miércoles, 1 de marzo de 2017

"Los Abusos". Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa.


Cuando somos adultos, tendemos a repetir sobre los demás 
los abusos sufridos en la infancia.

¿Cuántos tipos de abusos hay?
Hay abusos mentales, emocionales, sexuales, materiales o abusos del ser: no me han dado la oportunidad de ser, no han visto quién era realmente, han querido que fuera otra persona, me han dado una muy buena vida pero que no era la mía, mis padres querían un niño y tuvieron una niña.

Abusos materiales: no tuve espacio, el aspecto o la alimentación que me correspondían.

En cuanto a los abusos sexuales, son mucho más habituales de lo que la gente cree. La lista de abusos es muy larga, así como la de las culpas: nos casamos por tu culpa, he echado a perder mi vida por ti, quieres irte, nos traicionas, no piensas como nosotros o peor, quieres ser más que nosotros: entonces se creará un abuso que será un fracaso o una devaluación.

Alejandro Jodorowsky
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
“Los Cinco Tipos De Abusos” 

1.- Abuso intelectual: te hacen estudiar algo que no quieres.
Cuando eras niño no tuviste acceso a la información que deseabas, nunca la pusieron a tu alcance. Después te hicieron estudiar “una carrera de provecho”, que a ti no te gustaba lo más mínimo.

2.- Abuso emocional: “el amor has de ganártelo con esfuerzo”Es el caso del niño al que sus padres le dicen que si saca buenas notas en el colegio lo van a querer…

3.- Abuso creativo-sexual: “te castran tu creatividad”.Los abusos sexuales están a la orden del día, poco se puede añadir al respecto. Pero los abusos creativos también son frecuentes, el caso del niño con talento musical, al que sus padres le dicen que la música no sirve para nada…

4.- Abuso material: “generador de problemas con el dinero”.Cuando heredamos la ropa de nuestro hermano, cuando no disponemos de habitación o espacio propio y nos sentimos invadidos, cuando nos han forzado con la comida.

5.- Abuso social: “desempeñar un papel que no nos corresponde”Cuando Alejandro Jodorowsky era un niño, su padre le obligaba a quedarse en la tienda para observar a los que robaban, su función era señalar con el dedo a la persona que había escondido algo para llevárselo. Entonces su padre saltaba de detrás del mostrador y lo molía a palos. Dice que sentía verdadera lástima, su dedo era el desencadenante de una lluvia de golpes y de palos.

───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Abusos, Un Demasiado O Un Demasiado Poco. 

Dice Marianne Costa que: “el abuso es lo que se opone a que yo me realice. Es un demasiado, o un demasiado poco”. A veces los padres son bárbaros psicológicos.

-Por exceso, “¿de qué me dieron demasiado?”: Demasiadas palabras, trabajo, juicios, normas, planificación, pedidos, comida insana…. También cuando hay invasión y dominio.

-Por carencias “¿de qué me dieron demasiado poco?”: Información, comunicación, formación, confianza, espacio, tiempo, cuidados, atención, cariño, dinero, ropa. También cuando hay frialdad y ausencia.

Como vemos, puede haber abusos en los cuatro centros. Por ejemplo:

Abusos en el centro intelectual:

-Por exceso: te obligan a comulgar con las ideas políticas de la familia. Te tienes que “tragar” mítines todos los días.

-Por defecto: no te dejan estudiar lo que te gusta.

Abusos en el centro emocional:

-Por exceso: obligan al niño a besar a quien no lo desea, o a que le guste la música o la poesía.

-Por defecto: hay ausencia de madre o de padre.

Abusos en el centro sexual:

-Por exceso: se invade la intimidad sexual del niño y se le obliga a darle placer al adulto.

La pedofilia tiene en su raíz un abuso sexual-abuso emocional. Si te quitan el placer y la emocionalidad sólo queda la erección.

