sábado, 31 de marzo de 2012

"Tu niño/a Interior"
























“En alguna parte nuestra, todos somos niños, niños que piden. 
Este niño que alienta en cada uno de nosotros, está enfermo, casi moribundo. 
En alguna parte sabemos que, para vivir, 
debemos curar a nuestro niño porque no ha recibido lo que merecía. 
Debemos darle lo que no tiene”.

Alejandro Jodorowsky, en “Evangelios Para Sanar” (ed. Siruela).

───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Respuesta de Alejandro Jodorowsky en Twitter:

-¿Cómo salgo de un bloqueo creativo?
-Medita sin miedo y descubre quién le prohibe crear a tu niño interior.

───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────

¿Cómo curar una herida de amor?.

Repitiéndote con insistencia
“El que sufre no soy yo, es mi niño interior. Debo crecer”.
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Plano creativo.

viernes, 30 de marzo de 2012

"Las 10 Cosas Que Te Amargan La Vida"


La búsqueda de la felicidad ha sido una de las principales preocupaciones del ser humano desde que tomamos conciencia de nuestra existencia. Su estudio fue uno de los pilares de la ética en Grecia y ha sido, y sigue siendo, una preocupación fundamental de filósofos y psicólogos. Aunque el debate nunca se apagó del todo, la psicología recogió el testigo de la filosofía y enfocó los estudios sobre la felicidad desde un punto negativo. Los psicólogos se centraron en estudiar los aspectos patológicos del ser humano y se olvidaron de los aspectos positivos, de estudiar aquello que nos hace más felices.

La psicología positiva es una nueva corriente de pensamiento que estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad. Covadonga Chaves, miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva, cree que nuestra sociedad está equivocada sobre el concepto de felicidad. En su opinión, “la felicidad no es algo que se pueda alcanzar, no es una meta, es un estado, una emoción”. La psicología positiva pide un cambio de concepto: la felicidad es algo que se debe cultivar día a día, no una meta absoluta.
Para ser más felices tendremos que reforzar los aspectos positivos de nuestra vida y erradicar los negativos.
Estas son las diez causas más comunes de la infelicidad que deberemos combatir para ser más felices.

1. La envidia

La envidia, y por extensión los celos, es una de las causas más comunes de la infelicidad. Por lo general, somos envidiosos al ver como los demás logran metas que nosotros no hemos conseguido alcanzar, lo que provoca en nosotros una frustración. Si tu amigo tiene éxito, celebra su victoria como propia. Si tu enemigo tiene éxito, recuerda que los celos son contraproducentes e inútiles y se limitan a extender el poder del enemigo sobre ti. Chaves recomienda, en cualquier caso, buscar relaciones positivas y evitar aquellas amistades conflictivas que provocan frustración y malestar. En definitiva: “Hay que rodearse de personas que te hagan sentir bien”.

2. La manía persecutoria

Es la sensación de estar siendo perseguido por fuerzas incontrolables. En ocasiones esto se convierte en una enfermedad, llegando a causar esquizofrenia, pero en la mayoría de los casos se trata de la sensación puntual, o transitoria, de que “todo el mundo está en contra tuyo”. Es un clásico en los niños, generalizado en el eterno “la profe me tiene manía”, pero muchos adultos lo padecen a diario en menor o mayor grado. La solución de esta causa de infelicidad pasa por reconocer que la persecución es irrelevante, ya que sólo uno mismo controla el resultado de su vida.
Todas las personas encuentran obstáculos en su camino; el éxito y el fracaso dependen de la capacidad de cada uno para superar los obstáculos, no de las fuerzas incontrolables que, supuestamente, nos ponen la zancadilla. Los seres humanos tenemos una creencia básica sobre el mundo, queremos que sea justo, también con nosotros. Cuando nos encontramos con experiencias negativas tendemos a pensar que “el mundo está contra nosotros”, algo que no deja de ser un pensamiento paranoico.

3. La negación de responsabilidades

La capacidad de asumir responsabilidades, según explica Chaves ,se conoce en términos psicológicos como “el control”, y es una necesidad básica del ser humano cuya ausencia provoca infelicidad. No podemos controlar todo lo malo que nos sucede, pero sí controlar cómo reaccionamos a esas cosas malas. Escurrir el bulto y “hacer como que nada ha pasado” es una decisión, además de cobarde, poco acertada. Negar la responsabilidad sobre algo que hemos hecho incorrectamente solo acrecienta nuestra infelicidad, así como el hecho de no reconocer que algo malo nos ha pasado. Hay que enfrentarse a los problemas.

4. El perfeccionismo

Aunque todos queremos hacer las cosas lo mejor posible, hay momentos en los que nos colocamos metas demasiado altas. Por muy buenos que seamos, no todo puede ser perfecto. Si nuestras expectativas son demasiado elevadas siempre fracasaremos y seremos infelices. La perfección es, en la mayoría de los casos, inalcanzable y nunca resulta necesaria.

5. El razonamiento excesivo

El razonamiento excesivo es una de las causas más comunes de la infelicidad. “Comerse el tarro” o “rallarse” son las expresiones coloquiales más utilizadas para expresar un problema habitual: la tendencia a sobredimensionar determinados problemas. El hombre tiene una asombrosa capacidad para razonar pero a veces esta habilidad se vuelve en nuestra contra. Si llegamos a la conclusión de que un problema no puede ser solucionado a base de lógica y razón, lo mejor es dejarlo pasar.
Hay que encontrar un equilibrio entre lo emocional y lo racional. Las personas impulsivas tienden a no pensar antes las cosas, pero las personas demasiado racionales necesitan actuar más y pensar menos.

6. El negativismo

El negativismo es la principal causa de una de las enfermedades más extendidas en la sociedad moderna: la depresión. No hay vuelta de hoja: todo lo que nos rodea puede tener una lectura en negativo. Si no buscamos una lectura optimista de las cosas la infelicidad nos acompañará en nuestro día a día.

Chaves nos da un consejo: “Por cada cosa negativa que nos ocurre podemos encontrar tres positivas, así podremos escorar la balanza hacia el lado de la felicidad”.

7. La percepción negativa de las acciones ajenas

En la sociedad actual tendemos a concebir las acciones de las personas con las que tratamos como una amenaza a priori. Si alguien llama a la puerta de nuestra casa lo primero que pensamos es que va a intentar vendernos algo que no queremos. Esto se puede trasladar a todas las facetas de nuestra vida y es algo muy común en algunos lugares de trabajo, dónde se crean climas propicios para pensar que todos nuestros compañeros quieren ponernos la zancadilla. Hay una gran diferencia entre la ingenuidad y la desconfianza continua y no hace falta situarse en los extremos. Siempre que sea posible, hay que dar a la gente el beneficio de la duda.

8. La baja autoestima

Es esta una de las causas más estudiadas de la infelicidad. Si no sabemos valorarnos a nosotros mismos como lo que realmente somos, sin prejuicios, siempre habrá algo de que culparnos y, por lo tanto, nunca seremos felices. Elevar la autoestima pasa por reconocer nuestros logros y cualidades positivas.

9. La baja autoeficacia

La autoeficacia es un término psicológico de reciente creación, articulado por el doctor Albert Bandura en 1977. Consiste en la confianza y convicción de que es posible alcanzar los resultados esperados para cada meta propuesta. Para superar la baja autoeficacia es necesario dominar las habilidades necesarias para alcanzar cada objetivo propuesto. En definitiva: todas las metas, mientras sean realistas, son alcanzables mediante la práctica y la constatación de que es posible lograr los objetivos propuestos.

10. La ausencia de sentido vital

La búsqueda del sentido de la vida ha sido la principal preocupación de religiones y filosofías. La caída de las grandes ideologías y el declive de las religiones ha provocado una ausencia de sentido vital. Chaves recomienda plantearse cuestiones como “¿si hoy fuera el último día de mi vida, haría lo que he hecho hoy?” o “¿cómo me gustaría que me recordaran?”. Hay que darle un sentido mayor a las cosas que realizamos a diario.

Fuente: EL CONFIDENCIAL.
Plano Creativo.

jueves, 29 de marzo de 2012

"Vive Con El Tiempo, No Con El Reloj"


Alejandro Jodorowsky dice que “en el fondo, el tiempo no cuenta. Hay que comprender que un ser evolucionado no vive en el tiempo. Vive con. Él es el tiempo. ¿Qué puede importarle hacer una cosa en veintiséis años o inmediatamente, puesto que la hace?.

