelares: Niños Índigo, Cristal y Arco Iris
Lo más curioso de todo es que cualquier persona se verá imposibilitada para mentirles, ya que sabrán de inmediato la verdad. Es importante mencionar que los Niños Cristal saben en todo momento los pensamientos de los demás y lo más importante, lo que está en el interior del corazón. Esta es otra razón por la que son tan sensibles.
Aunque el verdadero problema surge cuando los Niños Cristales sean tratados por personal médico y educacional como si tuvieran patrones “anormales”. No es una coincidencia que a medida que nacen más Niños Cristal, el número de diagnósticos por autismo está en un su máximo histórico.
Niños Arco Iris
Los Niños Arco Iris son la tercera generación de niños especiales que han venido a ayudar a evolucionar a la humanidad. Los Niños Arco Iris generalmente nacieron a partir del año 2000. En algunos casos, también hubo unos pocos “exploradores” que llegaron a la Tierra antes del 2000. Como mucha gente habrá comprobado, los Niños Arco Iris traen consigo la alegría y la armonía para sus familias. A diferencia de los niños Índigo y Cristal, el Niño Arco Iris nace sonriendo, acompañado de un fuerte sentimiento de perdón. Los Niños Arco Iris se recuperan rápidamente del estado de emoción negativa.
Esto también es una clave importante de que tienen un sorprendente dominio emocional. Los Niños Arco Iris son psíquicos y tienen la capacidad de leer los sentimientos de las personas. Este regalo es revelado a medida que crecen. Tienen fuertes personalidades. Pero sus regalos no se acaban aquí. También son conocidos por ser sanadores naturales y canalizadores instantáneos. Se dice que todo lo que necesitan o desean pueden conseguirlo casi instantáneamente. También disfrutan con los colores que los rodean: dibujos con mucho colorido y ropas de colores brillantes. Su energía se expresa de otras maneras, como son los niños de alta energía. Su entusiasmo se demuestra en su creatividad. Los Niños Arco Iris se cree que son los constructores del Nuevo Mundo, con la voluntad divina.
Toda una realidad en nuestra sociedad
Aunque los más escépticos señalan que el movimiento de los “Niños de las Estrellas” carece de pruebas verificables que apoyen todas las afirmaciones, está claro que en nuestra sociedad existen personas que transmiten una energía diferente a la de la mayoría. Los escépticos también han expresado su preocupación ante el auge de estas creencias en los niños ya que creen que puede dar lugar a conductas sociópatas, como un sentimiento de superioridad humana o incluso la pérdida de su propia identidad. Es un punto de visita a respetar, pero la realidad es bien otra: estos “Niños de las Estrellas” están en nuestra sociedad.

"Maestría Espiritual".


