viernes, 30 de noviembre de 2012

"Recomendaciones para Diciembre 2012"



En los días que van desde ahora hasta el 9 de diciembre de 2012, iras sintiendo, de manera cada vez mas potente, la culminación del apretón energético y de la aceleración del tiempo que conlleva la travesía de la Tierra por el Puente de Einstein-Rossen. Notaras, así, la llamada desde tu Corazón para que tu Vida se despliegue conforme a los siguientes parámetros y percepciones: Llevando una Vida Sencilla, centrada en el Aquí y Ahora, (momento presente) desconectada del viejo mundo y experimentada en absoluta Libertad.

A. Practica una Vida Sencilla:

Afianza en tu Corazón las sabias palabras de San Francisco de Asis: Necesito poco; y lo poco que necesito, lo necesito poco.
Para ello, aminora tu ritmo de vida, aligera tu agenda, pon en tu día a día espacios de silencio y encuentro interior, reduce tus pertenencias, modera tus niveles de consumo y calibra bien tus autenticas necesidades, aliméntate de forma sana y comedida y, en la medida de lo posible, reduce paulatinamente tus deberes y quehaceres (también los de índole “consciencial” y “espiritual”) y todo aquello que te suponga esfuerzo.

Situate en el Aquí y Ahora: vive en el instante presente

Reduce cuanto puedas los viajes en el tiempo (no estar rumiando las experiencias del pasado y las pre-ocupaciones al futuro) con los que gastas una energía preciosa que vas a necesitar para tu Metamorfosis. Y en tu cotidianeidad, desenganchate de esa droga llamada futuro –que impulsa a dejar para mañana la Felicidad y la Libertad que puedes disfrutar hoy- y centrate cada vez mas en el momento presente: cuando mastiques en las comidas, al cepillarte los dientes, al andar por la calle, al conducir,…

Desconectate de la debacle del viejo mundo:

Desenganchate de todo lo viejo que aun rodea tu vida, sin permitir que todo el deterioro de lo exterior crispe tu estado de animo y tu paz interior. El mundo exterior es como un huracán cuya intensidad y magnitud que desde ahora se incrementara cada vez mas.
Situate en su ojo, en el ojo del huracán, donde gozaras de quietud, calma y serenidad aun en medio del torbellino. Y desde este estado de paz, dirige tus energías, no a luchar contra lo que ya caduco y quedo obsoleto en tu Corazón, sino a crear todo lo nuevo que en el late. Para ello, es muy importante que pongas fin tanto a tu adicción hacia los medios de comunicación (informativos de televisión y radio, periódicos,… como a las discusiones y desacuerdos con los que te rodean a propósito de lo que en el mundo exterior acontece (los conflictos, las crisis, las mil controversias de la actualidad…).

Asume el reto de la Libertad:

Llego el momento de que dejes de exigir la mejora de las condiciones carcelarias para, en lugar de ello, salir de la cárcel del viejo sistema. Sus barrotes son virtuales y los has generado tu mismo con tus miedos, cargas, culpas y lastres, con tu cuidado y tu contento, con tus autolimitaciones mentales, enjuiciamientos, comodidades y controles y con la necesidad de reconocimiento, seguridad y protección.
Apunta bien esto en tu Corazón: llego el momento de la Libertad. Y la Libertad no es lo que la Humanidad ha ideo-logizado desde la mente, sino la absoluta ausencia de miedos, que en tu Corazón van a ser sustituidos por una enorme Confianza en la Providencia, la Vida, la Perfección de cuanto Es y la Sabiduría Innata que todos acumulamos en nuestro interior.

B. Interioriza que nada tiene que cambiar porque todo lo que hay es Perfecto!

La Tercera Dimensión tiene su razón de ser y siempre existirá en la Creación (como cualquier nota dentro de la escala musical, por ejemplo mi).
En libre albedrío, siempre habrá dimensiones espirituales que se quieran encarnar en ella para vivenciar las experiencias que al nivel vibracional tridimensional le son propias y permisivas.
Por tanto, no pretendas eliminar o cambiar lo que hay en el exterior, una vez que para ti, en tu proceso de consciencia, ese tipo de experiencias ya son agua pasada, son energía vieja...
Practica la Aceptación e interioriza con fuerza que ¡nada tiene que cambiar porque todo es Perfecto!.
Lo que estas empezando a vivir no es un cambio, sino una Metamorfosis evolutiva que nace de tu interior y compartes en el momento presente con la Madre Tierra y con otras muchas dimensiones espirituales encarnadas en seres humanos. Reconoce la diferencia entre cambio y Metamorfosis y centrate en esta ultima...Sigue el ejemplo de la oruga que se va a transformar en mariposa. La oruga no se plantea con su metamorfosis cambiar nada de su entorno ni nada de ella misma que no le guste o no acepte, sino que, naturalmente, siente la llamada interior a recogerse en el silencio (en la crisalida o capullo), activar componentes durmientes de su ADN y convertirse en mariposa para empezar una Nueva Vida.
Si esperas cambios, esta expectativa te descentrara y desorientara. Y si los esperas, es porque en tu Corazón aun no ha prendido la Aceptación Incondicional, en este caso, la Aceptación del viejo mundo y de tu vieja vida.

Subraya esto: el viejo mundo es igual de Perfecto que el nuevo.