Lo recuerda en ese cuento del discípulo que quiere aprender el arte de la espada (en “El dedo y la luna”):

-Maestro, quiero estudiar el arte de la espada, ¿cuántos años necesitaré?
-Diez años.
-¡Pero son demasiados!
-Entonces, veinte años.
-¡Pero eso es una barbaridad!
-Treinta años.

“Sin paciencia, no se consigue nada. Hay que avanzar tranquilamente; las cosas acaban llegando”.

Alejandro Jodorowsky.

"Preguntas Sobre El Nacimiento".


Los aztecas concebían al hijo en una fecha concreta y en una posición determinada. Los padres necesitan trabajar antes de crear un hijo, no es sólo el fruto de un acto sexual.

1.- ¿Qué somos antes de nacer?
Resulta muy complejo responder a esta pregunta, sólo se puede especular con la misma. Como dice Alejandro Jodorowsky: “Yo sé fervientemente que fui algo antes de nacer, no sé qué. Y sé que seré algo después de morir y no sé si estaré consciente o inconsciente, ignoro si tendré conciencia sobre mí mismo o una energía. Pero seré algo, aunque no se por cuanto tiempo”

2.- ¿El Universo tiene una misión para cada ser que nace?
Venimos con la misión de hacer mutar nuestro árbol genealógico… Pero la influencia del entorno inmediato, de la familia, de los amigos, del cinturón de cualquier tipo en el que hayamos vivido los primeros diez años de nuestra vida, serán un tatuaje para lo que después nos quede por vivir.

3.- ¿Qué diferencia hay entre un niño que es concebido fruto del deseo y del placer, el que nace por “accidente” y el que nace para cumplir “misiones” neuróticas de la familia?

Lo ideal es que el proyecto de tener un hijo parta de una finalidad de la quinta esencia de ambos padres, tras llegar a un nivel de consciencia que les permita estar dispuesto a traer un hijo al mundo para entregarlo a éste y no para cumplir con objetivos neuróticos de los egos del padre, de la madre o de ambos.

-Se puede querer ser padre desde la diagonal fría, por ejemplo, cuando uno planea la fecha exacta en función de las vacaciones, de la hipoteca, cuando termine el doctorado o consiga tal ascenso.

-Desde la diagonal caliente, por sentir emociones fuertes, para pedirle amor, por el placer de hacerme sentir mujer (cuando la feminidad se asocia con la maternidad, la lactancia…).

-También puede que sólo uno de los progenitores quiera ser padre o madre e instrumentalice al otro. “Busco un buen padre para mis hijos”, o “una buena madre para mis herederos”.


4.- ¿Cuáles son las misiones que el árbol familiar proyecta para sus nuevos frutos?
La rama que nace nunca lo hace en la herida del árbol, pero el árbol se empeña en que seamos los sanadores de sus heridas.


Las más frecuentes:

-Sustituir: que viva la vida de otro, normalmente un miembro de la familia fallecido.

-Compensar: equilibrar la balanza. Si aquí hay mucha pobreza, tú serás rico. Su hay un chico, tú serás la chica. Si aquí hay mucha tristeza, tú serás el payaso. Si hay maldad, serás bueno… y lo que no me dieron me lo debes de dar tú.

-Proyectar “el ideal del yo” de los padres: Siempre quise tocar el piano, tú vas a ir al conservatorio de música en cuanto tengas la edad. Quise ser futbolista, con pocos años ya el niño viste tiene balón y la equitación completa. No puede ir a la Universidad, tú serás licenciada. La más femenina, el más fuerte, te guste o no vestir de esa manera y te guste o no el deporte.

5.- ¿Qué papel tienen los padres (padre y madre) durante los meses de gestación?
Todos fuimos creados entre un padre y una madre, para crear una Consciencia. Sin embargo, en bastantes ocasiones vivimos atrapados en la infancia, pidiendo sin parar. Obsesionados, con rabia, odio, con actitudes auto punitivas. Pocos hemos nacido bien:

-Gente que se deprime, que tiene ganas de morir, o se provoca accidentes…A causa de que cuando era un feto la madre quería matarlo. Después al nacer, la madre se da cuenta de ese instinto asesino y empieza a sobreprotegerte, aunque el daño ya está hecho.

6.- ¿Qué tipos de parto tienen importancia en la vida futura del recien nacido?
Se dice que el feto está preparado para nacer en la 40 semana tras su concepción. Actualmente el acto de nacer se vive como una operación. La cesárea se programa, el bebe es extraído del cuerpo como si se tratara de un tumor.

Alejandro Jodorowsky dice que de todos los incidentes del parto es responsable la madre: expulsa antes de tiempo, retiene más de lo debido, alarga horas, programa cesáreas.

.-El nacimiento por cesárea->Dificultad a la hora de terminar las cosas o de llegar hasta el final de algunas. Necesidad de ayuda externa, a veces divina, como un milagro que salva en el último instante. Puede ocasionar también miedo a la luz, a los objetos cortantes y culpabilidad por ser el causante de “las heridas” de su madre.

.-Nacimiento mientras la madre está inconsciente->Tendencia a evadirse y a desconectar desconectando de las emociones y los sufrimientos, bien espontáneamente o bien por medio de la toxicomanía, que parece favorecida en estos casos. No consigue arreglar los problemas por él mismo. Si la madre muriera, al hijo le quedaría una culpabilidad que le acompañaría toda la vida, la felicidad le estaría prohibida por haber matado a la madre.

.-Nacimiento prematuro-> Inquietud por la puntualidad, miedo a llegar tarde, a hacer esperar a los demás. Impresión de fragilidad, debilidad y vulnerabilidad.

.-Nacimiento sobrepasado de tiempo-> Dificultad para iniciar acciones, problemas para gestionar el tiempo, en el sentido de generar ciertos retrasos. Culpabilidad por su sexo, por ser esperado como sexo contrario.

.-Nacimiento con fórceps-> Se sentirá manipulado por los demás y forzado, obligado a actuar. La ayuda que le llegue le hará siempre daño. Cefaleas, migrañas, neuralgias…

.-Nacimiento con una circular del cordón umbilical->Vivirá rozando el peligro, se sentirá “estrangulado” en sus relaciones. Puede rechazar la comunicación y la expresión. Sensación de ahogo.

.-El nacimiento con presentación podálica-> Asume que “la vida es una lucha” y él no es capaz de hacer bien las cosas. Sensación de ser inoportuno y culpa por la heridas causadas a la madre.

Elisabeth Horowitz, discípula de Alejandro Jodorowsky, diferencia lo que es un parto catastrófico de uno consciente.

7.- ¿Cómo sería un parto catastrófico?
*El parto es provocado porque la madre desea liberarse del niño cuanto antes.
*El padre está ausente y el médico se ocupa de todo.
*El bebé es inmediatamente separado de la madre para que le sean administrados los cuidados necesarios.
*La placenta también se retira inmediatamente para ser vendida a empresas farmacéuticas.
*A continuación, toda la familia se precipita sobre el bebé recién nacido.

8.- ¿Cómo sería un parto consciente?
*El parto nunca es provocado. Como ocurre con la eclosión de un huevo, el polluelo pica desde dentro y la gallina desde fuera, es un trabajo combinado.

*El marido asiste a la mujer desde el principio hasta el final. Estará a su lado, acompañando, no haciendo fuerza. Cortar el cordón umbilical lo debe de hacer la madre, que corte el padre es un abuso de poder.

*Él es quien hace que el niño nazca y es también quien lo recoge en el momento de la expulsión.

*Inmediatamente el bebé entra en contacto con la piel de sus padres.
*Será alimentado con la leche materna y después de pasar un tiempo a solas con él y cuando la pareja lo desee y lo crea necesario, contactará con la familia.

*La placenta se conserva y pertenece al niño.

9.-¿Cómo podemos reparar un nacimiento malogrado?
La información que recibe cada ser desde su concepción hasta su nacimiento es fundamental para su equilibrio psicológico y determina en parte su identidad, el modo en que vive su presente y proyecta su futuro. Esta información, si no nos ha llegado en su momento, la podemos recibir después, por medio del “masaje de nacimiento“, en el que profundizaremos en un próximo artículo. (Está más abajo)

Alejandro Jodorowsky.
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Masaje de Nacimiento.