Son frecuentes los abusos sexuales entre los primos. Es revelador saber que en la mayoría de las veces, se esconde una intención del árbol: dos hermanos (los padres de esos primos) realizan sus deseos incestuosos a través de sus hijos.

-Por defecto: se le prohíbe que explore y desarrolle su sexualidad d e manera natural. Las limitaciones en la orientación sexual, en la adolescencia, a la niña se le obliga a ser femenina y a que le gusten los chicos y al niño, se le obliga a ser un machote y a que le gusten las chicas.

Abuso en el centro material:

-Por exceso: se le obliga a permanecer donde no desea, se le protege demasiado o se le da comida para “cebarlo”, en lugar de para alimentarlo. Hay que apuntar que este “cebar” a un niño de hidrato de carbonos y azúcares puede venir a compensar la fata de amor no reconocida conscientemente por los padres, “no te traigo mi atención y mi cariño, te traigo más golosinas”… las golosinas (y a veces también los excesivos regalos, pueden estar escondiendo un sentimiento de culpa de los padres por no ocuparse de su hijo de forma correcta).

-Por defecto: no cuidar la salud de su hijo, que carezca de lo básico, que no tenga un espacio íntimo dentro del hogar.

También hay abusos generalizados que afectan a la totalidad del ser:

-Los castigos injustificados o desproporcionados.

-El maltrato físico y psicológico en toda regla.

-El “robo de la infancia” y que consiste en no dejar que el niño sea niño, que juegue, que experimente, que se equivoque. Obligarlo a hacerse cargo de los hermanos menores. Querer que sea maduro de manera precoz y cargarlo con responsabilidades, secretos y problemas que no son propios de un niño. También el instigarlo a demostrar sus habilidades en concursos (como el niño prodigio de la película “Magnolia”) o a competir en deportes si esto no es su gusto.

───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Como reflexión personal podemos preguntarnos:

1.- ¿Qué abusos he recibido?.a)-¿Qué es lo que se da en exceso en nuestro árbol genealógico? 
Por ejemplo: “tomé leche materna hasta los cinco años de edad” “Con cinco años debía hacerme cargo de mi hermano pequeño”.

b)-¿Qué es lo que se nos niega?.
Tratemos de identificar todo lo que no obtuvimos en el pasado. Por ejemplo: “no tuve espacio, compartía la habitación con otros tres hermanos”

2.- ¿A qué repeticiones responde?

El árbol intenta que las nuevas ramas crezcan en las heridas que dejaron en el tronco las viejas ramas amputadas. Tiende a obtener a toda costa lo que no se ha obtenido en el pasado. Se crea con esto un sistema de compensaciones y contrapesos, un sistema que se auto-equilibra constantemente, ya que el medio es cambiante y sus elementos son dinámicos.

Por ejemplo: “muere la madre y la hija queda embarazada”.

La ley del abuso es la repetición. La repetición del abuso nos convierte en “bonsáis”. En la tradición oriental, Bonsái quiere decir “crecer dentro de un marco”, o sea, limitado a lo que te obligan que seas. Siempre que existe abuso, se forma un nudo. El abuso es como un agua sucia que corre de arriba abajo en el árbol.

3.-¿Cómo sanar el abuso?

Hay una manera ineficaz, un desastre de solución:
Consiste en proyectar en mi realidad actual aquello que me traumatizó en el pasado a mí o a algún miembro de mi árbol.

“Mi padre me abandonó, siempre me busco novios que vivan lejos”. Se proyecta el dolor en esa pareja, para sufrir menos por lo que me hizo mi padre. En realidad no hay un deseo de unión. Si no se es consciente de lo que hay en la raíz de ese dolor, cuando el novio venga, le encontrará mil defectos y lo dejará.

Hay que convencerse de que no se puede reparar el pasado, hay que formar vínculos totalmente nuevos.

Hay al menos tres maneras eficaces para sanar los abusos:

-La confrontación.

-Aprender a decir “no, gracias”.

-Lo que no me dieron, me lo doy, y lo que no me dieron, lo doy.

