jueves, 29 de agosto de 2013

"Los Ritos Munay-Ki".


Munay-Ki es el conjunto de los nueve grandes ritos de iniciación de la tradición de medicina energética de las Américas. La palabra Munay-Ki significa “Te Amo” o “Sé Como Tú Eres" y representa los nueve portales que sanan y transforman nuestro campo energético luminoso en el de Homo luminous. 

Las antiguas profecías de las Américas hablan de la aparición de un nuevo ser humano sobre el planeta: aquél que vive libre de miedo y reside en su naturaleza trascendental. El Munay-Ki contiene los códigos para este nuevo ser humano y sus ritos son otorgados en forma de transmisiones energéticas. 

El noveno rito, el “Rito del Creador” fue transmitido por primera vez en el verano del 2006 en las Montañas Sagradas de los Andes. Hasta hace poco, las nueve iniciaciones del Munay-Ki habían estado disponibles solamente para los guardianes de las sabiduría de las Américas; sin embargo, ha sido su petición y su mandato que sean transmitidos al resto de la humanidad. 

La Tradición, El Viaje del Héroe y la conexión con los Guardianes de la Tierra, Munay-Ki viene de la palabra Quechua que significa “Te Amo”. Como hemos mencionado ya en la introducción, el Munay-Ki es el conjunto de nueve ritos iniciáticos que nos transforman en personas poseedoras de sabiduría y poder, protectoras de toda la creación. Los nueve ritos del Munay-Ki son comunes en las tradiciones chamánicas, aunque estas hayan sido expresadas con diferentes estilos por distintas culturas. Los ritos encuentran su origen en los grandes ritos iniciáticos del Valle del Indo y fueron traídos a las Américas por los primeros hombres y mujeres de medicina que cruzaron el Estrecho de Bering durante la era glacial hace unos 30,000 años. Estos valientes viajeros son conocidos como los Laikas: Guardianes de la Tierra del presente, pasado y futuro. Los Laikas siempre han sido hombres y mujeres ordinarios viviendo vidas extraordinarias. No es que nazcan con atributos espirituales especiales sino que, a través del rezo, del estudio de las tradiciones de sabiduría o Revelaciones y de la disciplina, adquieren su gracia y poder. Algunos de ellos se convierten en reconocidos sanadores o líderes, mientras que otros eligen vidas apacibles, se dedican a criar a sus hijos y al cultivo del maíz. Los Laikas han sabido siempre que la gente buscaría el Munay-Ki cuando estuviera lista y sintiera el llamado para hacerlo. 

Muchos de nosotros hemos sentido este llamado del Espíritu y hemos anhelado hacer una diferencia en el mundo en el que vivimos. Cuando nos acercamos al camino de Los Guardianes de la Tierra con una intención sincera y el corazón abierto, notamos rápidamente que no estamos solos. Nos encontramos en la compañía de personas afines que aspiran a llevar vidas inspiradas por la ética y la visión. Nos encontramos en la compañía de seres luminosos que en la actualidad forman parte de la gran matriz de la vida: Guardianes que han vivido en el planeta desde hace miles de años. Guardianes de la Tierra que amorosamente nos otorgan su poder y su visión. Conforme experimentamos el Munay-Ki sentimos la presencia y la sabiduría de los seres luminosos que rompieron con el velo del tiempo lineal y que moran en espacio sagrado, en la infinidad, libres de las ataduras del karma y del renacimiento. El Munay-Ki limpia nuestro campo energético luminoso de la "basura" psíquica generada como consecuencia de traumas pasados. Conforme elevamos el nivel de nuestra vibración, los seres luminosos vienen hacia nosotros y nos guían.