¿Para qué sirve el masaje de nacimiento?
Sirve para que el inconsciente sepa lo positivo que es nacer bien. Dice Alejandro Jodorowsky que este es un conocimiento que pertenece a la humanidad. No es propiedad de los especialistas ni de los terapeutas. Es como si te psicoanalizara un vecino, o el cine estuviera fuera de las salas de proyección, o todos ejercemos de curanderos con nuestros amigos.

Todo esto requiere una gran honestidad, hay que domar al “ego”. Se debe hacer al margen de nuestra profesión para ayudar a la gente…al tiempo que nos curamos a nosotros mismos. (En general se desaconseja la profesión de terapeuta, ya que nos obliga a vivir de nuestros pacientes, y no a curarlos. Ser terapeuta es como generar dependencias. Como el “transfer” en el psicoanálisis, pagando a un papá o una mamá como si se tratara de una prostituta para poder decirle lo que te viene en gana).

¿En que consiste el masaje de nacimiento?
No consiste en volver a pasar por el acto de nacer nuevamente…aunque es cierto que hay terapias que van en esa dirección (y que resultan peligrosas por los elevados niveles de intensidad a los que someten a sus consultantes). El sufrimiento es infinito, y tiene poco sentido ir en esa dirección.
Como dice Cristóbal Jodorowsky, el proceso se lleva a cabo a través del cuerpo para lograr que la persona integre esta nueva información orgánicamente. El mensaje afectivo debe de ser comprendido por todas las células.

Alejandro Jodorowsky propone que dos personas: mujer y hombre ejerzan el papel de nuestros padres. A veces se comienza con una confrontación, descargando toda la carga afectiva que la persona tiene hacia sus padres, e incluso realizando algún acto psicomágico. Por ejemplo si un hombre había sido deseado como chica, llega vestido de mujer, para desnudarse a continuación y mostrarse tal como es. A continuación, se le lava para liberarlo de toda esa carga del pasado.

Entonces, describe como serían sus padres ideales.

Se sitúan desnudos, dentro de una sábana y acurrucados junto a la mujer que interpreta el papel de nuestra madre.

Situamos a los padres en la posición en que nos gustaría haber sido concebidos y ellos nos irán diciendo desde ese momento de la concepción (que es un acontecimiento que posee una fuerza extraordinaria) lo mucho que somos deseados. Fingirán un gran orgasmo y en ese momento, el sujeto se sitúa en posición fetal en el regazo de la madre, cubiertos con una sábana y con un cordón rojo de tres metros atado a las cinturas del ella y del “cigoto”.

A continuación nos describirán todo el proceso por el que vamos a pasar durante los nueve meses de gestación, siempre visto desde la máxima positividad posible. Al mismo tiempo hablarán de sus sentimientos de agradecimiento y honor por participar en el desarrollo de ese nuevo ser. El padre hablará con su boca pegada a la sábana, para que su voz le llegue lo más próxima posible.

Después, llegará el momento del parto. El “feto” se situará en posición para nacer. La madre abrirá las piernas y el padre ayudará a sacar su cabeza. Con sus manos simulará las paredes de la vagina y luego hará un círculo con sus propios brazos por medio del cual irá pasando el “recién nacido”, al que le debe llegar la orden de que se le ayuda a nacer (para que quede borrada la huella de que se le entorpeció el nacimiento). La madre corta el cordón umbilical y ambos padres lo sostienen cantándole y meciéndolo con extrema dulzura. Lo lavan con esponja vegetal, le pueden poner polvos de talco, perfume…lo visten y festejan su sexo, tanto si es niño como si es niña.

Luego lo acompañan a la puerta y lo despiden. Lo entregan al mundo.

"Sobre La Puntualidad"


-¿Para qué sirve la puntualidad?.

-Para conducir el tiempo, en lugar de dejarnos conducir por él.

*

-¿Cómo mejorar mi puntualidad y ser mas responsable con mis actividades?, me cuesta trabajo llegar a tiempo y ser constante!.

-Querido nene, compra un reloj de bolsillo y durante 7 días anda disfrazado del conejo de “Alicia en el país de las maravillas”.

Alejandro Jodorowsky.

***

“¿Qué Hora Es?”

Una sencilla e inocente pregunta, pero no para los palestinos estos días. El reloj se ha convertido este fin de semana en un símbolo más de la escisión interna.

Efectivamente, las tensiones entre el grupo islamista Hamas y el nacionalista Al Fatah han llegado incluso a las agujas del reloj. Si usted es un palestino que vive en la Cisjordania tendrá una hora más que si está en la Franja de Gaza.
La razón es que el Gobierno islamista de Ismail Haniya, ha avanzado el reloj este fin de semana, pasando ya al horario de invierno. El Gobierno de Al Fatah en Ramala no tiene prisa y lo hará este lunes, de acuerdo a la aparición de la luna, que da inicio el mes sagrado musulmán del Ramadán.

Esta noticia de actualidad me hace reflexionar sobre el tema del reloj. Podemos tratar de interpretar las señales de los relojes, me permito lanzar unas ideas sobre este tema:

1.- Puede que no tengamos reloj, ya que no queremos estar sometidos a la dictadura del tiempo, queremos ser libres para poder improvisar sobre la marcha. O por el contrario que en nuestra casa haya 20 relojes funcionando al mismo tiempo, lo que nos dará una indicación sobre nuestra necesidad de controlar el tiempo, de tenerlo todo planificado y organizado con mucha antelación.

2.- Si tenemos uno que se avería con frecuencia podemos pensar que la vida nos dice que hagamos un alto y nos reorganicemos.

3.- Con un reloj que atrasa por sistema, el destino parece decirnos que vayamos más despacio a la hora de tomar decisiones. Un reloj que adelanta es una metáfora de nuestra precipitación constante. (Ser puntual significa llegar a la hora en punto, no una hora después ni tampoco una hora antes).

4.- Perder el reloj es una posible señal que nos muestra nuestras constantes pérdidas de tiempo y de energía en el día a día.

5.-Llevar el reloj siempre adelantado, puede ser señal de exigencia por la puntualidad, lo cual encierra un miedo a ser rechazados por imperfectos.

6.-En la muñeca o en la pared un reloj que perteneció a algún antepasado, es signo de querer vivir su tiempo, su historia, puede que inconscientemente queramos resolver lo que en su tiempo quedó irresuelto.

7.-Regalar un reloj es pedir que nos dediquen tiempo.

8.-Roturas constantes del cristal del reloj, pueden significar que estamos derrochando un exceso de energía en tareas que nos son insatisfactorias y que dejamos atrás las que son placenteras.

9.-Preferir el reloj digital al analógico, o al revés, es un reflejo de nuestra forma dominante de analizar le interpretar la realidad. Los relojes de pared son un todo universo simbólico a interpretar: simulan sonidos de pájaros, campanas, melodías musicales… En general sus dispares formas y melodías responden a la pregunta de “¿dónde te gustaría pasar tu tiempo?”

10.-Ser coleccionista de relojes de manera obsesiva, es señal de una incómoda desorientación espacio-temporal, persona que le ha tocado vivir en un tiempo equivocado, desempeñando el papel de algún antepasado, en otra época histórica, en otro lugar geográfico o incluso peor aún, en ningún tiempo, por sentir que se ha querido que no esté “presente”.

Plano Creativo.

miércoles, 28 de marzo de 2012

"El Poder Curativo de la Palabra". Por Brad Hunter.


La palabra, junto con el poder de la vibración es capaz de crear, sanar y también destruir.

La teoría indica que cuando focalizamos nuestra mente en algo, y a esto le sumamos el sentimiento y la emoción para finalmente expresarlo, estamos exteriorizando y materializando un poder que estará afectando los reinados de la materia

Lo que le dices a tu semejante, te lo dices a ti mismo

Si cada uno de nosotros estuviésemos conscientes de que la energía liberada en cada palabra afecta no sólo a quien se la dirigimos sino también a nosotros mismos y al mundo que nos rodea, comenzaríamos a cuidar más lo que decimos.