───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
¿Qué me produce hoy el abuso sufrido en la infancia?

1.-Lo que me hicieron me lo hago o lo hago.

2.-Lo que no me dieron no me lo doy o no sé darlo.

3.-Proyecto en la realidad mi historia de abusos. Sigo buscando relaciones en las que me abusen.

4.-Me quedo adict@ a las emociones negativas que me produjeron los abusos, me apego a ellas porque son las que asocio a las figuras principales de mi infancia.

Reflexiones post-taller 
Con Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa.

















lunes, 27 de febrero de 2017

"Clima Cósmico del 27 de Febrero al 5 de Marzo 2017: Venus en Aries Renaciendo Desde Dentro; Conectar con los Latidos de un Corazón de Fuego". Por Margit Glassel.


Ya con el eclipse  y la potente Luna Nueva en Piscis a nuestras espaldas
 empezamos la semana con la culminación de las intensas configuraciones
 cuya influencia hemos podido sentir a lo largo de la semana anterior. 

El lunes es exacta la conjunción entre Marte y Urano a 22 grados de Aries. Júpiter se opone a ambos desde Libra. Si sentimos emociones intensas será útil buscar canales para utilizar la energía de una forma constructiva. El deporte es uno de ellos. Aun así no es el momento para hacer locuras o dejarnos arrastrar, corriendo riesgos innecesarios.

El jueves, el Sol en Piscis se une en su conjunción anual con Neptuno magnificando la energía acuática del momento. Profundamente místico, esta combinación puede apoyar nuestras meditaciones, practicas espirituales de diversa índole o los trabajos con los sueños y la imaginación.

Podemos sentir la influencia del trígono de Marte con  Saturno a lo largo de la semana que es la justa fuerza concentrada que necesitamos para avanzar, paso a paso, con firmeza construyendo caminos más eficaces y seguros. (El aspecto es exacto el domingo).

Venus iniciará su retrogradación el sábado. Viajará desde el grado 13º de Aries  hasta el grado 26º  de Piscis. Se pondrá directo de nuevo el 15 de abril.
Durante las semanas de su retrogradación nos brindará la oportunidad de revisar como hemos llevado nuestras relaciones hasta ahora y como nos sentimos respecto a los temas del corazón, de la creatividad y de nuestras finanzas. Es el momento de replantearnos nuestra manera de funcionar. Quizás ahora toca cambiar nuestra forma de amar y durante las próximas semanas podemos encontrar algunas claves en nuestro interior acerca de cómo proceder. Como hemos visto, de este modo, Venus estará largo tiempo en Aries, signo en el que según muchos astrólogos no está nada a gusto porque tradicionalmente se considera que está en detrimento. En mi opinión, Venus en Aries nos puede ayudar a encontrar el coraje para amar a corazón pleno. Para amar no se puede ser templado o débil, nos viene bien el valor de un corazón de fuego y mientras retrógrada podemos encontrar sus latidos en nuestro interior.

Para evitar confusiones os doy las fechas exactas del tránsito de Venus:
En Aries desde el 3 de febrero al 3 de abril 2017.
Retrógrada desde el 4 de marzo hasta el 15 de abril.
De vuelta en Piscis (debido a la retrogradación) desde el 3 hasta el 28 de abril.
Luego ya directo en Aries desde el 28 de abril al 6 de junio.

Copyright© Margit Glassel
www.margitglassel.com
27 de febrero, 2017

───────»♣ ☆ ♡ ☆ ♣«───────
Si quieres recibir una interpretación de tu carta natal
y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses
para comprender cómo estos te afectan personalmente,
o una consulta de tarot, no dudes en escribir a
margitglassel@yahoo.es
para más información acerca de su trabajo.
- Vía Skype o Presencial - 

───────»♣ ☆ ♡ ☆ ♣«───────


"Todo es Perfecto". Por Borja Vilaseca.