 Conectemos con ellos, y seremos capaces de recordar historias que nunca experimentamos directamente y que ahora serán nuestras. Recordemos habernos sentado alrededor de un fuego sagrado, con un búfalo detrás de nosotros y haber meditado en una cueva de piedras en los entornos nevados. Cuando conectamos con los seres luminosos, sus historias se tornan nuestras: "Recordamos” haber hecho la travesía por el Estrecho de Bering, o haber cruzado el Desierto de Sonora hacia Centro América o incluso antes de eso, haber guiado nuestro camino por los Himalayas hacia las tierras fértiles de los valles en el norte de India. Porque los Guardianes de la Tierra vienen también del futuro, pueden ayudarnos a acceder a lo que nos convertiremos como seres humanos dentro de 10, 000 años o más. Las visiones del futuro llegan a ellos como posibilidades, ya que todo en el futuro yace en forma de potencialidad pura. 

Para dar cabida a estas visiones potenciales, los Guardianes de la Tierra, desde los Hopis, los Mayas, los Inkas, y muchos otros, se han reunido y se reúnen para rezar por la paz en la Tierra. Lo hacen explorando las alternativas para el planeta y cuando encuentran alguna que muestre ríos y aire limpios, gente viviendo en armonía entre sí y con la naturaleza, la instalan energéticamente en nuestro destino colectivo a través de la visualización y el rezo. Cuando nos asociamos con los Guardianes de la Tierra del Futuro, accederemos también al conocimiento que puede mejorar la calidad de nuestro ADN. Esta perspectiva, contraria a la de la ciencia que dice que nuestros genes sólo pueden ser informados por el pasado, por los dones o enfermedades que tuvieron nuestros ancestros, entiende que cuando nos liberamos del peso del tiempo, el futuro puede ser alcanzado. Es como si la mano de un gigante viniera desde el futuro hacia atrás y nos llevara hacia el futuro mismo. Nosotros podemos ser influenciados por quienes nos estamos convirtiendo. Conforme recibimos el Munay-Ki nuestros chakras se aclararan y vamos adquiriendo lo que los Laikas conocen como "el cuerpo de arco iris". Sucede cuando nuestros chakras irradian su luz original. 

Recordemos que cada chakra tiene un color y cuando todos brillan en su color original emiten los colores del arco iris. Cuando nuestros chakras han sido "ensuciados" por traumas pasados, de esta u otras vidas, nuestro Campo Energético Luminoso (CEL) adquieren un tono grisáceo y nuestros charkas se vuelven "albercas de desperdicio" psíquico. Una vez que adquirimos el cuerpo de arco iris, los Guardianes de la Tierra pueden conectarse con nosotros porque reconocen que tenemos un llamado y visión en común. Cuando esto sucede y si hemos desarrollado la habilidad de ver el mundo invisible, podemos discernir las formas físicas de estos seres luminosos. Algunas veces las personas reconocen a los antiguos Guardianes de la Tierra como viejos Indígenas Americanos, utilizando ropajes de Asia o pieles de Siberia, o incluso plumas del Amazonas. Seremos capaces de percibir sus pensamientos y sentimientos y tendremos acceso a su sabiduría y a sus historias. 