Los antiguos esenios sabían de la existencia de un enorme poder contenido en la oración, el verbo y la palabra. Los antiguos alfabetos, como el sánscrito, el arameo y el lenguaje hebreo son fuentes de poder en sí mismos. Los esenios utilizaron la energía que canaliza el lenguaje – la cual era la manifestación final del pensamiento, la emoción y el sentimiento- para manifestar en la realidad la calidad de vida que deseaban experimentar en este mundo. En las culturas del antiguo Oriente eran utilizados los mantras, los rezos, los cánticos y las plegarias con una intención predeterminada como técnicas para materializar estados internos y programar, de una forma ignorada por nosotros en la actualidad, realidades pensadas, deseadas y afirmadas previamente.

Los estudios realizados por físicos cuánticos comienzan a redescubrir y validar el enorme conocimiento olvidado de antiguas culturas ancestrales. Un conocimiento que se encuentra aún escondido y olvidado y que nos aportaría el poder de cambiar nuestro mundo.

Las palabras pueden programar el ADN

La más reciente investigación científica rusa apunta a que el ADN puede ser influido y reprogramado por palabras y frecuencias, sin seccionar ni reemplazar genes individuales. Solo el 10% de nuestro ADN se utiliza para construir proteínas, y este pequeño porcentaje del total que compone el ADN es el que estudian los investigadores occidentales. El otro 90% es considerado “ADN chatarra”. Sin embargo los investigadores rusos, convencidos de que la naturaleza no es tonta, reunieron a lingüistas y genetistas -en un estudio sin precedentes- , para explorar ese 90% de “ADN chatarra”.

Los resultados arrojaron conclusiones impensadas: según los estudios, nuestro ADN no sólo es el responsable de la construcción de nuestro cuerpo, sino que también sirve como almacén de información y para la comunicación a toda escala de la biología. Los lingüistas rusos descubrieron que el código genético, especialmente en el aparentemente inútil 90%, sigue las mismas reglas de todos nuestros lenguajes humanos. Compararon las reglas de sintaxis (la forma en que se colocan juntas las palabras para formar frases y oraciones), la semántica (el estudio del significado del lenguaje) y las reglas gramaticales básicas y así descubrieron que los alcalinos de nuestro ADN siguen una gramática regular y sí tienen reglas fijas, tal como nuestros idiomas.

Por lo tanto, los lenguajes humanos no aparecieron coincidentemente, sino que son un reflejo de nuestro ADN inherente. El biofísico y biólogo molecular ruso Pjotr Garjajev y sus colegas también exploraron el comportamiento vibratorio del ADN. “Los cromosomas vivos funcionan como computadoras solitónicas/holográficas usando la radiación láser del ADN endógeno”. Eso significa que uno simplemente puede usar palabras y oraciones del lenguaje humano para influir sobre el ADN o reprogramarlo.

Los maestros espirituales y religiosos de la antigüedad han sabido, desde hace miles de años, que nuestro cuerpo se puede programar por medio del lenguaje, las palabras y el pensamiento. Ahora eso se ha probado y explicado científicamente. La sorpresa mayor fue descubrir la manera en que el 90% del “ADN Chatarra” almacena la información. “Imaginemos una biblioteca que en lugar de archivar miles de libros sólo guarda el alfabeto común a todos los libros, entonces, cuando uno solicita la información de un determinado libro, el alfabeto reúne todo lo contenido en sus páginas y nos lo pone a nuestra disposición”, aclaró Garjajev. Esto nos abre las puertas a un misterio aún mayor: que la verdadera “biblioteca” estaría fuera de nuestros cuerpos en algún lugar desconocido del cosmos y que el ADN estaría en comunicación permanente con este reservorio universal de conocimiento.

La evidencia inesperada

El investigador Dan Winter, que desarrollara un programa de computación para estudiar las ondas sinusoidales que emite el corazón bajo respuestas emocionales, en una fase de la investigación con sus colegas, Fred Wolf y Carlos Suárez, analizó las vibraciones del lenguaje hebreo con un espectrograma. Lo que descubrieron fue que los pictogramas que representan los símbolos del alfabeto hebreo se correspondían exactamente con la figura que conforma la longitud de onda del sonido de cada palabra.

Es decir que la forma de cada letra era la exacta figura que formaba dicha longitud de onda al ser vocalizada. También comprobaron que los símbolos que conforman el alfabeto son representaciones geométricas. En el caso del alfabeto hebreo, las 22 gráficos utilizados como letras son 22 nombres propios originalmente usados para designar diferentes estados o estructuras de una única energía cósmica sagrada, la cual es la esencia y semblanza de todo lo que es. El libro del Génesis está escrito en este lenguaje.

Las letras de los antiguos alfabetos son formas estructuradas de energía vibracional que proyectan fuerzas propias de la estructura geométrica de la creación. De esta manera, con el lenguaje se puede tanto crear como destruir. El ser humano potencia el poder contenido en los alfabetos al sumarle el poder de su propia intención. Eso nos convierte en responsables directos de los procesos creacionales o destructivos en la vida. y con tan solo ¡la palabra!

El poder curativo de la palabra

Existe una capacidad demostrada en la que la palabra puede afectar la programación del ADN. La salud podría conservarse indefinidamente si nos orientamos en pensamientos, sentimientos, emociones y palabras creativas y, por sobre todo, bien intencionadas.

Los estudios del Instituto Heart Math nos abren un nuevo panorama hacia la curación, no solo de los humanos enfermos, sino también para la sanación planetaria. El instituto cree en la existencia de lo que ellos dieron en llamar “híper-comunicación”, una especie de red de Internet bajo la cual todos los organismos vivos estarían conectados y comunicados permitiendo la existencia de la llamada “conciencia colectiva”.

El Hearth Math declara que si todos los seres humanos fuéramos conscientes de la existencia de esta matriz de comunicación entre los seres vivos, y trabajáramos en la unificación de pensamientos con objetivos mancomunados, seríamos capaces de logros impensados, como la reversión repentina de procesos climáticos adversos.

El poder de los rezos, oraciones y peticiones, tal como nos lo han legado los antiguos esenios -potenciado por millares de personas-, nos otorgaría un poder que superaría al de cualquier potencia militar que quisiera imponernos su voluntad por la fuerza.

Este poder ha sido demostrado en especies animales como los delfines, que trabajan unificados en objetivos comunes. Los delfines utilizan patrones geométricos de híper-comunicación, ultrasonido y resonancias que les sirven para interactuar con las grillas energéticas del planeta. Estos animales poseen la capacidad de producir estructuras sónicas geométricas y armónicas bajo el agua. Podríamos afirmar que los delfines ayudan más a mantener el equilibrio planetario de lo que lo hacen los humanos.

UN APORTE....

•Cada palabra tiene fuerza cósmica vibracional para sanarse.

•Cada palabra tiene su dualidad.

•Cada palabra usada negativamente en contra alguien provocará una acción y tendrá como respuesta una reacción, posteriormente una contrareacción y terminará con una afectación para ambas partes...

•Cada palabra tiene sentido material y espiritual.

•Cada palabra plasmada se va al infinito y regresa con su misma fuerza ya sea positiva o negativa...

•Cada palabra empleada en una oración, tiene su efecto divino...

•Cada palabra expresada con amor, se llenara de creaciones infinitas de dios o de los ángeles...

•Cada palabra empleada en un juramento tendrá su fuerza constructiva y destructiva si se usa para justificar o manipular...

•Cada palabra expresada con los pensamientos tendrá más fuerza cósmica positiva o negativa.

•Todos somos creadores a través del poder de la palabra.

•Todos tenemos el verbo divino cuando nos sensibilizamos espiritualmente...

Si alguien te hizo un daño, es mejor lanzar una bendición que una maldición porque todo tiene su causa y efecto... y se puede convertirse en un karma cualquier pensamiento negativo de malas acciones, de venganza, de intento de causar un daño mayor en cualquiera de las formas...

Benditas sean todas las palabras expresadas con amor, con bendiciones y con alto sentido espiritual avanzaremos mas por el camino a la divinidad y así limpiaremos nuestros karmas.

Por Brad Hunter.

Miccael Sais (Colaborador Paraestarbien.cl)
http://miccaelsais.blogspot.com/

"Fibromialgia: Emociones No Expresadas".


¿Qué es la Fibromialgia?