Todo encaja y tiene su sitio en el Cosmos y la Creación, también la Tercera Dimensión y el mundo en el que llevas miles de anos desarrollando tus experiencias vitales y conscienciales.
La Vida y la Consciencia son Una, pero se despliegan en libre albedrío y en una Diversidad vital y consciencial que son fruto del Amor, del que la Vida y la Consciencia son manifestación.
La única diferencia entre el viejo mundo y el Nuevo Mundo es que hay algo en ti que te impulsa a estar en otra nota, a vivir y a vibrar de otro modo: la Metamorfosis no deviene de la necesidad de cambio de la Tercera Dimensión, sino de tu exigencia interior de Evolución y de experimentar una Nueva Vida.
No vas a asistir a cambio alguno, sino que, en libre albedrío, vas a Vivir en primera persona, es decir, en ti y desde ti, una Metamorfosis evolutiva tan honda como natural. Afianza este discernimiento en tu interior hasta el 9 diciembre, pues lo necesitaras para lo que vendrá después.

Por Matias de Stefano

jueves, 29 de noviembre de 2012

"El Paraíso Es Real: La Experiencia de un Doctor en el Más Allá".

Introducción:
La famosa revista Newsweek sorprendió a muchos en su edición de Octubre 2012 con una portada y un titular impactante: "El cielo es real - La experiencia de un Doctor en el más allá". La revista publica un artículo escrito por un prestigioso neurocirujano estadounidense que luego de haber vivido una Experiencia Cercana a la Muerte (ECM), asegura haber visto y viajado al más allá. Presentamos a continuación la traducción completa de la nota de Newsweek.

Cuando un neurocirujano se encontró a si mismo en estado de coma, experimentó cosas que nunca creyó posibles: un viaje al más allá.


Como neurocirujano, yo no creía en el fenómeno de las experiencias cercanas a la muerte. Hijo de un neurocirujano, crecí en un mundo científico. He seguido el camino de mi padre y me convertí en un neurocirujano académico, enseñando en Harvard Medical School y otras universidades. Entiendo lo que ocurre en el cerebro cuando las personas están a punto de morir, y siempre había creído que había una buena explicación científica para los viajes celestiales fuera del cuerpo, descritos por aquellos que escapaban a la muerte por poco.
El cerebro es un mecanismo sorprendentemente sofisticado pero extremadamente delicado. Si se reduce la cantidad de oxígeno que recibe, así sea la cantidad más pequeña, este reaccionará. No era una gran sorpresa que las personas que habían sufrido un traumatismo grave regresaran de sus experiencias con historias extrañas. Pero eso no significaba que habían viajado a algún lugar real.

Aunque me consideraba un creyente cristiano, era más de título que de creencia real. No me molestaban los que querían creer que Jesús era más que simplemente un buen hombre que había sufrido a manos del mundo. Simpatizaba profundamente con aquellos que querían creer que había un Dios en alguna parte ahí fuera que nos amaba incondicionalmente. De hecho, envidiaba a esas personas la seguridad que esas creencias sin duda les proporcionaban. Pero como científico, simplemente creía que era incorrecto creer en eso.
En el otoño de 2008, sin embargo, después de siete días en un estado de coma en el que se inactivó la parte humana de mi cerebro, el neocórtex, experimenté algo tan profundo que me dio una razón científica para creer en la conciencia después de la muerte.

Se cómo pronunciamientos como el mío les suenan a los escépticos, así que voy a contar mi historia con la lógica y el lenguaje del científico que soy.

Muy temprano por la mañana, hace cuatro años, me desperté con un dolor de cabeza muy intenso. En cuestión de horas, mi corteza entera - toda la parte del cerebro que controla el pensamiento y la emoción, y que en esencia que nos hace humanos- se había apagado. Los médicos del Hospital General de Lynchburg en Virginia, un hospital donde yo mismo trabajaba como neurocirujano, determinaron que de alguna manera había contraído una meningitis bacteriana muy poco frecuente que ataca sobre todo a los recién nacidos. Bacterias de e. coli habían penetrado en mi líquido cefalorraquídeo y estaban comiendo mi cerebro.

Cuando entré en la sala de emergencias aquella mañana, mis posibilidades de supervivencia en algo más que un estado vegetativo ya eran bajas. Pronto estas posibilidades cayeron a casi nulas. Durante siete días estuve en un coma profundo, mi cuerpo sin respuestas, mis funciones cerebrales superiores totalmente fuera de línea.

Luego, en la mañana de mi séptimo día en el hospital, mientras mis médicos consideraban si se suspendía el tratamiento, mis ojos se abrieron de golpe.

No hay una explicación científica para el hecho de que mientras mi cuerpo estaba en estado de coma, mi mente - mi conciencia, mi yo interior - estaba viva y bien. Mientras las neuronas de mi corteza cerebral fueron aturdidas hasta su total inactividad por las bacterias que las habían atacado, mi conciencia liberada del cerebro había viajado a una diferente y mayor dimensión del universo: una dimensión que nunca había soñado que podía existir, y que mi viejo yo previo al coma hubiera estado más que feliz explicando que se trataba de  una simple imposibilidad.

Pero esa dimensión, a grandes rasgos, la misma que describen incontables personas que han vivido experiencias cercanas a la muerte u otros estados místicos, está allí. Existe, y lo que vi y aprendí allí me ha puesto literalmente en un mundo nuevo: un mundo en el que somos mucho más que nuestros cerebros y cuerpos, y donde la muerte no es el final de la conciencia, sino más bien un capítulo de un vasto e incalculablemente positivo viaje.

No soy la primera persona en tener evidencia de que la conciencia existe más allá del cuerpo. Breves y  maravillosos destellos de este reino son tan antiguos como la historia humana. Pero hasta donde yo sé, nadie antes que yo haya viajado alguna vez a esta dimensión (a), mientras su corteza estaba completamente apagada, y (b), mientras que su cuerpo estaba bajo observación médica al minuto, como lo estuvo mi cuerpo durante los siete días completos de mi estado de coma.