Eventualmente conforme vayamos experimentando las 7ma, 8va y 9na iniciaciones, podremos descargar una nueva y mejorada versión de “software” que informe a nuestro CEL (Campo Energético Luminoso), que informará, a su vez, a nuestro ADN, dándole instrucciones de cómo crear un nuevo cuerpo que envejezca, sane y muera de manera diferente. No hay nada que necesitemos hacer para atraer a los seres de luz que son los Guardianes de la Tierra. Ellos vendrán hacia nosotros cuando los invitemos y estemos listos para recibirlos. Cuando el estudiante está listo, el maestro aparece. Ellos no nos molestarán en lo absoluto, sino que se hacen disponibles para asistirnos en nuestros esfuerzos por traer un poquito más de luz y sanación a este mundo: El Viaje del Héroe. Ellos están aquí para protegernos de energías de negatividad y miedo manifiestas en el mundo actual. Seres de Luz. La Naturaleza de los Seres de Luz. Los seres de Luz son nuestro linaje de “medicina”. Son seres humanos que han alcanzado el nivel de ángeles. Algunos habitan cuerpos, otros están en forma de espíritu, pero todos tienen el mandato de proteger a aquellos que buscan el bien estar del planeta. Los budistas les llaman Bodhisattvas y son los mejores aliados espirituales que alguien puede tener. Nos proveen de sabiduría sobre cómo convertirnos en ángeles nosotros mismos. Esto es a lo que las profecías de los Laikas se refieren cuando nos dicen que tenemos el potencial de convertirnos en Homo luminous. Nosotros podemos desarrollar campos energéticos luminosos de ángeles en vida. El Munay-Ki nos ofrece las llaves energéticas para hacerlo. Cuando evolucionamos a Homo luminous, ya no necesitamos llamar a los ángeles y arcángeles para que nos ayuden a encontrar un lugar de estacionamiento, o fortunas, porque nosotros nos estamos convirtiendo en ellos. Conforme nos convertimos en Guardianes de la Tierra, alcanzamos el rango de los ángeles, quienes vienen de muchos y muy diferentes mundos y quienes fueron las almas originales, presentes después de la Creación. Ellos no pasan por ciclos a través de cuerpos como nosotros, porque no necesitan una forma física-corpórea, así como no necesitan aprender y crecer a través de una existencia en el mundo material. Tienen vida eterna y son los guardianes de muchos mundos en muchas galaxias. 

Los ritos de iniciación. El entrenamiento de los Guardianes de la Tierra tiene un componente energético que consta de una serie de iniciaciones que nos ayudan a desarrollar una nueva arquitectura en nuestro Campo Energético Luminoso. Los ritos nos inician a diferentes niveles en el proceso de convertirnos en Homo luminous. Los nueve ritos son la suma total de “alineaciones o afinaciones” por las que pasamos conforme transitamos de un cuerpo humano hacia un cuerpo de ángel. 

Estos ritos fueron ofrecidos por primera vez a los antiguos maestros directamente por seres angelicales y hoy, en cambio, es posible pasarlo de maestro a alumno. Cuando un Guardián de la Tierra ofrece el Munay-Ki a un estudiante, es el linaje de seres de Luz que se transmite a sí mismo, que salta de la cabeza del maestro hacia la del estudiante conforme se inclina el uno hacia el otro, tocando frente con frente. Para transmitir la información energética, el Guardián de la Tierra simplemente sostiene el “espacio sagrado” y encarna la vibración del nivel que desea transmitir. Mientras que no podemos obtener estas iniciaciones por nosotros mismos, una vez que las hemos recibido son nuestras para transmitirlas conforme lo deseemos. Pero hay una condición: Los ritos deben ofrecerse libres de cargo, sin costo alguno. Es posible cobrar por la asesoría, el tiempo que dediquemos para preparar el material de estudio y de enseñanza de cada rito y por la guía ofrecida a una persona través de los cambios que va sintiendo y viviendo conforme recibe los ritos, pero no por las iniciaciones del Munay-Ki en sí mismas.

Los Nueve ritos: 

Primer Rito 
Al Primer rito se le conoce como el "Rito de las Bandas de Poder" y consiste de 5 bandas energéticas que, al ser instaladas en nuestro Campo Energético Luminoso (CEL) funcionan como filtros y convierten cualquier energía negativa que se atraviese en nuestro camino en energía de luz, que nos alimente en lugar de intoxicarnos o enfermarnos. Cada banda representa a un elemento distinto: la tierra, el agua, el fuego, al aire y la luz pura. Una vez instaladas, las Bandas de Poder siempre quedan activas o “encendidas”, y las energías negativas rebotan en ellas. En un mundo de tanto miedo, estas bandas nos proveen de una protección esencial.

