martes, 6 de mayo de 2014

"La Expansión de la Conciencia en Wesak". Por Torkom Saraydarian.

Imagen sincrodestino2012.ning.com
“Ningún costo es demasiado grande para que sea útil a la Jerarquía 
en la luna llena de abril, en la Festividad de Wesak; 
ningún precio es demasiado alto para ganar la iluminación espiritual 
que puede ser posible, particular-mente en esa época”.
-Djwhal Khul
En esta época, al acercarse la luna llena de Tauro, los Grandes, los iniciados y discípulos, están formando un gran campo de energía en el Himalaya mediante su meditación, contemplación, rituales místicos y sagrados, y mediante su gran empeño, invocaciones y contactos.
Este es el campo que será cargado cada vez más por la presencia de Cristo, y a través de las bendiciones del Gran Señor Buddha; proporcionará un cáliz para la energía cósmica, y un canal a través del cual estas energías podrán pasar a los reinos de la naturaleza. Este campo de energía está formado por los cuatro éteres cósmicos y, como una enorme formación nubosa, se esparce por todo el mundo.
Todos los que son bastante sensibles a este campo de energía, advertirán lentamente que, dentro de sus corazones, florecen semillas de gran belleza, verdad y bondad. Todos los que aman a sus semejantes, todos los que realmente trabajan en pro de la unidad de la humanidad, quienes realmente se empeñan más allá de sus satisfacciones físicas para alcanzar y tocar este campo de energía, grabarán en ellos visiones, ideas y metas de la nueva era.
Campos de Energía
Cuando todas estas personas trabajen en sus propios campos y modos de expresar estas energías, crearán otro campo de energía que podemos llamar la “Esperanza de la Humanidad”.
Este segundo campo de energía se crea siempre que un hombre con motivaciones puras y con esfuerzo se abre al campo de energía creado por la Jerarquía. A su tiempo, estos dos campos se fundirán uno con otro y la humanidad será inundada con nueva inspiración y nuevas tendencias hacia una creatividad mayor.
Desde la antigüedad, los grandes Sabios han separado días definidos para el ayuno, el rezo, el descanso, el esfuerzo, la meditación, y a estos días los llamaron “Días Santos”. Santificar significa poner algo aparte para usarlo con una finalidad mayor. En estos días santos, la gente solía extenderse más allá del límite de sus pasadas realizaciones. Trataba de tomar contacto con bellezas mayores, o aportar más alegría, más unidad y paz al mundo de los hombres.
En la nueva Era, la gente considerará a los períodos de luna nueva y luna llena como días especiales, y las tres lunas llenas mayores, a saber, las lunas llenas de Aries, Tauro y Géminis, serán los días santos del año.
El momento máximo de contacto del año se reconocerá como el día de la Luna Llena de Wesak, el día en el que los tres grandes centros del planeta, la Humanidad, la Jerarquía y el Hogar del Padre se vincularán y fundirán con los centros cósmicos, liberando así potentes energías sobre nuestro planeta Tierra.
Las energías de las que hablamos provienen del sol Sirio, de la Osa Mayor, de la constelación de Tauro, y especialmente de la gran estrella Aldebarán, que brilla como el Ojo del Toro. Fuentes esotéricas dicen que estas son las Grandes Vidas que, en esta época, enfocan Sus energías en nuestro Logos planetario, Sanat Kumara, Shambala y la Jerarquía, mediante los cuales las energías se irradiarán y esparcirán a través de todos los rangos de iniciados, discípulos, aspirantes y humanidad en general; lo mismo que de los reinos inferiores del planeta.
Estas tres Grandes Vidas o Constelaciones, son canales de la energía de la iluminación, del amor, de la compasión y del poder volitivo. Esta época es única debido a las combinaciones de estas energías y al efecto de estas combinaciones sobre la naturaleza del ser humano. Donde están disponibles estas tres energías, toda nuestra naturaleza responde a ellas. Las tres clases de Mónadas (Mónadas del primero, segundo y tercer rayos) y los tres tipos de rayos son abarcados y afectados por tales combinaciones.
Expansión de la Consciencia
La corriente de energías y el registro de éstas, su asimilación por nuestra naturaleza y la medida de la expansión de la consciencia, dependen del nivel sobre el cual se enfoca y actúa la consciencia. Por ejemplo, la expansión de la consciencia de un Maestro estará -digamos- a unos ciento sesenta kilómetros, pero la expansión de la consciencia de un hombre sencillo estará a tres metros.
A medida que estamos en niveles superiores, en planos superiores, estamos en más estrecho contacto con energías superiores, y debido a las relaciones de estas energías con los planos superiores, experimentamos la continuidad de la consciencia, ese gran proceso unificador que abre ante nuestros ojos el esplendor oceánico de nuestro Ser interior. Si estamos enfocados en el nivel emocional, la expansión será diferente de cuando estemos enfocados en el nivel intuitivo.
En la época de la Luna Llena de Wesak, tenemos una gran oportunidad para limpiar nuestros cuerpos etérico, emocional y mental, y para limpiar los impulsos oscuros y ciegos de dentro de nuestro cuerpo etérico, los hechizos o emociones negativas y las represiones de nuestro cuerpo astral, ilusiones y enlodados pensamientos de nuestras mentes, y plantarnos en la luz de nuestro conocimiento espiritual. En la época de la Luna Llena de Tauro, se abre una ventana a través de la cual el hombre llega a un nivel altísimo de realización debido a una gran revelación que nace en su conocimiento. Si logra la alineación y la integración necesarias por un momento, el Infinito se le franquea y le habla. Siente por un momento que el ES y que el cosmos ES; que es parte del cosmos, que es uno con el cosmos; entonces, desaparecen toda su desesperación y toda su separatividad, que son la causa de su aflicción.
___________________________
Viernes 22 de Abril, 2016. Luna llena de Wesak. 
 
Texto de La Sinfonía del Zodiaco, ed. Kier
Torkom Saraydarian (1917-1997), es conocido a nivel mundial como un erudito en religiones comparadas. Fue un gran profesor,  escritor, conferencista y compositor de música sacra. Su legado está compuesto por más de 170 libros -de los cuales sólo la mitad de ellos han sido publicados. Su mayor logro en sus escritos fue sintetizar y hacer comprensible en lenguaje común el enorme y complejo cuerpo de conocimientos de la Sabiduría Ancestral.