Todos los argumentos principales en contra de las experiencias cercanas a la muerte sugieren que estas experiencias son el resultado de un mínimo, transitorio, o parcial mal funcionamiento de la corteza cerebral. Sin embargo, mi experiencia cercana a la muerte no tuvo lugar mientras mi corteza estaba funcionando mal, sino mientras estaba simplemente apagada. Esto se desprende claramente de la gravedad y la duración de mi meningitis, y de la complicación cortical global documentada por los escaneos TC y exámenes neurológicos. Según el conocimiento médico actual sobre el cerebro y la mente, no hay absolutamente ninguna manera de que yo pudiera haber experimentado ni siquiera una conciencia débil y limitada durante mi tiempo en el estado de coma, y mucho menos la odisea híper vívida y completamente coherente que experimenté.

Me tomó meses aceptar lo que me pasó. No sólo la imposibilidad médica de que había estado consciente durante mi coma, pero más importante aún, las cosas que sucedieron durante ese tiempo. Hacia el comienzo de mi aventura, yo estaba en un lugar de nubes. Grandes, esponjosas, de color rosa-blanco, que se presentaron nítidamente en contraste con el  profundo cielo negro-azul.

Más alto que las nubes, inconmensurablemente más alto, una multitud de seres transparentes y brillantes se movían trazando arcos por el cielo, dejando largos trazos como serpentinas detrás de ellos.

¿Pájaros? ¿Ángeles? Estas palabras las registré más tarde, cuando estaba escribiendo mis recuerdos. Pero ninguna de estas palabras hace justicia a estos seres, que eran, sencillamente, diferentes a todo lo que he conocido en este planeta. Eran más avanzados. Formas superiores.

Un sonido, enorme y retumbante como un canto glorioso, descendió desde lo alto, y me pregunté si los seres alados lo estaban produciendo. Nuevamente, pensando en ello más tarde, se me ocurrió que la alegría de estas criaturas mientras volaban alto era tal, que tenían que emitir este sonido,  y que si la alegría no salía de ellos de esta manera entonces simplemente no serían capaces de contenerla. El sonido era palpable y casi material, como una lluvia que se puede sentir en tu piel, pero que no te moja.

Ver y escuchar no estaban separados en este lugar donde ahora estaba. Podía escuchar la belleza visual de los cuerpos plateados de esos seres brillantes que estaban arriba, y pude ver la perfección creciente, alegre de lo que cantaban. Parecía que no se podía ver o escuchar ninguna cosa en este mundo sin volverse parte de ella, sin unirse con ello de alguna forma misteriosa. Una vez más, desde mi perspectiva presente, me permito sugerir que no se podría mirar “hacia” nada en ese mundo en absoluto, porque la palabra "hacia" en sí misma implica una separación que allí no existía. Cada cosa era distinta, pero cada cosa era también una parte de todo lo demás, al igual que los diseños ricos y entremezclados en una alfombra persa ... o en el ala de una mariposa.

Se vuelve más extraño aún. Durante la mayor parte de mi viaje, alguien más estaba conmigo. Una mujer. Ella era joven, y me acuerdo de cómo era en detalle. Tenía los pómulos altos y ojos profundamente azules. Trenzas doradas enmarcaban su hermoso rostro. La primera vez que la vi, estábamos juntos cabalgando sobre una superficie con un intrincado patrón, que después de un momento me di cuenta que era el ala de una mariposa. De hecho, millones de mariposas estaban alrededor de nosotros, enormes y agitadas olas de ellas, que se zambullían en un bosque y volvían de nuevo a nuestro alrededor. Era un río de vida y color, moviéndose a través del aire. La vestimenta de la mujer era simple, como la de un campesino, pero sus colores en polvo azul, índigo y pastel de naranja-durazno tenían la misma abrumadora y súper vívida vitalidad que todo lo demás. Ella me miró con una mirada que, si la vieras durante cinco segundos, haría que tu vida entera hasta ese punto valiera la pena, sin importar lo que haya ocurrido en ella hasta ahora. No era una mirada romántica. No era una mirada de amistad. Era una mirada que de alguna manera estaba más allá de todo esto, más allá de todos los diferentes tipos de amor que tenemos aquí en la tierra. Era algo superior, que contenía todos estos tipos de amor en si mismo, mientras al mismo tiempo era mucho mayor que todos ellos.

Sin pronunciar una sola palabra, ella me habló. El mensaje me atravesó como un viento, y al instante comprendí que era cierto. Lo supe de la misma manera en que supe que el mundo que nos rodeaba era real, no era una fantasía pasajera e insustancial.

El mensaje tenía tres partes, y si tuviera que traducirlas al lenguaje terrenal, sería algo como esto:

"Ustedes son amados y apreciados, muchísimo y para siempre."
"No tienes nada que temer."
"No hay nada que puedas hacer el mal."
El mensaje me inundó con una inmensa y loca sensación de alivio. Era como si me hubieran entregado las reglas de un juego al que había estado jugando toda mi vida sin nunca haberlo comprendido plenamente.

"Te vamos a mostrar muchas cosas aquí", dijo la mujer, una vez más, sin llegar a utilizar estas palabras, sino transmitiéndome directamente su esencia conceptual. "Pero eventualmente vas a regresar".

Para ello, sólo tenía una pregunta.

¿Regresar a dónde?
Un viento cálido soplaba, como los que surgen en los días más perfectos de verano, sacudiendo las hojas de los árboles y fluyendo como agua celestial. Una brisa divina. Esto cambió todo, transformando el mundo a mi alrededor en una octava incluso más alta, una vibración más alta.

A pesar de que aun tenía una pequeña función del lenguaje, al menos la idea que tenemos de él en la Tierra, sin decir palabras comencé a formular preguntas a este viento, y al ser divino que sentía que trabajaba detrás de él o dentro de él.

¿Dónde está este lugar?
¿Quién soy yo?
¿Por qué estoy aquí?