Segundo Rito El Segundo es el “Rito de los Sanadores”, el cual nos conecta al linaje de Guardianes de la Tierra del pasado que viene a asistirnos en nuestros procesos de sanación personal. Los Laikas saben que contamos con una tremenda asistencia espiritual que está siempre a nuestro alcance. Los seres de Luz de este linaje de sanadores trabajan en nosotros a través de nuestras meditaciones y mientras dormimos, sanando las heridas de nuestro pasado y las de nuestros ancestros.

Tercer Rito El Tercer es el “Rito de la Armonía”. En el recibimos siete arquetipos; uno en cada chakra. En el primer chakra recibimos el arquetipo de la serpiente; el jaguar entra en el segundo; el colibrí en el tercero y el águila en el cuarto. Tres “arcángeles” entran en nuestros tres chakras superiores: Huascar Inka, guardián de nuestro inconsciente es transmitido a nuestro quinto chakra; Quetzalcóatl, el Dios en forma de serpiente emplumada de las Américas y guardián del mundo medio (nuestro mundo de vigilia) va al sexto chakra y Pachakuti, protector del supra mundo (nuestra supra-conciencia) y guardián del tiempo venidero, es colocado en nuestro séptimo chakra. 


Cada uno de estos arquetipos es transmitido a nuestros chakras en forma de semilla. Dichas semillas germinan con fuego y tenemos que realizar cierto número de meditaciones de fuego para despertarlas y hacerlas germinar y crecer (ver "ceremonia de fuego"). Ayudan a combustionar el "lodo" psíquico de nuestros chakras para que éstos puedan brillar con su luz original conforme adquirimos el cuerpo arcoíris. Estos ritos nos ayudan a soltar el pasado de la misma forma en la que la serpiente cambia de piel.

Cuarto Rito El Cuarto es el “Rito del Vidente”. Este rito instala filamentos de luz que se extienden desde nuestra corteza visual en la parte trasera de nuestra cabeza hacia nuestro tercer ojo y hacia el chakra del corazón, despertando en nosotros la habilidad de percibir el mundo invisible. La gran mayoría de los estudiantes que reciben los Ritos del Vidente son capaces de percibir el mundo energético a su alrededor después de algunos meses.

Quinto Rito El Quinto es el "Rito de los Guardianes del Día". Los Guardianes del Día eran los maestros que cuidaban los antiguos altares de piedra en los lugares sagrados de todo el mundo, desde Stonehenge hasta Machu Picchu. Un Guardián del Día tiene la capacidad de empoderar la fuerza existente en estos altares antiguos para sanar y traer balance al mundo. Este rito es una transmisión energética que nos conecta al linaje de estos guardianes, quienes se dice llaman al sol para que se alce cada mañana y para que se ponga cada tarde, asegurándose de que los seres humanos nos mantengamos en armonía con la madre Tierra, honrando las formas de lo femenino. Los Guardianes del Día eran, generalmente, mujeres; parteras que atendían los nacimientos y muertes, hierberas y curanderas. Eran mujeres sabias en las formas de lo femenino y en las maneras de la tierra. Los Ritos de los Guardianes del Día nos inician en el proceso de sanar nuestra parte femenina interna, nos ayudan a ir más allá del miedo y a practicar la paz.

Sexto RitoEl Sexto es el "Rito del Guardián de la Sabiduría". Las leyendas dicen que la sabiduría antigua reside en las altas montañas. Los picos nevados, así como cualquier otra montaña alrededor del mundo, eran reverenciados como lugares de poder, desde el Monte Sinai hasta el Monte Fuji y el Monte Olimpo, que han sido honrados como lugares en donde los humanos se encuentran con lo divino. El linaje de los Guardianes de Sabiduría es el de hombres y mujeres de medicina del pasado que vencieron a la muerte y están más allá del tiempo. La labor del Guardián de Sabiduría es proteger las enseñanzas de medicina y compartirlas con otros apropiadamente. Este rito nos ayuda a ir más allá del tiempo, tocando el infinito.