En este vídeo, Borja Vilaseca confronta el paradigma científico imperante, hablando acerca del orden perfecto que rige el funcionamiento del Universo. Esta charla se realizó en Casa del Libro, en el marco de la presentación de la 22ª promoción del Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo del Borja Vilaseca Institute. 

Más información en www.borjavilaseca.com
Canal en Youtube Borja Vilaseca. 
Imagen de holahola.cc

domingo, 26 de febrero de 2017

"La Invisible Esclavitud del Apego". Por Borja Vilaseca.

El control, los celos y el afán de poseer
 nacen del miedo a perder lo que se tiene. 
Son enemigos sutiles que destruyen la confianza y la libertad. 
Aunque pueda parecer lo mismo, el apego es lo contrario del amor.
Los seres humanos vivimos atrapados por una perversa paradoja. Y ésta se revela, sobre todo, en nuestra manera de relacionarnos con todo lo que podemos ver, tocar y disfrutar. En un primer momento, sufrimos por querer lo que no tenemos. El deseo nos lleva a poner nuestro foco de atención en alguien o algo muy concreto, como por ejemplo la persona que nos gusta, el trabajo soñado, más tiempo libre o un coche deportivo.
Sin embargo, por el camino nos olvidamos de nosotros mismos, de lo que verdaderamente necesitamos. Y al obsesionarnos con el objeto de nuestro deseo, de forma inconsciente terminamos idealizándolo. De hecho, llegamos a creer que cuando lo obtengamos nos proporcionará la felicidad de la que carecemos.
La paradoja surge cuando finalmente conseguimos eso que tanto anhelamos. Por muy absurdo que parezca, de pronto comenzamos a sufrir por miedo a perderlo, a que nos lo estropeen, a que nos lo quiten. Y este temor contamina nuestra mente y nuestro corazón con dosis diarias de ansiedad, nervios y preocupación, atascándonos en un callejón sin salida: no podemos vivir felices con ello ni sin ello
DEVORADOR DE BIENESTAR
“Vivimos encadenados a lo que llamamos felicidad.”
(Anthony de Mello)
Detrás de nuestros deseos y nuestros miedos se esconde uno de los virus más letales que atenta contra la salud emocional de nuestra especie: el apego. Según la Real Academia Española significa “afición o inclinación hacia alguien o algo”. Popularmente, también se considera sinónimo de “afecto, cariño o estimación”. Pero estas definiciones tan sólo ponen de manifiesto lo poco que conocemos a este gran devorador de nuestra paz interior.
De hecho, hay quien dice que el apego es “natural” y “sano”, pues es una muestra del “amor” que sentimos por aquello a lo que vivimos apegados. E incluso algunos afirman con cierto orgullo que “cuanto más apego se tiene, más se ama”. Pero nada más lejos de la realidad.
Y entonces, ¿qué es el apego? Podría definirse como “el egocéntrico afán de controlar y poseer aquello que queremos que sea nuestro y de nadie más”. Estar apegado a alguien o algo también implica “creer que eso que nos pertenece es imprescindible para nuestra felicidad”. Sin embargo, provoca en nosotros el efecto contrario. Más que unirnos, el apego nos separa de lo que estamos apegados, mermando nuestro bienestar y nuestra libertad.
LOS CELOS NO SON AMOR
“El amor es una palabra maltratada y pisoteada por la sociedad.”
(Jiddu Krishnamurti)
“Sin ti no soy nada”. “Lo mejor de mí eres tú”. “Necesito saber que me deseas”. “No puedo pasar un día entero sin saber de ti”. “Soy celoso porque te amo”. “Por ti sería capaz de matar”… Por muy románticas que puedan sonar, este tipo de frases hechas suelen pronunciarse en el seno de una pareja envenenada por el apego.