Cada vez que expresé silenciosamente una de estas preguntas, la respuestas llegaron inmediatamente, en una explosión de luz, color, amor y belleza que soplaba a través de mí como una ola rompiendo. Lo más importante de estas explosiones es que no callaban mis preguntas abrumándolas. Respondían a las preguntas, pero de una forma que pasaba el lenguaje por alto. Los pensamientos me entraban directamente. Pero no era pensamiento como lo experimentamos en la Tierra. No era vago, inmaterial o abstracto. Estos pensamientos eran sólidos e inmediatos, más calientes que el fuego y más húmedos que el agua, y mientras los recibía era capaz de comprender al instante y sin esfuerzo conceptos que me habría llevado años comprender plenamente en mi vida terrenal.

Seguí avanzando y me encontré ingresando en un inmenso vacío, completamente oscuro, infinito en tamaño, pero también infinitamente reconfortante. Era profundamente negro pero a la vez rebosante de luz: una luz que parecía venir de un orbe brillante que ahora sentía más cerca de mí. El orbe era una especie de “intérprete” entre mí y esta vasta presencia que me rodeaba. Era como si yo estuviera naciendo a un mundo más grande, y el propio universo era como un útero cósmico gigante y el orbe (que sentí estaba conectado de alguna manera con, o incluso era idéntico a la mujer sobre el ala de la mariposa) fue guiándome a través de él.

Más tarde, cuando volví, me encontré con una cita del Siglo XVII, del poeta cristiano Henry Vaughan, que estuvo muy cerca de describir este lugar mágico, este núcleo vasto y negro como tinta, que era el hogar de la misma Divinidad.

“Hay, dicen algunos, en Dios, una oscuridad profunda pero deslumbrante”.

Eso era exactamente: una negra oscuridad que también estaba rebosante de luz.
Sé muy bien cuan extraordinario, cuan francamente increíble, todo esto suena. Si alguien, incluso un médico, me hubiera contado una historia como ésta en los viejos tiempos, hubiera estado bastante seguro de que estaba bajo el hechizo de algún delirio. Pero lo que me pasó fue, lejos de ser delirante, tan real o más real que cualquier otro acontecimiento en mi vida. Eso incluye el día de mi boda y el nacimiento de mis dos hijos.

Lo que me pasó exige una explicación.

La física moderna nos dice que el universo es una unidad que es indivisible. Aunque parece que vivimos en un mundo de separación y diferencia, la física nos dice que debajo de la superficie, cada objeto y acontecimiento en el universo está completamente entretejido con todos los demás objetos y eventos. No hay verdadera separación.

Antes de mi experiencia de estas ideas eran abstracciones. Hoy son realidades. El universo no sólo está definido por la unidad, sino también, ahora lo sé, definido por el amor. El universo como lo experimenté en mi estado de coma es - he descubierto con sorpresa y alegría- el mismo sobre el cual tanto Einstein y Jesús habían hablado en sus (muy) diferentes maneras.

He pasado décadas como neurocirujano en algunas de las instituciones médicas más prestigiosas de nuestro país. Sé que muchos de mis compañeros se aferran, como yo en el pasado, a la teoría de que el cerebro, y en particular la corteza, genera la conciencia y de que vivimos en un universo desprovisto de cualquier tipo de emoción, y mucho menos del amor incondicional que ahora se que Dios y el universo tienen hacia nosotros. Pero esa creencia, esa teoría, ahora yace rota a nuestros pies. Lo que me pasó la destruyó, y tengo la intención de pasar el resto de mi vida investigando la verdadera naturaleza de la conciencia y difundiendo el hecho de que somos más, mucho más, que nuestro cerebro físico, lo más claro que pueda, tanto hacia mis colegas científicos como hacia la gente en general.

No espero que esto sea una tarea fácil, por las razones que he descrito anteriormente. Cuando el castillo de una vieja teoría científica comienza a mostrar líneas de falla, al principio nadie quiere prestar atención. En primer lugar, el antiguo castillo simplemente ha tomado mucho trabajo para ser construido, y si se cae, uno completamente nuevo tendrá que ser construido en su lugar.

Esto lo aprendí de primera mano después de que estuve lo suficientemente bien como para volver a salir al mundo y hablar con otras personas -personas, es decir, que no sean mi sufrida esposa, Holley, y nuestros dos hijos-, acerca de lo que me había pasado. Las miradas de incredulidad cortés, especialmente entre mis amigos médicos, pronto me hicieron ver la gran tarea que tendría para que la gente comprendiera la enormidad de lo que había visto y experimentado esa semana mientras mi cerebro estaba apagado.

Uno de los pocos lugares en los que no tuve problemas para transmitir mi historia era un lugar que antes de mi experiencia había visto bastante poco: la iglesia. La primera vez que entré en una iglesia después de mi coma, veía todo con ojos nuevos. Los colores de los vitrales me recordaron la luminosa belleza de los paisajes que había visto en el mundo de arriba. Las notas bajas profundas del órgano me recordaron cómo los pensamientos y emociones en ese mundo son como olas que se mueven a través de ti. Y, lo más importante, una pintura de Jesús partiendo el pan con sus discípulos evocó el mensaje que permanece en el corazón mismo de mi viaje: que somos amados y aceptados incondicionalmente por un Dios aun más grande e insondablemente glorioso que el que me habían enseñado de niño en la escuela dominical.

Hoy en día muchos creen que las verdades espirituales vivas de la religión han perdido su poder, y que la ciencia, no la fe, es el camino a la verdad. Antes de mi experiencia tenía una fuerte sospecha de que ese era el caso para mí.

Pero ahora entiendo que esta opinión es demasiado simple. El hecho cierto es que la imagen materialista del cuerpo y el cerebro como los productores, en lugar de los vehículos, de la conciencia humana, está condenada. En su lugar, una nueva visión de la mente y el cuerpo va a surgir, y de hecho ya está emergiendo. Este punto de vista es científico y espiritual en igual medida y valorará lo que los más grandes científicos de la historia siempre se han valorado por sobre todo: la verdad.