Se refiere a un trastorno musculoesquelético que se caracteriza principalmente por una fatiga extrema, rigidez variable de los músculos, tendones y tejido blando que los rodea, acompañado de un dolor persistente de los mismos. Al margen de estas características físicas encontramos otras de índole psicológico, como dificultades en el sueño, rigidez por la mañana, cefaleas, problemas con el pensamiento y la memoria (lagunas mentales), ansiedad, que imposibilitan mucho la cotidianidad de la persona que la padece.

¿Qué implicación tienen las emociones en la Fibromialgia?

Los malestares emocionales junto con su represión provocan un estrés elevado en el individuo, dicho estrés cuando no es controlado se hace crónico y es aquí cuando empiezan a emerger toda una serie de enfermedades, entre ellas la Fibromialgia.

Las personas que tienden al perfeccionismo, a la necesidad de ser valorados y amados por aquellos que le rodean, en definitiva, aquellos que buscan la aprobación en todo lo que hacen, tienden a dejar de hacer lo que les gusta por miedo a no ser entendidos, reprimen sus impulsos, sus pensamientos y sus emociones. Esto hace que su cuerpo viva en una constante tensión que traducida al lenguaje corporal se convierte en dolores de estómago, de cabeza, etc. Partiendo de esta premisa podríamos catalogar a la Fibromialgia como la enfermedad de las emociones no expresadas, cuyo principal síntoma es el dolor.

Suele darse en personas con grandes expectativas, perfeccionistas, responsables, pero a su vez obstinadas, rígidas en el trato, que no suelen dar su brazo a torcer. Evidentemente no todo el mundo es igual, siempre hay particularidades a tener en cuenta.

Dos grandes características de la personalidad que se asocian a pacientes con Fibromialgia son la ira y el orgullo reprimido, estas emociones negativas van muy de la mano del dolor al que se ven expuestas ¿quién no se enfada cuando se siente mal?. Suelen tener poca tolerancia a la crítica y no se ven como los describen. Cada desengaño o desilusión que sufren acaba representando una herida abierta que va apoderándose de su cuerpo. Tienden a tomarse cualquier cosa como un ataque a su persona y sobre todo hablan de incomprensión con respecto a su situación.

Dada las características emocionales y de personalidad que sustentan, cuando se enteran de que padecen un trastorno crónico tienen tendencia a caer en depresión. De repente se les desmorona el mundo que habían creado para ellos y todo lo ven negro.

Todas las enfermedades expresan algo, emocionalmente hablando, y para poder superarlas hay que partir de la aceptación. Debemos asumir que padecemos esta enfermedad para así poder integrar ese pensamiento en nuestro día a día y aprender a combatirla con la mejor de las voluntades. Una vez más la actitud que adoptemos ante los problemas que la vida nos plantea es determinante. En el momento que asumimos que el trastorno forma parte de nosotros, podemos replantearnos la vida y ser capaces de cambiar.

¿Cómo empezar a combatir la Fibromialgia?

Lo primero que debe hacer la persona es cambiar de estilo de vida, es básico bajar los niveles de estrés a los que ha estado sometido todo este tiempo y dejar aparcada la auto exigencia. Después debe aprender a establecer límites a su malestar emocional, o lo que es lo mismo, decir no sin sentirse culpable. Debe aprender a perdonar a las personas que considera le han agredido y sobre todo perdonarse a si mismo por exigirse tanto. Hay que tener algo muy claro, la felicidad no es algo que se encuentra por la calle, ésta está en el interior de cada uno de nosotros, y es algo que olvidamos con frecuencia.

Lo primordial es que se deje de ver como víctima y asuma la responsabilidad de sus acciones, pensamientos y emociones. El ser consciente de que soy responsable de lo que me pasa es el primer paso para la curación, porque si yo me lo he creado yo me lo puedo quitar si le pongo la actitud y perseverancia correctas.

Hay que trabajar la empatía como forma de mejorar las relaciones personales. Uno tiene que tener la capacidad de ponerse en la piel del otro y asumir que éste no tiene por qué pensar ni ver las cosas como lo hacemos nosotros. En el momento que se desarrolla esta capacidad las tensiones se ven muy reducidas. De la misma manera que trabajando la asertividad, es decir comunicarse diciendo siempre lo que uno piensa y siente sin entrar a herir a nuestro interlocutor, se llega a dialogar de forma que lo que en un principio pudo haber sido una defensa ante un supuesto ataque, se convierta en un diálogo sin presencia de tensiones emocionales que deriven en malestares físicos o psicológicos.

En definitiva la actitud es tomarse la enfermedad como una oportunidad para cambiar y crecer como persona, y no como una adversidad de la que no podemos salir.

Ciara Molina.
Psicóloga Cognitivo Conductual especialista en Gestión Emocional

martes, 27 de marzo de 2012

"Descubre Quien Fuiste En Tus Vidas Pasadas"


Llegó la feria ambulante al pueblo una tarde de verano y llenó su desolada alameda con atracciones, farolillos y puestos entoldados. En uno de ellos se podía leer en su rótulo: “Descubre quien fuiste en tus vidas pasadas”. Un joven curioso, entró en él para conocer los personajes importantes en los se había encarnado su alma hasta el momento.

La vidente lo recibió bajo una lona estampada de estrellas, lo escaneó con su mirada y le dijo:

“Veo cuatro cuerpos de personajes significativos que han sido en otros tiempos vehículos para tu alma: un genio capaz de inventar grandes útiles para la humanidad, un santo entregado con amor a su prójimo, un gran héroe lleno de energía para conquistar el mundo y un magnífico campeón que casi le gana la batalla a la muerte”.

El joven pagó a la mujer, satisfecho con el mensaje recibido, y siguió visitando el recinto…
Cuando el calendario marcó el fin de la feria y la alameda quedó otra vez desierta, en el suelo de dónde estuvo aquel puesto de toldo estrellado, quedó olvidado su cartel anunciador. En su reverso ponía:

“Esos personajes que idealizas de tu pasado estan vivos en ti, como capacidades potenciales dispuestas para ser exploradas y realizadas en el presente”.

Carmen Sol.
Imagen: Sammie Jeanne.
Plano Creativo.

Einstein : “La Clave No Es Encontrar Las Respuestas A Viejas Preguntas, Sino Hacernos Nuevas Preguntas”.


Una de las maneras más rápidas y potentes de llevar nuestra atención a un determinado lugar es por medio de las preguntas. Toda pregunta es una invitación a mirar en una dirección determinada. Tal vez por eso, Einstein nos decía que la clave no es encontrar las respuestas a viejas preguntas, sino hacernos nuevas preguntas, preguntas que nunca antes nos hayamos formulado. Cuando la ciencia se hace una pregunta, esta sencilla pregunta tiene la capacidad de abrir toda una línea de investigación. Por eso, el joven Einstein, en una ocasión en la que iba en bicicleta, se hizo una pregunta: ¿Qué pasaría si fuera en bicicleta a la velocidad de la luz y encendiera mi faro? ¿Se vería?”. Durante diez años reflexionó sobre esta pregunta. El resultado fue la formulación de la teoría de la relatividad.

Mario Alonso Puig, en “Reinventarse” (ed. plataforma)
Plano Creativo.

"Secretos de Familia". A.Jodorowsky y Marianne Costa.


¿Qué es la familia?

La familia es lo permanente, estaba antes de que llegáramos, le pertenecemos mientras vivamos y seguirá existiendo después de nosotros. Es una generación de vivos, que caminan como mínimo con dos generaciones de muertos a la espalda hasta la línea de meta, donde le toca subirse a la espalda de la siguiente generación de vivos.

¿Yo soy mi familia?

Recordemos que desde la perspectiva de la psicogenealogía Jodorowskyana, cada uno de nosotros está habitado por las tres generaciones que lo preceden, lo que hace un mínimo de catorce personas. Desde esta perspectiva, consideramos que los secretos guardados en una generación son un manantial insano de traumas y conflictos para los que lleguen detrás, “es agua sucia” como diría Marianne Costa.

¿Hay alguna relación entre la enfermedad y los secretos familiares?