Al creer que nuestra felicidad depende de la persona que queremos, destruimos cualquier posibilidad de amarla. Bajo el embrujo de esta falsa creencia, nace en nuestro interior la obsesión de poseerla, de garantizar que esté siempre a nuestro lado. Y el miedo a perderla nos lleva a tomar actitudes defensivas y conductas preventivas. Es entonces cuando aparecen los celos. Etimológicamente, esta palabra proviene del griego “zelos”, que significa “recelo que se siente de que algo nos sea arrebatado”. Son un síntoma que revela que vemos a nuestra pareja como algo que nos pertenece.
Además, al estar apegados ya no la amamos por lo que es ni respetamos lo que le gusta hacer, sino que intentamos cambiarla y ponerle límites. Y así el conflicto está garantizado, manchando nuestra relación de tensiones y resentimientos. Curiosamente, el mismo apego que nos ha separado, a veces nos mantiene unidos por temor a quedarnos solos, a lo que digan los demás… Ya no hay amor, pero estamos enganchados por el invisible pegamento que derrama sobre nosotros el apego.
LA PRISIÓN DEL MATERIALISMO
“Lo que posees acabará poseyéndote.”
(Chuck Palanhiuk)
Más allá de dañar nuestras relaciones, este parásito emocional también pervierte todo lo que nos gusta e interesa a nivel profesional. Sin ir más lejos, el apego está presente en nuestro afán de éxito. Movidos por el deseo de ser reconocidos y sin apenas darnos cuenta, podemos llegar a delegar nuestra felicidad en el estatus social y profesional alcanzado, midiendo nuestro valor como personas en función de los resultados que obtenemos.
A veces nos obsesionamos tanto por la meta, que nos olvidamos de disfrutar el camino que nos conduce hasta ella. Y no sólo eso. La ambición y la codicia pueden terminar corrompiendo aquello que un día amábamos hacer, condicionando nuestras motivaciones y nuestra forma de trabajar. Según un proverbio oriental, “cuando un arquero dispara una flecha por el puro placer de disparar, mantiene con él toda su habilidad. Cuando dispara esperando ganar una hebilla de bronce, ya se pone algo nervioso. Pero cuando dispara para ganar la medalla de oro, se vuelve loco pensando en el premio y pierde la mitad de su habilidad, pues ya no ve un blanco, sino dos.”
Confundidos y desorientados, solemos seguir buscando fuera lo que no encontramos adentro. Así es como el apego se adueña de la denominada “compulsión consumista”. Primero nos compramos un buen coche. Luego invertimos unos cuantos euros más para conseguir otro mejor. Y así continuamos hasta que finalmente pagamos lo indecible para obtener el número uno del mercado. Lo mismo solemos hacer con el resto de productos y servicios que nos vendemos los unos a los otros en la vorágine del día a día laboral.
Sin embargo, ¿cuánto dura nuestra satisfacción? ¿Qué es lo que nos aporta comprar lo que en el fondo sabemos que no necesitamos? Si somos honestos con nosotros mismos, tal vez descubramos el verdadero precio que estamos pagando por seguir buscando en el lugar equivocado. En palabras de Buda: “Lo que más me sorprende de la humanidad son los hombres que pierden la salud para juntar dinero y luego pierden el dinero para recuperar la salud”.
LA SEGURIDAD ES UNA ILUSIÓN
“Quien tiene miedo sin peligro inventa el peligro para justificar su miedo.”
(Alain)
De todos los apegos que podemos cultivar inconscientemente, el más común es el que nos aferra a nuestra propia vida. No importa que nos sintamos tristes o amargados. La mayoría de nosotros siente un profundo temor a la muerte. Simplemente la negamos. Aunque mueran cada día a miles de personas, nos da pánico que de pronto llegue nuestro turno y desaparecer sin más.