Esta nueva imagen de la realidad tomará mucho tiempo en armarse. No va a estar terminada en mi tiempo, o incluso, sospecho, tampoco en el tiempo de mis hijos. De hecho, la realidad es demasiado vasta, demasiado compleja y demasiado irreductiblemente misteriosa para que una imagen de ella alguna vez llegue a estar absolutamente completa. Pero, en esencia, esta imagen mostrará al universo en evolución, multidimensional, y conocido en detalle hasta cada uno de sus últimos átomos por un Dios que nos cuida mucho más profunda y apasionadamente que cualquier padre que alguna vez haya amado a su hijo.

Aun sigo siendo un doctor, y aun sigo siendo un hombre de ciencia, casi exactamente igual a como era antes de que tuviera mi experiencia. Pero en un nivel más profundo soy muy diferente a la persona que era antes, porque he podido vislumbrar esta imagen de la realidad que está surgiendo. Y puedes creerme cuando te digo que va a valer la pena cada pequeño paso de la labor que nos llevará, y a los que vienen después de nosotros, para llegar a comprenderla bien.
Por el Dr. Eben Alexander, The Daily Beast, 08 de Octubre 2012

Fuente original: http://www.thedailybeast.com/newsweek/2012/10/07/proof-of-heaven-a-doctor-s-experience-with-the-afterlife.html
Traducción: Sebastián Alberoni - www.caminosalser.com

Proof of Heaven
A partir de esta experiencia, el Dr. Eben Alexander ha escrito un libro titulado "Proof of Heaven: A Neurosurgeon's Journey into the Afterlife" ("Prueba del Paraíso: El Viaje de un Neurocirujano al Más Allá". Este libro se puede adquirir en Amazon.com haciendo click aquí (por ahora solo disponible en idioma Inglés).
http://www.caminosalser.com/i1531-prueba-del-paraiso-la-experiencia-del-dr-eben-alexander-en-el-mas-alla/

"La Autenticidad nos Hace Seres Felices". Jorge Carvajal.