Séptimo RitoEl Séptimo es el "Rito del Guardián de la Tierra". Este rito nos conecta con el linaje de arcángeles, guardianes de nuestra galaxia. Se dice que estos guardianes tienen forma humana y son tan altos como los árboles. Los Guardianes de la Tierra, cuidadores de toda forma de vida sobre el planeta, entran bajo la protección directa de estos arcángeles y pueden adquirir su poder cuando lo necesitan para traer orden y sanación a cualquier situación. El rito de los Guardianes de la Tierra nos ayuda a aprender las formas del Vidente y a soñar el mundo en lo que será.

Octavo Rito El Octavo es el "Rito del Guardián de las Estrellas". Este rito nos ancla de forma segura al tiempo que vendrá después del gran cambio que se dice ocurrirá en, o alrededor del año 2012. De acuerdo a la tradición, cuando recibimos este rito, nuestro cuerpo físico empieza a evolucionar en el del Homo Luminous. El proceso de envejecimiento se ralentiza y nos hacemos resistentes a enfermedades que antes nos afectaban fácilmente. Cuando recibimos estos ritos quedamos a cargo del cuidado del tiempo venidero y de todas las generaciones futuras.

Noveno Rito El Noveno es el "Rito del Creador". Cuando recibimos esta iniciación, despertamos la luz-Divina dentro de nosotros y quedamos a cargo del cuidado de toda la reacción, desde el más pequeño grano de arena hasta la más grande conglomeración de galaxias en el Universo. Este rito nunca antes había estado disponible en el planeta. A pesar de que han existido individuos que alcanzaron este nivel de iniciación y despertaron su conciencia Crística o Búdica, nunca antes había sido posible transmitirla de una persona a otra, hasta ahora. Lo que significa que, mientras que la transmisión Espíritu-humano sucedía ocasionalmente, la transmisión humano-humano había sido imposible hasta ahora.

El rito del Creador fue traído y otorgado a un pequeño grupo de personas por los ancianos Inkas en los Andes en el verano del 2006.


Gracia sorprende. 


Al cabo de 12920 años, el ciclo se completa cuando el cambio en la precesión de los equinoccios se acerca a la constelación de Acuario y comienza un nuevo movimiento. Tibet e India han cumplido su propósito de iluminar al mundo con gran integridad, y la Serpiente de luz está acurrucada en su nuevo hogar en las alturas de Los Andes del norte de Chile, rodeada por Perú, Bolivia, Argentina y el Océano Pacífico. Su fuerza crece día a día a través de su conexión con el centro de la Tierra y la Humanidad está a punto de recibir una inmensa sorpresa. Un nuevo ciclo de luz está en proceso de revelarse al mundo justo en el momento en que parece que la oscuridad está imponiéndose en el alma humana.

Decir GRACIA SORPRENDENTE es quedarse corto.

Los acometimientos de diciembre de 2012 se están acercando con rapidez

¿Que va a suceder?

¿Cómo cambiaremos los seres humanos y la Tierra?
Son demasiadas las preguntas que han inundado nuestra conciencia, creando un enorme stress en nuestras vidas.

Para que lo sepas, los niveles más elevados de consciencia pusieron a la Serpiente de Luz en este mundo para responder a nuestras preguntas acerca de la supervivencia, la regeneración y la ascensión.

Estaremos bien.

De hecho estaremos mejor que ahora. Por favor no te preocupes y confía en la Vida porque es perfecta.

Existe un ADN cósmico que está desplegando los acontecimientos del mundo tal como la Consciencia Única lo soñó originalmente.

Esta realidad se aclara a medida que tus ojos se vuelven uno solo cuando pasas de la dualidad a la Consciencia de Unidad cuando entras en el corazón de la Serpiente de Luz

De Drunvalo Melchizedek.