Por eso intentamos desesperadamente convertir nuestra existencia en algo seguro. Nos “esposamos” a través del matrimonio. Firmamos un contrato indefinido con una empresa. Solicitamos al banco una hipoteca para comprar un piso. Y más tarde, un plan de pensiones para estar tranquilos cuando llegue nuestra jubilación. En definitiva, seguimos al pié de la letra todo lo que nos dice el sistema que hagamos para llevar una vida “normal”. Y en la mayoría de ocasiones, lo hacemos movidos por nuestro apego a la seguridad.
Paradójicamente, en el nombre de la seguridad nos esclavizamos al pago de deudas mensuales, lo que nos lleva a aferrarnos todavía más a nuestro puesto de trabajo. De pronto tenemos miedo de perderlo todo y quedarnos sin nada. De ahí que, por más que nos esforcemos, no consigamos calmar nuestra inquietud interna…
¿Qué sentido tiene buscar certezas en un mundo absolutamente incierto e imprevisible? La única seguridad que tenemos es que la incertidumbre sólo desaparece con nuestra muerte. No podemos escapar de la inseguridad. El reto consiste en aceptarla e integrarla en nuestra cotidianidad. Y para lograrlo, no nos queda más remedio que girar 180º nuestro foco de atención, aprendiendo a confiar en nuestra capacidad de dar respuesta a las diferentes situaciones que vayan surgiendo por el camino. Si no confiamos en nosotros mismos, ¿quién va a hacerlo? Si no confiamos en la vida, ¿quién sale perdiendo?
LA INUTILIDAD DEL APEGO
“Tú eres lo único que falta en tu vida.”
(Osho)
Llegados a este punto, ¿es posible vivir sin apegos? Por supuesto, pero es una hazaña que requiere comprender que lo que necesitamos para ser felices está dentro de nosotros y no fuera. Y “ser felices” quiere decir que ahora mismo, en este preciso instante, “estamos a gusto, cómodos y en paz con nosotros mismos”. Es decir, que somos felices cuando en el momento presente –justo donde nos encontramos– “sentimos que todo está bien y que no nos falta de nada”. La trampa consiste en creer que algo externo, vinculado con el futuro, nos dará lo que nosotros no nos estamos dando aquí y ahora.
Sólo mediante este bienestar y equilibrio internos podemos cultivar el desapego en nuestra relación con todo lo demás. Al estar llenos por dentro, ya no esperamos nada de afuera. Tan sólo compartimos lo que somos, mostrándonos agradecidos de recibir lo que otras personas y la vida nos quieran dar. Si reflexionamos detenidamente, nos damos cuenta de que nada ni nadie nos pertenece. Sea lo que sea, tan sólo gozamos del privilegio de disfrutarlo temporalmente. Más que nada porque todo está en permanente cambio. De ahí la inutilidad del apego.
Así lo refleja una historia sobre Alejandro Magno. Se cuenta que encontrándose al borde de la muerte, el gran emperador romano convocó a sus generales para comunicarles que quería que su ataúd fuese llevado en hombros, transportado por los propios médicos de la época. También les pidió que los tesoros que había conquistado fueran esparcidos por el camino hasta su tumba. Y por último, les insistió en que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, a la vista de todos.
Asombrado, uno de sus generales quiso saber qué razones había detrás de tan insólitas peticiones. Y Alejandro Magno le respondió: “Primero, quiero que los más eminentes médicos comprendan que, ante la muerte, no tienen el poder de curar. Segundo, quiero que todo el pueblo sepa que los bienes materiales conquistados, aquí permanecerán. Y tercero, quiero que todo el mundo vea que venimos con las manos vacías y que con las manos vacías nos marchamos.”