La sintergética es por sobre todo un método para servir, para liberar lo mejor de nuestro potencial, para encontrar ese médico interior -ese sanador que hay en cada uno de nosotros-  para encontrar y revelar lo mejor del potencial humano y ponerlo en acción.
Cirujano de almas, sanador espiritual, médico auténtico que escucha a sus pacientes con el corazón y que cura no sólo al cuerpo, sino también al Ser. Jorge Carvajal lleva 20 años de investigación médica, que complementa con su profunda filosofía de la vida, para ayudarnos a reencontrar nuestra verdadera identidad y recuperar nuestra salud, que es la salud de la humanidad.
¿Qué es la enfermedad?
Es un maestro, una oportunidad para organizar una armonía superior en nuestra propia vida, a nivel físico, emocional, mental y espiritual.
¿Qué enferma primero, el cuerpo o el alma?
El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en ti, el alma evoluciona, aprende. En realidad, buena parte de las enfermedades son todo lo contrario: son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma. Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos.
La Salud y Las Emociones
¿Hay emociones perjudiciales para la salud? ¿Cuáles son las que más nos perjudican?
Un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de conciencia emocional. Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas. El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.
¿Nos hacemos los fuertes y descuidamos nuestra salud?
De héroes están llenos los cementerios. Te tienes que cuidar. 
Tienes tus límites, no vayas más allá. Tienes que reconocer cuáles son tus límites y superarlos porque si no los reconoces, vas a destruir tu cuerpo.
¿Cómo nos afecta la ira?
La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico…
¿La alegría por el contrario nos ayuda a estar sanos?
La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas. La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia.
¿La alegría suaviza el ánimo?
Sí, la alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.
¿Y la tristeza?
La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. 
Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.
¿Es mejor aceptar esas emociones que consideramos negativas como parte de uno mismo?
Como parte para transformarlas, es decir, cuando se aceptan fluyen, y ya no se estancan, y se pueden transmutar. Tenemos que canalizarlas para que lleguen desde el corazón hasta la cabeza.
¡Qué difícil!
Sí, es muy difícil. Realmente las emociones básicas son el amor y el temor (que es ausencia de amor), así que todo lo que existe es amor, por exceso o defecto.
Constructivo o destructivo. Porque también existe el amor que se aferra, el amor que sobreprotege, el amor tóxico, destructivo.
¿Cómo prevenir la enfermedad?
Somos creadores, así que yo creo que la mejor forma es creando salud. Y si creamos salud no tendremos ni que prevenir la enfermedad ni que atacarla, porque seremos salud.
¿Y si aparece la enfermedad?
Pues tendremos que aceptarla porque somos humanos. También enfermó Krishnamurti de un cáncer de páncreas y no era nadie que llevara una vida desordenada. Mucha gente muy valiosa espiritualmente ha enfermado.
Debemos explicarlo para aquellos que creen que enfermar es fracasar. El fracaso y el éxito son dos maestros, pero nada más. Y cuando tú eres el aprendiz, tienes que aceptar e incorporar la lección de la enfermedad en tu vida.
Cada vez más personas sufren ansiedad…
La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire… Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones. Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.
¿Y qué podemos hacer para liberarnos de esa angustia?
La angustia no se puede pasar comiendo chocolate, o con más calorías, o buscando un príncipe azul afuera. La angustia se pasa cuando entras en tu interior, te aceptas como eres y te reconcilias contigo mismo. La angustia viene de que no somos lo que queremos ser, pero tampoco lo que somos, entonces estamos en el “debería ser”, y no somos ni lo uno ni lo otro.
El estrés es otro de los males de nuestra época…
El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar.
Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie. El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico.
Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.
¿Qué nos recomendaría para sentirnos mejor con nosotros mismos?
La soledad. Estar con uno mismo cada día es maravilloso. Estar 
20 minutos con uno mismo es el comienzo de la meditación; es tender un puente hacia la verdadera salud; es acceder al altar interior, al ser interior. Mi recomendación es que la gente ponga su despertador 20 minutos antes para no robarle tiempo a sus ocupaciones. Si dedicas, no el tiempo que te sobra, sino esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita el potencial del alma.
¿Qué es para usted la felicidad?
Es la esencia de la vida. Es el sentido mismo de la vida, encarnamos para ser felices, no para otra cosa. Pero la felicidad no es placer, es integridad. Cuando todos los sentidos se consagran al ser, podemos ser felices. Somos felices cuando creemos en nosotros, cuando confiamos en nosotros, cuando nos encomendamos transpersonalmente a un nivel que trasciende el pequeño yo o el pequeño ego. Somos felices cuando tenemos un sentido que va más allá de la vida cotidiana, cuando no aplazamos la vida, cuando no nos desplazamos a nosotros mismos, cuando estamos en paz y a salvo con la vida y con nuestra conciencia.
Vivir el Presente
¿Es importante vivir en el presente? ¿Cómo lograrlo?
Dejamos ir el pasado y no hipotecamos la vida a las expectativas de futuro cuando nos volcamos en el ser y no en el tener. Yo me digo que la felicidad tiene que ver con la realización, y ésta con la capacidad de habitar la realidad. Y vivir en realidad es salir del mundo de la confusión.
¿Tan confundidos estamos, en su opinión?
Tenemos tres ilusiones enormes que nos confunden. Primero creemos que somos un cuerpo y no un alma, cuando el cuerpo es el instrumento de la vida y se acaba con la muerte. Segundo, creemos que el sentido de la vida es el placer; pero a más placer no hay más felicidad, sino más dependencia. Placer y felicidad no es lo mismo. Hay que consagrar el placer a la vida y no la vida al placer. La tercera ilusión es el poder; creemos tener el poder infinito de vivir.
¿Y qué necesitamos realmente para vivir?, ¿acaso el amor?
El amor, tan traído y tan llevado, y tan calumniado, es una fuerza renovadora. El amor es magnífico porque crea cohesión. En el amor todo está vivo, como un río que se renueva a sí mismo. En el amor siempre uno puede renovarse, porque todo lo ordena.
En el amor no hay usurpación, no hay desplazamiento, no hay miedo, no hay resentimiento, porque cuando tú te ordenas porque vives el amor, cada cosa ocupa su lugar, y entonces se restaura la armonía. Ahora, desde la perspectiva humana, lo asimilamos con la debilidad, pero el amor no es débil.
Nos debilita cuando entendemos que alguien a quien amamos no nos ama…
Hay una gran confusión en nuestra cultura. Creemos que sufrimos por amor, que nuestras catástrofes son por amor… pero no es por amor, es por enamoramiento, que es una variedad del apego. Eso que llamamos habitualmente amor es una droga. Igual que se depende de la cocaína, la marihuana o la morfina, también se depende del enamoramiento. Es una muleta para apoyarse, en vez de llevar a alguien en mi corazón para liberarlo y liberarme. El verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad, y siempre conduce a la libertad.
Pero a veces nos sentimos atados a un amor…
Si el amor conduce a la dependencia es eros. Eros es un fósforo, y cuando lo enciendes se te consume rápidamente, en dos minutos ya te quemas el dedo. Hay muchos amores que son así, pura chispa. Aunque esa chispa puede servir para encender el leño del verdadero amor. Cuando el leño está encendido produce el fuego, Ese es el amor impersonal, que produce luz y calor.
¿Puede darnos algún consejo para alcanzar el amor verdadero?
Solamente la verdad. Confía en la verdad; no tienes que ser como la princesa de los sueños del otro, no tienes que ser ni más ni menos de lo que eres. Tienes un derecho sagrado, que es el derecho a equivocarte; tienes otro, que es el derecho a perdonar, porque el error es tu maestro. Ámate, sincérate y considérate. Si tú no te quieres, no vas a encontrar a nadie que te pueda querer. El amor produce amor. Si te amas, vas a encontrar el amor. Si no, vacío. Pero nunca busques una migaja; eso es indigno de ti.
La clave entonces es amarse a sí mismo.
Y al prójimo como a ti mismo. Si no te amas a ti, no amas a Dios, ni a tu hijo, porque te estás apegando, estás condicionando al otro. Acéptate como eres; lo que no aceptamos no lo podemos transformar, y la vida es una corriente de transformación permanente.
______________
Entrevista aparecida originalmente en Psicología Práctica, 118.

Jorge Carvajal, es médico de la Universidad de Antioquia, pionero de la Medicina Bioenergética en Hispanoamérica y creador de la Sintergética. Es el creador de ViaVida, sociedad destinada a la investigación, la asistencia y la docencia, que constituye la plataforma para la expansión mundial de esta nueva forma de ver la medicina. Entre sus publicaciones, destacan Contextos de Sintergética y Láser y Sintergética, dirigidos a médicos; Por los caminos de la Bioenergética,  Por los Senderos del Alma  y sus recopilaciones de poemas El fuego del Amor yAgua y Cielo en el Sendero.
www.sintergetica.cl


Por María Campos

Revista Mundo Nuevo. 
http://www.mundonuevo.cl/blog/articulos/jorge-carvajal-la-autenticidad-nos-hace-seres-felices/

Foto: 

miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿Qué Es La Salud?


Salud parece que es lo opuesto a enfermedad

Según la OMS, la salud no es la mera ausencia de enfermedad, sino una totalidad mucho más amplia: “es el bienestar físico, mental y social al que todo ser humano tiene derecho”, y añade: “implica el disfrute de la mayor forma posible de bienestar orgánico, psíquico y social sin distinción de raza, religión, creencia política o condiciones económicas”.