La relación entre enfermedad y secretos familiares se hace bastante evidente en el estudio de los árboles genealógicos. La familia es como una olla psicológica llena de secretos, tabúes, silencios, vergüenzas. Hay asesinatos, locura, robos, ifidelidades, cárcel, incesto, abusos… Así, la enfermedad no es la solución del problema, sino una invitación a enfrentar un conflicto familiar que se ha mantenido secreto. Como escribió Françoise Dolto: “Lo que es callado en la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo”.

¿Qué cosas, a nivel psicogenealógico, vamos cargando en el cuerpo?

En el lado derecho… está la herencia paterna.

Lado izquierdo…herencia materna.

El vientre…la madre.

Problemas de espalda…cargas a los padres.

Padres divorciados o separados…puntas de los pies se separan.

Miedo a la sexualidad…pelvis movida hacia atrás.

No te han amado…pecho endurecido e insensible.

¿Si no uso palabras para expresar mi dolor, lo expresaré con mi cuerpo?

Anne Ancelin Schützenberger lo ha estudiado a fondo: “Los duelos no hechos, las lágrimas no derramadas, los secretos de familia, las identificaciones inconscientes y lealtades familiares invisibles” pasean sobre los hijos y los descendientes. “Lo que no se expresa por palabras se expresa por dolores”. O por accidentes, como el caso de una biznieta que pierde su virginidad por accidente a los siete años (jugando al salto de pértiga) y estudiando su árbol, descubre que su bisabuela fue fruto de una violación, concebida en la misma fecha que ocurrió el episodio.

¿Cómo se pueden observar los secretos en el árbol genealógico?

Cuando el árbol quiere desvelarte un secreto, crea una estructura, algo que se repite, con eso pretende llamar tu atención. Por ejemplo una fecha que se repite, un estilo de elección de la pareja, unos accidentes con ingredientes similares. Estos secretos se guardan por vergüenza, por pudor, por proteger a los niños o autoprotegerse ante la sociedad.

¿Dónde se sitúan esos secretos?

Cada secreto que tenemos está en el estrato que le corresponde (los cuatro egos):

-Mis ideas locas secretas, podemos identificarlas en el nivel de mis bisabuelos.

-Mis emociones secretas, están en mis abuelos.

-Mis secretos sexuales-creativos, están en mis padres.

-Mis secretos materiales, de territorio, están en mis hermanos.

Cuando el secreto lo porta un miembro de la familia, éste lo vive como un cuerpo extraño y molesto, su cuerpo lo vive como un tumor o un bolo alimenticio que tiene que salir a fuera. Nunca debemos contar secretos a los niños, es un Abuso con mayúsculas.

Sabemos además el poder de la comunicación no verbal, si alguien delante de ti se calla una información importante, se delatará tarde o temprano con algún gesto inconsciente. Freud decía que “Aquel cuyos labios callan, conversa con la punta de los dedos. Se traiciona por todos los poros”.

Claudine Vegh decía que “…vale más saber una verdad, aun cuando sea difícil, vergonzosa o trágica, que ocultarla, porque aquello que se calla, es subordinado o adivinado por los otros y ese secreto, se convierte en un traumatismo más grave a largo plazo”.

Los secretos hay que airearlos si son del presente, de la manera más adecuada y en el momento más propicio, o sanarlos con la psicomagia si son del pasado. Una herramienta útil es dibujar el árbol sanado: se trata de hacer una obra en la que representemos a todos los miembros, con dibujos o fotografías pegadas a modo de collage. A cada uno le pondremos su finalidad cumplida, todo aquello que les damos nos lo damos a nosotros mismos, y ahí aparecerán todos los secretos convertidos en bendiciones. He aquí un ejemplo:

El árbol guarda secretos, al tiempo que puede intentar desvelarlos. En todo árbol aparece en un momento determinado un héroe, el que lo sana y se sana, aquel que se atreve a construir el árbol genealógico. No existen los árboles sanos porque vivimos en una sociedad enferma.
“La sanación del árbol consiste en quitar la repetición, comprenderla, o repetirla en una forma positiva”.

Alejandro Jodorowsky.
Plano Creativo.

lunes, 26 de marzo de 2012

Jung: “No Se Curará De Sus Enfermedades, Son Las Enfermedades Que Lo Curarán”


“La enfermedad es un conflicto entre el espíritu y el alma. La curación final y total viene del interior”.

Edward Bach.

**

“A quien desee la salud, hay que preguntarle primero si está dispuesto a suprimir las causas de su enfermedad. Sólo entonces será posible ayudarle”.

Hipócrates.

***

“To­das las enfermedades, hasta las más crueles, eran una forma de espectáculo. En la base había una protesta contra una ca­rencia de amor y la prohibición de cualquier palabra o gesto que evidenciara esa falta. Lo no dicho, lo no expresado, el se­creto, podía llegar a convertirse en enfermedad. El alma in­fantil, ahogada por la prohibición, elimina las defensas orgá­nicas para permitir la entrada del mal que le dará la oportunidad de expresar su desolación. La enfermedad es una metáfora. Es la protesta de un niño convertida en representación”.

Alejandro Jodorowsky, en “La danza de la realidad”.
Plano Creativo.

***


Marianne Costa: Entre las cinco palabras las más buscadas por los internautas se encuentra : “enfermedad”.

En el Tarot, esta representada por el arcano XII – colgando de pie, cabeza abajo, los brazos cruzados detrás de la espalda, él encarna a la vez la impotencia, el estancamiento, pero también la posibilidad de una reflexión profunda y de un encuentro consigo mismo.

¿Pero de donde viene la enfermedad? ¿Y qué es en realidad?

Para tradiciones chamánicas, la enfermedad es siempre algo que se nos echa encima: maldición o montón de basura. Puede ser también una desgracia que se encuentra en nuestro camino. En todo caso, es algo ajeno, un elemento exterior a nuestro ser esencial, que fundamentalmente no forma parte de nosotros. Sin embargo, todos hemos vivido la experiencia de sentírnos identificados a nuestra enfermedad (sea física o psíquica), sobre todo cuando el dolor se hace extremo, al punto de amenazar nuestra vida. Esta sensación ”mi enfermedad soy yo” es muy convincente. Tenemos que movilizar todos los recursos de nuestra concentración, sabiduría y amor para lograr considerar la enfermedad como un maestro que nos señala una mutación necesaria.

¿Entonces quién está enfermo? ¿Qué es la enfermedad? Jodorowsky dijo varias veces, como de broma: “intentaré vivir hasta los 120 años si mi ego no me mata antes”. En realidad no es ningun chiste: el ego nos enferma y nos mata. En el ego la enfermedad se puede enraizar. ¿Pero qué es el ego en la perspectiva metagenealógica?

Podemos también llamarle “el niño persistente”. Esta formulación puede sorprender a quienes tengan el culto del “niño interior”. Pero no hay que confundir al niño sano (es decir la capacidad que tiene un joven sistema nervioso, todavia muy energético, de aprender, maravillarse, jugar, ensayar y equivocarse), quien representa nuestro fundamento creativo, con el niño enfermo, herido y agobiado por prohibiciones y órdenes heredadas del árbol genealógico, quien escoge soluciones repetitivas para no desagradar al clan. Esta es la matriz de nuestro ego tóxico.

La totalidad de nuestros problemas, conflictos y sufrimientos tienen su origen en el “niño persistente”. Esta personalidad adquirida, y por lo tanto ilusoria, nos acompaña hasta la muerte. Tenemos que domarlo, es decir enseñarle a inclinarse con amor y reverencia delante de nuestro ser esencial, libre, creativo y absolutamente cariñoso. Cuando el ego se hace servidor del ser esencial, el niño persistente le cede el sitio al niño sano y creativo. Entonces cumplimos nuestra “misión de vida”, es decir la Conciencia universal se expresa en forma original a través de nosotros. Nos hacemos carpinter@s, pintor@s, triunfamos en los negocios, criamos a nuestros hijos o abrimos una tienda de uñas postizas. Toda actividad es sagrada cuando emana de la personalidad auténtica.

La dinámica de base en el árbol genealógico es precisamente esta lucha entre las fuerzas creativas, nacidas de nuestra Conciencia esencial, y la tendencia profundamente humana a repetir lo conocido, obedeciendo al clan, lo que nos conduce poco a poco a vivir sólo por imitación. En este sentido “el ego nos mata”, repitiendo las enfermedades del árbol, aplicando remedios falsos, buscando sin cesar, en un pasado químerico, la aprobación de los adultos que nos criaron.