Cualidades de la Maestría Espiritual

1) Integridad: Una de las mayores dificultades de la humanidad es el sobreponderamiento de la mente que   es un instrumento fragmentario. ¿Cómo algo que es fragmentario, te puede   conducir a la integridad? Mientras se viva como un esclavo de esta  mente-memoria fragmentada, la cualidad llamada integridad no estará  disponible. La integridad es el resultado cualitativo del ser integral. La  integración ocurre sólo si la fragmentación ya no existe. Esto es posible sólo cuando la mente, que es el conjunto de pensamientos, las emociones, la  memoria y los miedos, se trasciende. Como  resultado espontáneo de esta totalidad  integrada, la integridad surge. Un ser humano espiritualmente evolucionado es  el que está firmemente arraigado en este tipo de integridad, que es muy rara.
2) Conocimiento: La   mayoría de las veces, cuando hablamos de consciencia, siempre la relacionamos  a algo, por ejemplo, la conciencia social, la conciencia computada y así  sucesivamente. Pero ¿qué pasa con la consciencia de la consciencia en sí?. Uno tiene que ser consciente de su cuerpo como un primer paso. Si lo hacemos, nos   daremos cuenta de gestos, movimientos, etc. Si vamos un  poco más allá, en silencio, observando la  respiración, seremos capaces de escuchar nuestros latidos. Si lo llevamos  más allá, podremos ver nuestros pensamientos de una manera distante como observadores. Más sutil, el tercer paso es ver  los sentimientos profundos y emociones más sutiles. Ahora bien, si permanecemos vigilantes de estos tres pasos al mismo tiempo, por un lapso suficiente  sin expectativas, el   cuarto estado que aparece es la toma de conciencia de la consciencia. Esta es la cualidad   llamada “conciencia del que ha despertado”. Una persona realmente espiritual lleva esta relajada multi-dimensional conciencia todo el tiempo. Es eterna.
3) No-apego: Nuestro apego a nuestro cuerpo, a los pensamientos,a  las emociones y las ideas es tanta que es  muy difícil entender el significado de “Desapego” desde el punto de vista del despertar. Un maestro espiritual es plenamente consciente de su cuerpo, pensamientos, emociones e  ideas sin estar apegado a ellos, como la flor de loto en el estanque está en  el barro, sin ser tocada por él. Un Buda también tiene su cuerpo-mente y tiene que cuidar de ellos. Pero es sólo funcional. Él no es parte del juego de poder de la mente. Él es simplemente un desertor.
4) Silencio: Estamos condicionados por nuestro sistema educativo para entender la palabra silencio como la ausencia de expresión. Pero el silencio es algo totalmente diferente.   No es sólo la ausencia de  palabra y  que la mente siga  hablando, sino es  una cualidad dinámica y efervescente. Está viva y palpitante, tanto, que puede  ser sentida por los sensitivos que están cerca del que está despierto. Al   estar en el campo de energía del que está despierto, es posible experimentar este silencio. Es como si te acercas a la flor, obteniendo la fragancia. La fragancia pertenece a la  flor, el silencio pertenece al Buda. Podemos obtener una vislumbre de esto, pero en   última instancia, todos tenemos que llegar a ello.  El silencio prestado no  durará mucho tiempo! Despertar a este silencio espectante es el derecho de nacimiento de todo el mundo y no es monopolio de unos pocos elegidos.
5) Amor:  Esta es otra palabra, de las más abusadas y malentendidas. Nuestro amor por un coche o un perro o un familiar es sólo apego, que es parte de nuestro condicionamiento social. “Hacer el amor” es sexo! Se trata simplemente de algo físico. Algunos  hablan de amor en el sentido platónico, que es la glorificación de los aspectos no físicos de la misma relación. El verdadero amor es la desbordante alegría del ser, sin el ego! Mientras la  identificación ficticia con el cuerpo / mente esté ahí, el amor no existe. Si le preguntas al sol sobre las tinieblas, no sabe nada al respecto, así   también esta calidad más pura llamada amor, nunca pueden co-existir con el ego. La erradicación de lo  más sutil del   ego es el requisito principal para comprender y experimentar el amor. Un  verdadero maestro espiritual es aquel que es absolutamente carente de ego. El   amor emana de una persona así como el agua fluye de una fuente. Es incondicional y está disponible para todos.