Parece una definición cargada de derechos

En verdad, la salud es el estado natural del ser humano. Y como dice Deepak Chopra, a esto se le puede agregar el bienestar espiritual, la salud es un estado en que la persona siente la alegría y el entusiasmo de vivir a cada momento, una sensación de realización y una conciencia de armonía con el universo que la rodea.

Con la salud, ¿qué es lo que se debería de evaluar?

El enfoque del individuo frente al entorno y sus condicionantes, cómo reacciona, cómo se defiende, cómo supera esos condicionantes, en suma, de qué manera va avanzando en la vida.

¿Se puede medir la salud?

Como decía Feldenkrais: “La salud se mide por el shock que una persona pueda recibir sin comprometer su sistema de vida. Así, el sistema de vida se convierte en criterio de salud. Una persona sana es aquella que puede vivir sus sueños no confesados plenamente”

La sabiduría popular sitúa la salud en la cabecera de los deseos humanos, como dice la canción: “…tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor…”, incluso la palabra “salud” es un saludo o una respuesta al estornudo del vecino…

Esto último es una antigua tradición de origen sagrado. Se decía salud en el sentido de “salud mental”. Como dice Alejandro Jodorowsky, la salud para la mente es estar vacía. Cuando el hombre estornuda por segundos se interrumpe su vida mental: Deja de estar en el futuro (haciendo planes) o en el pasado (funcionando con reflejos automáticos aprendidos en la infancia y juventud o “recordando” y alcanza el presente.

¿Se puede considerar la belleza como una herramienta para alcanzar la salud?

Sólo se alcanzará la belleza en el estado de salud. Es como utilizar el oro contenido de un tesoro como pistas para llegar a él. Sólo tendrás el oro cuando hayas encontrado y desenterrado el tesoro. Como dice Alejandro Jodorowsky, la belleza no es una medicina, es una finalidad. Es decir, la enfermedad es la falta de belleza. Entonces, dejar de lado la enfermedad es alcanzar la belleza. Curarse significa obtenerla. La belleza es la salud.

¿Cuál es la forma de trabajar de la medicina ortodoxa respecto a la salud?

Sin pretender generalizar, lo que sería injusto, la medicina que tenemos en la actualidad en nuestros hospitales trata en forma aislada cada parte del cuerpo. Echa la culpa a las bacterias o a los microbios en muchas de las patologías, pero la mayoría de los cuerpos sanos también están en contacto con esas mismas bacterias y sin embargo no enferman. En ocasiones parece que no se ocupa de la persona en su totalidad, la observa troceada.

¿Qué salto debería de dar la medicina ortodoxa para mejorar en su 
eficacia?

Siguiendo con Deepak Chopra, la medicina dará un salto cuántico cuando contemple en cuerpo como un río en perpetuo cambio, más que como una escultura congelada. Aunque uno conserva el mismo aspecto, nuestro cuerpo está hecho de ladrillos que se van continuamente reemplazando unos por otros y todo el dominio de este torrente de cambios constantes radica en el nivel cuántico del sistema mente-cuerpo. Para cambiar el output del cuerpo, hay que aprender a reescribir el sofware de la mente.

Desde la perspectiva de los cuatro egos que usamos en la psicogenealogía ¿cómo sería la salud para ellos?

La salud para el ego intelectual es el vacío, en cambio para el corazón su salud consistirá en estar lleno. Mente vacía y corazón lleno.
El ego libidinal está sano cuando puede crear y el material cuando puede ser.

Parece absurdo creer que nosotros somos, en última instancia, los responsables de nuestra salud

Ya decía Ibn Arabí que: “Quien se conoce a sí mismo conoce a su Señor” Nosotros creamos la enfermedad y la sanación. Todo lo que ocurre en nuestra vida lo hemos atraído nosotros mismos. Creamos nuestras propias experiencias.

Resulta difícil de digerir ya que siempre se nos ha dicho que la enfermedad es un accidente.

Este cuento puede resultar interesante al respecto:
En un funeral, uno a uno los empleados agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto…y se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma.
Resulta que en el fondo del ataúd había un espejo, cada uno se veía a si mismo…. con el siguiente texto: “Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡TU MISMO”!
Tú eres la única persona que puede hacer una revolución en tu vida.
Tu eres la única persona que puede perjudicar tu vida, y tu eres la única persona que se puede ayudar a si mismo.
Tu vida no cambia cuando cambia tu jefe, cuando tus amigos cambian, cuando tus padres cambian, cuando tu pareja cambia. Tu vida cambia, cuando tú cambias, eres el único responsable por ella. “Examínate y no te dejes vencer”
“El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona, el reflejo de sus propios pensamientos. La manera como tu encaras la vida es lo que hace la diferencia”.

¿Pueden dar a los lectores 10 expresiones-llave para siempre tener acceso a ese espacio llamado salud?.

1.-Aceptar el cuerpo como vehículo a cuidar durante la vida, ese espacio entre el nacimiento y la muerte.
2.-Alimentación sana
3.-Equilibrio entre los cuatro centros
4.-Satisfacción en los cuatro centros
5.-Ejercicio físico, apertura al cambio, constante estimulación, creaciones, retos y proyectos.
6.-Sentido del humor
7.-Descanso necesario
8.-Realización: ser lo que uno es
9.-Amar el cuerpo, no intoxicarlo, no castigarlo
10.-Atender y aprender a leer los sabios mensajes del cuerpo.