Las situaciones del pasado se reproducen sin fin, bajo formas diferentes, y nuestra tentación fundamental (la del niño persistente) es esperar que la situación cambie sin tener que cambiar nosotr@s mism@s. Por ejemplo: soy una mujer y tuve un padre ausente; me enamoro de un hombre ausente y me comporto como una niña abandonada, esperando que este hombre vaya a cambiar. O soy un chico y tuve una madre “santa”, meritoria, sexualmente frustrada y castradora ; voy a partir mi vida emocional en dos, por un lado con una esposa “santificada” y por el otro, con una amante sexual. Viviré en una culpabilidad constante, agotado y ansioso, incapaz de reunir estas dos imágenes de la mujer. Millares de situaciones infantiles se reproducen así en el curso de nuestra vida, engendrando conflictos, tragedias, dándonos cada vez el sombrío placer de revivir el mismo guión.

Cuando ya no podemos más, pedimos la ayuda de un maestro espiritual o de un terapeuta. Nos declaramos por fin “enferm@”, psíquicamente físicamente, y con lucidez nos damos cuenta que esta vida no es nuestra.

Pero a estas alturas, la inmensa mayoría llega con un pedido mas enfermo todavia: el de ser tratad@s pero no de curar. Nos negamos a emprender la mutación.

Mutar es soltar la identidad adquirida, este “yo” al cual nos aferramos como un bebé al pecho de su madre. El miedo a la muerte nos mantiene en la enfermedad.

¿En qué consiste la mutación? En una conciencia implacable de nuestras proyecciones, de las astucias y de las manifestaciones de este niño persistente. No hay que querer borrarlo: nunca desaparecerá, pero su influencia puede volverse menos imperiosa. Estamos tan identificados a nuestros deseos irrealizados, a nuestros sentimientos negativos, a nuestros pensamientos estrechos y a nuestros límites materiales que acabamos tomándolos por nuestro ser esencial. Esta es la última trampa del árbol, y la más poderosa: la persistencia tiránica del niño irréalizado quien se hace pasar por un adulto ofendido, enérgico, rígido, competente, colérico, culpable, seductor, etc.
Durante mi estancia en Hauteville, el ashram de Arnaud Desjardins, me citaron esta frase maravillosa de Daniel Morin quien fue mucho tiempo un colaborador muy próximo de Arnaud: “cuando me levanto por la mañana, el discípulo esta cansado, pero el ego esta fenomenal”. El “discipulo” es la parte de nosotros capaz de disciplinarse. Pero todos conocemos la indisciplina, esta pereza esencial que nos impide hacer lo que tenemos que hacer. Es un estado donde voluntariamente olvidamos que vamos a morir, y nos comportamos como si tuviéramos toda la vida delante de nosotros. En el plano psicológico podriamos decir: “el adulto consciente esta cansado pero el niño persistente esta fenomenal”. Esta es la lucidez que necesitamos cuando nos dejamos manipular por las creencias, los sentimientos negativos, las frustraciones y los miedos.

El niño persistente pisa, exige, niega la realidad tal como es, quiere una varita mágica para cambiar su entorno. Quiere volver a la infancia y qué, mágicamente, las circunstancias de esta infancia hayan cambiado. Quiere un papá y una mamá perfectos, pero sin tener que crecer. Esta varita mágica no existe. Pero en lugar de hacernos conscientes, seguimos proyectando la esperanza de esta perfección sobre el resto del mundo: amantes, amigos, dueños, terapeutas, todos tendrian que ser super-papá y super-mamá. Cuando la realidad se hacer evidente, tenemos ataques de rabia, de desesperación o de asco, dicidendo que nos “traicionaron”, “nos insultaron “, “nos decepcionaron”. En realidad el otro siempre ha sido tal como es, y hace lo que puede.

Tenemos que salir de la niñez persistente y crecer. Para lograrlo y salir de la trampa del árbol, la unica solución es vernos a nosotros mismos. Es bastante terrorifico. De repente nos damos cuenta : “esta cólera me pertenece”… ” fui agresivo, manipulado por la violencia de mi árbol “… “tengo una atracción irresistible hacia esta persona porque me puede hacer sufrir tanto como mi padre lo hacía”…

Es mucho más comodo, frente a nuestras dificultades, elegir soluciones ya hechas o culpar a los demas. Sin embargo, vale la pena emprender la mutación, y conocer su sabor inimitable. Llegaremos a agradecer a aquellos quienes hacen el esfuerzo de hacernos conscientes. Llegaremos a la paz, y cuando surge una reaccion compulsiva, la miraremos con valor pensando “es interesante, mi árbol se manifiesta dentro de mi”.
Haciendo este esfuerzo esencial, uno puede sanar su árbol, estableciendose firmemente en una posición adulta y consciente. Es entonces cuando se convierte en el “fruto sabroso” que alimentará el mundo.

En este estado, si el ego tan tramposo nos enferma, viviremos la enfermedad como una aventura más, un viaje del cual la destinacion puede ser la curación física, efímera, o una muerte serena, como la que Arnaud Desjardins acaba de vivir, haciendonos el regalo inestimable de su paz absoluta cuando dejó su cuerpo el último 10 de agosto.

Plano Creativo.

viernes, 23 de marzo de 2012

Gónadas, Ovarios Y Testículos, Sedes De La Creación.


Las gónadas (del griego gone = semilla), son los órganos reproductores de los animales que producen los gametos, o células sexuales. En los vertebrados también desempeñan una función hormonal, por lo cual también se les llama glándulas genitales. En el ser humano las gónadas sólo adquieren caracteres morfológicos masculino o femenino en la séptima semana de la gestación.

-Las gónadas femeninas se llaman ovarios.
-Las gónadas masculinas se llaman testículos.


Sin embargo, el pertenecer a un sexo determinado no sólo depende de nacer con ovarios o con testículos, la identidad sexual puede llegar a ser algo complejo.

Los óvulos están contenidos en el ovario y la mujer ya dispone de 2 millones de ellos nada más nacer y ya no fabricará más. Cuando llega a la pubertad ya sólo le quedan 400.000 que son los realmente aptos para la reproducción. Los ovarios trabajan de forma alterna, cada ciclo menstrual, y hasta llegar a la menopausia, uno de ellos deja partir a un óvulo para que madure y procree. Representan las cualidades creativas y la fertilidad. Problemas en los ovarios señalan bloqueos en la esfera creativa de la vida.

Los ovarios producen las hormonas femeninas más importantes, estrógeno y progesterona. Los ovarios también producen una pequeña cantidad de la hormona masculina, testosterona.

Los testículos son dos glándulas masculinas cuya misión es segregar y almacenar el esperma o líquido seminal. Están situados bajo el pene, en una cubierta o bolsa y por lo general el izquierdo desciende más que el derecho. Además de por su función reproductora, se caracterizan por ser la principal fuente de hormonas masculinas. Estas hormonas controlan el desarrollo de los órganos reproductivos, así como de otras características masculinas como el crecimiento del vello y la barba, el tono de la voz o la amplitud de los hombros. En cada eyaculación hay presentes una media de 80 millones de espermatozoides. Simbolizan el principio masculino, la virilidad, la sexualidad, la fertilidad y la creatividad.

La criptorquídea (o testículos no descendidos) es un trastorno que se observa en los niños cuando uno o ambos testículos no descendieron a la bolsa testicular y las causas se atribuyen a un desequilibrio hormonal. Desde la psicogenealogía, diríamos que la madre lanza al feto masculino una orden en formato de deseo : “quiero que seas niña”.

En general, cualquier dificultad con los testículos puede que nos esté indicando problemas con nuestra creatividad y cierto sentimiento de que no podemos aportar nada al mundo. No tenemos permiso para convertirnos en “sembradores” y se nos obliga a permanecer con un nivel de conciencia infantil.

Por tanto, los ovarios y los testículos son órganos conectados con el ego creativo sexual y la prohibición en esta esfera es la que fundamentalmente provoca la enfermedad. Un acto psicomágico orientado a liberar la energía creativa consiste en teñir los testículos con pintura (inocua) roja.