6) Compasión: La pasión es la cualidad del cuerpo-mente, la compasión es la cualidad de la no-mente. Una persona apasionada está llena de deseos y por lo tanto sujeta al   desconocimiento. Un compasivo Buda tiene se enraíza en la consciencia y en la  ausencia de deseos. La pasión es la fiebre del cuerpo-mente, mientras que la   compasión es la forma más pura de amor. La compasión no es ni el deber ni el amor psicológico. No es ni simpatía ni empatía. La compasión es una cualidad  que viene de más allá del pensamiento y la mente! Un verdadero maestro  espiritual compasivo es el que da, aún sin estar dando. Es una forma de  compartir incondicional. Un santo, un criminal y una prostituta, todos son  iguales ante un maestro.
7) Inocencia: Mira a los ojos maravillosos del niño cuya mente aún no está contaminada por los padres   y la sociedad y encontrarás la cualidad llamada inocencia. El despertar es tan inocente como un niño, pero con una diferencia. El niño desconoce, mientras un ser despierto está absolutamente arraigado en la conciencia. Cuando una persona así ríe  en su inocencia infantil, la existencia entera participa en ello. La  presencia de esa persona en la tierra es una bendición para la existencia. Para recuperar la inocencia perdida, es necesario nacer de nuevo. Con este   nuevo nacimiento espiritual, uno se convierte en incorruptible. Todo lo que  se hace por la sociedad se deshace en la conciencia. Recuperar esa inocencia  es la verdadera madurez, el florecimiento final.
8) Valor: Una cosa que diferencia al valiente del cobarde, es que un cobarde camina en el temor, mientras  que un valiente deja de lado sus temores y está listo para saltar hacia lo desconocido. Cuando uno porta este valor en cada situación de la vida para hacer frente a lo desconocido, al final, florece en la ausencia total de miedo. La persona espiritualmente despierta tiene sus raíces firmes en esta intrepidez y por lo tanto ni siquiera la muerte puede tocarlo. ¿Cómo puede la  muerte tocar lo que es inmortal?
9) Amabilidad: Una persona espiritual  no se comporta como un gurú para nadie, ya que no espera que nadie busque un gurú. Así que no hay Guru y no hay discípulos. Sólo una relación amable con todos. No amistad, pues ella tiene   sus propias limitaciones como las expectativas, etc. Mientras que la amabilidad  es una cualidad, un estado del ser. El que está despierto lleva este sentimiento de amabilidad por todo el mundo y a todo a su alrededor.  La amabilidad es una cualidad de la que surge la libertad. La libertad no es solo  lo contrario de posesividad, sino un fenómeno de dimensiones diferentes. El  maestro, simplemente permite, desbordando amor, que todo suceda a su alrededor.
10) Humor: Una persona  realmente espiritual no es definitivamente la que tiene el aspecto más grave y una cara larga. Por el contrario, el que está despierto tiene  gran sentido del humor. Sólo una persona así   puede reírse de uno mismo. Se ríe de lo absurdo de la propia mente. Para tal  persona, la vida es un picnic todos los días…es una celebración! Estas son   las personas que disfrutan de la vida, porque los mayores obstáculos hacia la  alegría, que son  el pensamiento y la   mente, no están ahí. Una persona enraizada en su estado de Ser comparte con los   demás su humor en todo. Cuando la lucha de los extremos de la mente-pensante termina, el humor surge naturalmente!
11) Humildad: Aprender de la naturaleza es una de las mejores maneras de aprender. Observar un árbol  de mango, cómo sus ramas se mueven hacia afuera y hacia arriba, pero cuando está  cargado con frutos, el árbol se arquea hacia abajo en humildad. Así también la persona evolucionada espiritualmente se vuelve humilde y simple. El que  está despierto no es un almacén de conocimiento informativo prestado, sino que permanece siempre en el estado de no saber, que es el estado más humilde de ser.
12) Aceptación: En el estado más elevado de no elección de la conciencia, todo se acepta tal como  es. Gustos y disgustos no son un impedimento, ya que se está más allá de ambos. Es un estado-testigo de no juzgar. Si todo lo que la vida ofrece es aceptado tal como es, la vida se convierte en una celebración en sí misma. La aceptación incondicional de todo lo que hay en la existencia es la cualidad   más virtuosa y estética de la conciencia humana evolucionada.
13) Madurez: Una persona madura es una persona que siempre vive en el momento presente. Momento presente no es lo mismo que presente. Pasado, presente y futuro son la  continuidad del tiempo. Estar en el momento presente es estar en el ahora   eterno. En las profundidades del silencio, si uno permanece consciente y  vigilante, el ego desaparece. Auto-realización es la realización del yo sin  ego.
Cuando la mente no es más, la meditación sucede. 
Cuando el ego no es más, la madurez ES.
Fuente: lightworkers.org
angelesamor.org
Imagen www.bestfon.info