Borja Vilaseca. 
 Escritor, filósofo, conferenciante, profesor
 y emprendedor de proyectos orientados a la transformación 
y el despertar de la consciencia de la sociedad. 
borjavilaseca.com
Videos de Borja Vilaseca
Página de Facebook.
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
"La Realidad es Neutra". Por Borja Vilaseca.
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────

sábado, 25 de febrero de 2017

"Eclipse con Luna Nueva en Piscis: Soltar Compasivamente con el Corazón de Fuego". Por Margit Glassel.


Cuando hablo de soltar compasivamente me refiero sobre todo 
a  que podemos aprovechar esta Luna Nueva para aprender, 
en niveles más profundos, a ser compasivos con nosotros mismos 
que es lo que a veces más nos cuesta. 
Somos plenamente humanos, es nuestro regalo,
 y por ello somos perdonados.
Un eclipse ocurre cuando están los nodos lunares cerca de la Luna Llena, o de la Luna Nueva  como en este caso ahora.
Se abren portales para nuevos estados de consciencia pero no son automáticos; tenemos que participar. Para tener un poco más de información sobre cómo trabajar con el eclipse podemos mirar el resto de los astros y las cualidades del signo en el que se produce.
La Luna Nueva son comienzos; los nodos siempre hablan de algo kármico; en este caso soltar karma del pasado porque Sol y Luna están conjuntos al nodo sur. Fuera patrones que hemos arrastrado a lo largo de los siglos; toca disolver quistes áuricos incrustados como larvas astrales alimentadas por nuestros sufrimientos. Tenemos el potencial para ser libres, completamente, de las jaulas de nuestro ego. Eso es Piscis, el último signo. Liberarnos de nosotros mismos para renacer a otra esfera nueva, sin miedo. Piscis está conectado con el sacrificio. ¿Qué entregamos a los Dioses? Tiene que ser algo profundo, algo ancestral, algo que nos cuesta. ¿Qué tal si simplemente nos rendimos con entrega y nos sintonizamos con nuestro verdadero destino dejándonos de jueguecitos y huidas innecesarias?
El domingo 26 de febrero, a las 15:58 hora española, Sol y Luna están conjunto a 8°12 mientras Neptuno vibra desde el grado 11 y Mercurio recién entrado en Piscis está en el grado 1. Esto aumenta nuestra capacidad para conectar con la intuición, nuestros sueños, otras dimensiones del ser. A los poetas, escritores y comunicadores, y a los artistas en general, les ayudará a transmitir lo que captan en esos mundos invisibles al ojo humano. Podemos comunicar lo que es difícil de comunicar, podemos abrir nuestra mente a los planos divinos, entrar en comunión con las esferas celestes, y poner en papel nuestras visiones. Luego está el servicio, otra tarea pisciana ¿Para que servirían  todas estas maravillas si no fuera para ayudar a nuestros hermanos mientras caminemos todos juntos? Compartimos las piezas del puzzle que guardamos. Tú tienes alguna pieza mía y yo alguna tuya. Nos ayudamos, intercambiamos claves  para que así, cada uno en su soledad, pueda sentarse y completar, gozoso,  el puzzle de su verdadero destino.
Esta era la parte del agua.  Falta el fuego del cielo. Nos lo entrega Venus, Marte y Urano en Aries. Sin fuego no hay pasión. Una vez uno de mis maestros me habló de la pasión para la Iluminación y para el camino. Aries nos inunda con la pasión de los nuevos inicios después de haber muerto en Piscis. Nos contagia con el coraje de volver a empezar a pesar de todo. Es el levantarse después de la caída y confiar en la vida misma con brutal e inocente entusiasmo sin garantías de ningún tipo a cambio. Es otro tipo de entrega, activa esta vez.
Júpiter añade su energía desde Libra, creceremos, nos expandiremos, a través de las relaciones humanas en todos sus colores y la tarea es buscar la paz, la belleza y la armonía sin dejar de ser plenamente nosotros mismos. Equilibrar la oposición Júpiter- Urano/Marte.
Plutón es la clave. Punto focal en una cuadratura T con esta oposición, nos enseña que no podemos negar la sombra si queremos conseguir este equilibrio. Somos los guardianes de nuestros dragones y de nuestro poder; eso implica una inmensa responsabilidad de la que no podemos huir. Piscis no es suficiente para ese mundo envuelto en las llamas del nacimiento de un nuevo Aeon. Hace falta algo valiente, activo, comprometido, apasionado…para terminar con los zombis del viejo mundo, los muertos vivientes de nuestros automatismos, respuestas mecánicas y miedos bloqueantes. Los zombis están de modo, ya llevan tiempo arrastrándose por las pantallas de nuestros ordenadores y televisores. Cada vez que un arquetipo quiere ser visto y trabajado emerge en  las pantallas del mundo. Podemos utilizar el poder del eclipse para fulminarlos, disolverlos, darles descanso. Si no hay limitaciones, miedos absurdos, patrones automáticos, si no hay zombis, estaremos mucho más tranquilos. La clave es Plutón en Capricornio. Poner orden en nuestro inframundo. Sin miedo. Con el corazón del fuego y del agua y sus armas mágicas.
Copyright© Margit Glassel
25 de febrero, 2017
www.margitglassel.com
───────»♣ ☆ ♡ ☆ ♣«───────
Si quieres recibir una interpretación de tu carta natal
y de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses
para comprender cómo estos te afectan personalmente,
o una consulta de tarot, no dudes en escribir a
margitglassel@yahoo.es
para más información acerca de su trabajo.
- Vía Skype o Presencial - 