Plano Creativo.
Imagen: Hans Findling 

martes, 27 de noviembre de 2012

"Tratamientos Naturales Para Pacientes Alcohólicos"



*Se considera que las uvas son el sustituto más saludable para el alcohol. Por tanto se recomienda que se las incluya en la dieta diaria de las personas con esta adicción. Un buen método es tomar un racimo tres veces al día para calmar las ansias de beber propias del alcoholismo.

*Cuando se comen manzanas con regularidad, estas eliminan la intoxicación y reducen la adicción por el vino o cualquier otro tipo de bebida. Lo ideal en los pacientes alcohólicos es tomar dos manzanas al día para reducir los impulsos de beber.

*Los dátiles son muy beneficiosos para tratar el alcoholismo. Restriega juntos dos dátiles en medio vaso de agua y toma este líquido dos veces al día durante un mes.

*El jugo de apio crudo crea un efecto de sobriedad en los pacientes alcohólicos. Combina iguales cantidades de agua y de jugo de apio para consumir diariamente durante un mes. Este es un método muy efectivo para combatir el alcoholismo.

*Las hojas de calabaza amarga son el remedio perfecto para desintoxicar al organismo del alcohol. Se le usa especialmente para problemas en el hígado. Mezcla 3 cucharadas de jugo de esta planta con un vaso de suero de leche y consúmelo cada mañana durante un mes

"Meditación Mundial 21 12 2012".

Faltan sólo 24 Días. Entre Invitados y participantes ya superamos los 144.000 que era el objetivo inicial, por supuesto que cuantos más seamos, mejor. Difúndelo! Aquí van los horarios.


Horarios Para la Meditación Mundial 21/12/2012 
11:00 AM / Argentina, Paraguay, Chile
8:00 AM/ México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica.
9:00 AM/ Canadá, Nueva York, Panamá, Cuba, Haití, Colombia, Ecuador, Perú.
9:30 AM / Venezuela
10:00 AM/ Rep. Dominicana, Bolivia
12:00 AM/ Uruguay y Brasil
14:00 PM/ Portugal, Islas Canarias, Reino Unido, Irlanda.
15:00 PM/ España, Francia, Italia, Alemania, Suiza.

Conversor horario: http://www.timeanddate.com/worldclock/converter.html

El audio de la meditación, estará disponible en el muro de la página El Despertar de la Conciencia (Los Síntomas) https://www.facebook.com/Sintomas.del.Despertar
y en cada una de las páginas miembros del Proyecto de Oruga a Mariposa 24 horas antes de la fecha acordada.

Despediremos y agradeceremos la gran era de oscuridad que dejamos atrás para dar la bienvenida a una nueva era de Luz de Despertar y Ascensión para la Humanidad. La meditación es On Line.
 


"Correcto Dormir"


Cuando nos acostamos y nos preparamos para dormir, el yo superior reúne todas las energías disponibles y las lleva a la región del centro cardíaco. Es importante acompañar este movimiento, interiorizarnos y partir hacia un sueño tranquilo, en dirección a niveles más profundos.

Cuando el cuerpo físico y el cerebro duermen, el alma se recoge en su propio nivel, desde donde puede o no enviar impresiones a los cuerpos de la personalidad. Si los cuerpos estuviera

n preparados, en reposo, los mensajes del alma los atravesarían. De ese modo, cuando el cuerpo despierte después del sueño habrá registrado en el cerebro lo que le envió el alma.

Si no hubiera un relajamiento apropiado, el cerebro físico continuará registrando lo que sucede en torno y estará imposibilitado de captar lo que ocurre en los niveles sutiles durante la noche.

También es necesario que el cuerpo emocional esté relajado. La mente pensante, o mente concreta, también puede producir sueños por cuenta propia, pues lo que sucede durante el día queda impreso en ella. Como el cuerpo mental nos permite actuar con la energía de la voluntad, bastaría con no querer sufrir influencia de pensamientos externos, individuales o colectivos.

Sería conveniente que al dormirnos alcanzáramos pronto, con la consciencia, zonas más profundas de nuestro ser. Hay una técnica que puede usarse. Consiste en tener un cuidado especial en el momento límite que antecede al adormecer, el momento en el que entramos en el estado onírico. Allí, el último pensamiento del consciente debe ser positivo y estar imbuido de la voluntad de ir hacia un nivel bien alto, superior.

En cuanto al hábito de leer antes de dormir, la calidad de la vida onírica va a depender de la calidad del texto. Toda lectura nos coliga con el plano mental del escritor o con el nivel que lo inspiró.
Otro punto a ser considerado es el horario de dormir. Es recomendable tener un horario fijo, regular. El uso de estas técnicas o de otras no debe ser permanente. Obtenido el autocontrol, la persona descubre la disciplina que le conviene; puede incluso lograr orientación interna al respecto, lo que en determinado momento suele ocurrir.

Adaptado del libro "También Vivimos Mientras Soñamos" - Trigueirinho.








"Brownie Vegano"


Ingredientes:
1/3 taza de aceite vegetal
1/2 taza de puré de manzana sin azúcar

1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar
1 taza de azúcar moreno, o panela
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 taza de harina
1/2 cucharadita de polvo para hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
una pizca de sal
1/2 taza de chispas de chocolate
1/4 taza de nueces picadas



Preparación:
Precalienta el horno a 180ºC. Combina el aceite, el puré de manzana y la cocoa. Agrega el azúcar y mezcla bien hasta disolver. Agrega la vainilla. Mezcla los ingredientes secos y agrega a la mezcla anterior. Suma los chips de chocolate.

Coloca la masa en una una bandeja previamente engrasada (o con papel manteca en su superficie). Agrega las nueces. Lleva al horno durante 20-25 minutos o hasta que la superficie esté firme (pero sin secarse). Para probar hunde un escarbadientes, si sale limpio ya puedes retirar el brownie del horno.

Puedes servirlo solo o con helado de crema, frambuesas y salsa de chocolate.