"Las Quejas". Eckhart Tolle.

Renegar es una de las estrategias predilectas del ego para fortalecerse. Cada queja es una historia inventada por la mente y la creemos ciegamente. No importa si manifestamos nuestras quejas o si las pensamos en silencio. Algunos egos sobreviven fácilmente a base de lamentos únicamente, quizás porque no tienen mucho más con lo cual identificarse.
Cuando somos presa de esa clase de ego, nos lamentamos habitualmente, en particular de los demás. Sin embargo, es algo que hacemos inconscientemente, lo cual significa que no sabemos lo que hacemos. Aplicar rótulos mentales negativos a los demás, ya sea en su cara o cuando se habla de ellos con otros, o sencillamente cuando se piensa en ellos, suele ser uno de los componentes de este patrón. Utilizar adjetivos ultrajantes es la forma más cruda de esos rótulos y de la necesidad del ego de tener la razón y triunfar sobre los demás: “idiota, perra, imbécil”, son pronunciamientos definitivos contra los cuales no hay argumento posible. En el siguiente nivel más bajo en la escala de la inconciencia están los gritos y las injurias, y bastante cerca, está la violencia física.
El resentimiento es la emoción que acompaña a las lamentaciones y a los rótulos mentales, y refuerza todavía más el ego. El resentimiento equivale a sentir amargura, indignación, agravio u ofensa. Resentimos la codicia de la gente, su deshonestidad, su falta de integridad, lo que hace, lo que hizo en el pasado, lo que dijo, lo que no hizo, lo que debió o no hacer. Al ego le encanta. En lugar de pasar por alto la inconciencia de los demás, la incorporamos en su identidad.
¿Quién lo hace? Nuestra inconciencia, nuestro ego. Algunas veces, la “falta” que percibimos en otra persona ni siquiera existe. Es una interpretación equivocada, una proyección de una mente condicionada para ver enemigos en los demás y elevarse por encima de ellos. En otras ocasiones, la falta puede existir pero la amplificamos al fijarnos en ella, a veces hasta el punto de excluir todo lo demás. Y fortalecemos en nosotros aquello contra lo cual reaccionamos en otra persona.
No reaccionar al ego de los demás es una de las formas más eficaces no solamente de trascender el ego propio sino también de disolver el ego colectivo de los seres humanos. Pero solamente podemos estar en un estado donde no hay reacción si podemos reconocer que el comportamiento del otro viene del ego, que es una expresión de la disfunción colectiva de la humanidad. Cuando reconocemos que no es personal, se pierde la compulsión de reaccionar como si lo fuera. Al no reaccionar frente al ego logramos hacer aflorar la cordura en los demás, es decir, oponer la conciencia incondicionada a la condicionada.
En ocasiones quizás sea necesario tomar medidas prácticas para protegernos contra personas profundamente inconscientes. Y podemos hacerlo sin crear enemistad. Sin embargo, la mayor protección es permanecer en la conciencia. Una persona se convierte en enemiga cuando personalizamos la inconciencia de su ego. No reaccionar no es señal de debilidad sino de fuerza. Otra forma de expresar la ausencia de reacción es el perdón. Perdonar es pasar por alto o no reparar. No reparamos en el ego sino que miramos la cordura alojada en la esencia de todos los seres humanos.
Al ego le encanta quejarse y resentirse no solamente con respecto a otras personas, sino también a las situaciones. Lo mismo que se le hace a una persona se le puede hacer a una situación: convertirla en enemiga. La implicación siempre es: esto no debería estar sucediendo; no quiero estar aquí; no quiero tener que hacer esto; es una injusticia conmigo.
Por supuesto el peor enemigo del ego es el momento presente, es decir, la vida misma. No se deben confundir las quejas con el hecho de hacer ver a una persona una deficiencia o un error a fin de que pueda corregirlo. Y abstenerse de quejarse no significa necesariamente tolerar la mala calidad o la mala conducta. No es cuestión de ego decirle a un mesero que la sopa está fría y que debe calentarse, siempre y cuando nos atengamos a los hechos, los cuales siempre son neutros. Renegar, es decir “Cómo se atreve a traerme una sopa fría”. Hay allí un “yo” al cual le encanta sentirse personalmente ofendido por la sopa fría y que va a sacar el mayor provecho de la situación, un “yo” que disfruta cuando encuentra la falta en el otro.
Las quejas a las cuales nos referimos están al servicio del ego, no del cambio. Algunas veces es obvio que el ego realmente no desee cambiar a fin de poder continuar quejándose. Trate de atrapar a la voz de su mente en el momento mismo en que se queja de algo, y reconózcala por lo que es: la voz del ego, nada más que un patrón mental condicionado, un pensamiento. Cada vez que tome nota de esa voz, también se dará cuenta de que usted no es la voz sino el ser que toma conciencia de ella. En efecto, usted es la conciencia consciente de la voz. Allá en el fondo está la conciencia, mientras que la voz, el pensador, está en primer plano.
Es así como usted se libera del ego, de la mente no observada. Tan pronto como tome conciencia del ego que mora en usted, deja de ser ego para convertirse en un viejo patrón mental condicionado. El ego implica inconciencia. La conciencia y el ego no pueden coexistir. El viejo patrón o hábito mental puede sobrevivir y reaparecer durante un tiempo porque trae el impulso de miles de años de inconciencia colectiva, pero cada vez que se lo reconoce, se debilita.
Eckhart Tolle. "Una Nueva Tierra".
Imagen fianceebodas.com
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────


"El Saco de Plumas".


Había una vez un hombre que calumnió grandemente a un amigo suyo, todo por la envidia que le tuvo al ver el éxito que este había alcanzado.

Tiempo después se arrepintió de la ruina que trajo con sus calumnias a ese amigo, y visitó a un hombre sabio a quien le dijo: "Quiero arreglar todo el mal que hice a mi amigo. ¿Cómo puedo hacerlo?", a lo que el hombre respondió: "Toma una bolsa llena de plumas de ave y suéltalas por donde vayas".

El hombre al cabo de un día las había soltado todas. Volvió donde el sabio y le dijo:
"Ya he terminado", a lo que el sabio contestó: "Esa es la parte más fácil. Ahora debes volver a llenar la bolsa con las mismas plumas que soltaste. Sal a la calle y búscalas".

El hombre se sintió muy triste, pues sabía que eso era imposible.

El sabio le dijo: "Así como no pudiste juntar de nuevo las plumas que volaron con el viento, así mismo el mal que hiciste voló de boca en boca y el daño ya está hecho.
Sé humilde y reconoce el daño pidiendo perdón a tu amigo, 
y jamás vuelvas a repetirlo