───────»♣ ☆ ♡ ☆ ♣«───────


viernes, 24 de febrero de 2017

"Háblale a Tus Células".



Si acaso, mi amiga/o, tu salud flaquea,
¡háblale a tus células con profunda emoción!:
pídeles que cumplan bien con su tarea, 
y que restablezcan su óptima función.

Dirígete a ellas de forma serena,
y con la inflexión que mejor te cuadre:
con el tono dulce de una madre buena…,
¡o con la firmeza con la que habla un padre!
Pero siempre hazlo de manera suave,
como si le hablaras al ser más querido,
¡porque en el amor reside la clave 
para que el mensaje sea correspondido!.

Y diles las frases que surjan de adentro,
las que más te nazcan desde el corazón:
“¡vuelvan, mis amadas, a su justo centro…,
recobren ya mismo su alta perfección!”

“¡Restauren ahora la exacta plantilla
de vuestro perfecto diseño inicial!”.

“Recuperen, niñas, la luz que más brilla:
¡la de vuestra impronta completa y cabal!”

“Las amo, pequeñas, y les agradezco que aquí, 
en este instante, reciban mi amor,
y que restablezcan lo que me merezco:
¡que mi ser recobre todo su esplendor!”.

Cuando tú sostienes, con suave insistencia,
ese sentimiento de alta apreciación,
creas un efecto llamado “coherencia”
en el magnetismo de tu corazón.

Y como ese campo se halla conectado
con el vibratorio Campo Universal,
nos responde siempre, 
si le hemos hablado con su propio idioma: 
el “emocional”.

Ellas, de ese modo, “captan” tu mensaje…,
perciben “la carga” que lleva tu acento,
y vibran felices de darle hospedaje
al amor que envías con tu pensamiento.
Y así, agradecidas de que al fin les hables
con tanta ternura, con tanta atención,
responden veloces a tu trato amable
apurando el curso de tu curación.

¡Háblales, amiga/o, con genuino afecto…,
y mientras les hablas, “siéntete” sanada/o,
saludable, fuerte, vital y perfecta/o,
con tu cuerpo entero todo iluminado!.

¡Has que ese cariño se torne ostensible,
has que lo transmita tu dulce tono de voz,
y te darás cuenta que no hay imposibles
para aquél que asume que es parte de Dios!.

Jorge. 
Imagen de taringa.net
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
"Lo Que Pensamos Varía Nuestra Biología". Bruce Lipton.
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────




"Mi Auto-Respeto".



"Si alguien me ofrece algo,
 depende absolutamente de mi el recibirlo o no.

Sentirse insultado por las palabras o actos de alguien 
es haber aceptado su ofrecimiento. 

Trabajo en mi auto-respeto.
 Reconozco mis cualidades y también aquellos aspectos a cambiar.
 Refuerzo lo positivo de mi ser".


Empoderados,
Brahma Kumaris.
Imagen de habilidademocional.com

───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
"La Reactividad y Los Agravios"
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────