A veces, a pesar de que la naturaleza nos programa para reproducirnos en pos de la supervivencia de la especie y que nuestro deseo es de ser papá o ser mamá, las gónadas no cumplen con su cometido. Las exploraciones del ginecólogo y del urólogo no aportan conclusiones de hallazgos físicos o funcionales que justifiquen la esterilidad. En esos casos, sería conveniente revisar el árbol genealógico de cada miembro de la pareja porque puede que haya conflictos que resolver en ellos: demasiados hijos no deseados, muertes infantiles, abortos, partos mortales, abusos/violaciones, antepasados que vivieron la maternidad o paternidad a edades tardías… La reparación de estas huellas psicogenealógicas es fundamental para que la pareja pueda concebir al fin el hijo deseado.

Plano Creativo.

"Nuestro Nombre Es El Primer Contrato Con El Que Cargamos"


Cuando bautizamos a un hijo debemos saber que junto con el nombre le pasamos una identidad. Evitemos por tanto los nombres de los antepasados, de antiguos novios o novias, de personajes históricos o novelescos.

Los nombres que recibimos son contratos inconscientes que limitan nuestra libertad y que condicionan nuestra vida. Un nombre repetido es como un contrato al que le hacemos una fotocopia, cuando en el árbol genealógico hay muchas fotocopias el nombre pierde fuerza y queda devaluado.

Según Cristóbal Jodorowsky, el nombre tiene un impacto muy potente sobre la mente. Puede ser un fuerte identificador simbólico de la personalidad, un talismán o una prisión que nos impide ser y crecer.

Ya hemos comentado en otro artículo que en los árboles narcisistas cada generación repite los mismos nombres de sus ancestros y con ello se repiten los destinos.

¿Atraen ciertos barrios a personas cuyo estado emocional corresponde al significado oculto de esos nombres?

Dice Alejandro Jodorowsky que en Santiago de Chile vivió en La plaza Diego de Almagro, un lugar que él sintió como oscuro y triste. Resulta posible pensar que ese lugar era el reflejo de su interior en aquel momento de su vida.

Diego de Almagro fue un conquistador frustrado. Por engañosos consejos de su cómplice Pizarro, partió de Cuzco hacia las tierras inexploradas del Sur creyendo encontrar templos con tesoros fabulosos. Después de muchas calamidades volvió como alma en pena a Cuzco, donde su traidor socio, no queriendo compartir las riquezas robadas a los incas, lo hizo ejecutar.

Podríamos dedicar unos minutos a observar el lugar donde vivimos: en la calle de un poeta, de una santa benefactora, de un descubridor o tal vez en la de un general asesino. Nada es casual, el mundo es como un espejo que nos refleja, cada vez que realizamos una mutación interior también cambia nuestro exterior.

¿Podríamos decir que los nombres tienen una especie de frecuencia que sintoniza con ciertos receptores? ¿Qué tipo de receptores?

Inconscientemente nos sentimos atraídos por cientos nombres que reflejen lo que somos (a veces son exactos y otras veces están ocultos detrás de máscaras, sólo hay similitudes léxicas o fonéticas):

Nuestra parte sana y positiva es un receptor que sintoniza con ciertos nombres, porque nos hacen gozar y sentirnos seguros.

Nuestra parte enferma y negativa es otro receptor que sintoniza nombres determinados, porque hay una intención supraconsciente de resolver el conflicto.

Reflexionemos de nuevo en los nombres de lo que hemos atraído a nuestro mundo:

-El nombre de nuestra empresa, centro de trabajo, escuela…
-El nombre de nuestra pareja, amigos, jefes, profesores…
-Personas que se cruzan en nuestro camino por “accidente” y se llaman exactamente igual que nuestro padre (o madre, hermano…)

¿Hay una programación inscrita en nuestro nombre y apellidos?

Según nos cuenta Alejandro Jodorowsky, tanto el nombre como los apellidos encierran programas mentales que son como semi­llas, de ellos pueden surgir árboles frutales o plantas veneno­sas. En el árbol genealógico los nombres repetidos son vehícu­los de dramas. Es peligroso nacer después de un hermano muerto y recibir el nombre del desaparecido. Eso nos condena a ser el otro, nunca nosotros mismos. Cuando una hija lleva el nombre de una antigua novia de su padre, se ve condenada a ser “la novia de papá” durante toda su vida. Un tío o una tía que se suicidaron convierten su nombre, durante varias generaciones, en vehículo de depresiones. A veces es necesario, para detener esas repeticiones que crean destinos adversos, cambiarse el nombre. El nuevo nombre puede ofrecernos una nueva vida. En forma intuitiva así lo comprendieron la mayoría de los poe­tas chilenos, todos ellos llegados a la fama con seudónimos.

¿Hay ejemplos que nos permitan comprender la importancia del nombre?

Nuestro nombre nos tiene atrapados, ahí está nuestra “individualidad”.

-Barrick Gold (oro en inglés es gold) se convirtió en el mayor productor de oro del mundo.
-Brontis “voz de trueno” se dedica al mundo del teatro con una potente voz…
-Maria, Inmaculada, Consuelo se asocian a la pureza, la virginidad, nombres que exigen perfección absoluta, que nos limitan
-Miguel Ángel, Rafael, Gabriel, los nombres de ángeles dan problemas con la encarnación
-César, poderoso y asociado a la ambición

¿Cómo sé si el nombre que he recibido me perjudica?

Estudiar los nombres del árbol genealógico es igual que acceder al inconsciente. En los nombres encontramos secretos. Es importante ver cómo funciona el nombre que nos dieron.

Algunas cuestiones:

-Lo primero es saber la persona que nos nombró. ¿Papá?, ¿mamá?, ¿abuelo?, ¿la hermana?, ¿el padrino?… El que nombra, toma poder sobre lo nombrado y no es lo mismo llamarme Micaela por mi abuela paterna, si el nombre se le ocurrió a mi padre para repetir el nudo incestuoso, o por mi madre, para ser aceptada en la familia de mi padre, dándole una hija-clon de su suegra.

-¿De pequeño/a me gustaba mi nombre o me hubiese gustado llamarme de otra manera?

Los niños tienen una intuición especial y una fresca desinhibición que les permiten rechazar de pleno lo que les contamina.

-Investigar de donde viene nuestro nombre:

*Si es de algún familiar, es bueno analizar su destino y los caminos que recorrió en su vida, porque probablemente venimos a repetirlos. Llamarse René después de un hermano muerto, es cargar con él toda la vida.

*Si es de alguien significativo para quién nos nombró, nos caerá la carga de darle a éste lo que el otro no le dio.

*Si es de algún personaje histórico, novelesco, as del fútbol o princesa de Mónaco, viviremos frustrados y fracasados si no seguimos el guión.

*Si es por algo material, adquiriremos las propiedades de ese elemento. Por ejemplo, “si me llamo por la muñeca de mi hermana, me convertiré en su muñeca, ella jugará conmigo, me dominará”.

*Si me llamo por algo inmaterial, tenderé a fines abstractos ideados por nuestros padres, desatendiendo lo real e incluso, por oposición a ellos, llegaré a materializar lo contrario a lo que llevo escrito en el nombre. Llamarse Libertad, Paz, Luz, no siempre es sinónimo de ser libre, vivir en paz y tener las cosas claras.

-Los diminutivos: “Me llamo Manuel como mi abuelo, pero me dicen Manolito”, han proyectado en ti la figura de tu abuelo, pero tienes prohibido crecer y superarlo.

-Los nombres compuestos: “Me llamo José Luís, por mi padre y mi abuelo”. Pobre de ti si la relación entre ellos era farragosa. “Me llamo “María José”, como dice Jodorowsky, “¡Catástrofe sexual!”.

-Los nombres feminizados o masculinizados: Mario, Josefa, Carmelo, Paula, corresponden a deseos frustrados de que naciéramos del sexo contrario.

¿Por qué no cambiarnos de nombre cuando este va cargado por un lastre que nos inmoviliza?

Nos aterra cambiarnos de nombre ya que tememos que dejaremos de ser reconocidos por nuestro clan. Tememos no ser reconocidos, ni identificados, no ser amados es el mayor temor que tenemos. Somos seres gregarios y pensamos que podemos morir si nuestro “clan” nos abandona, lo que es una herencia de nuestro cerebro arcaico.

Metafóricamente, el nombre que nos dan los padres es como un archivo del GPS que nos va indicando caminos digitalizados y guardados en la memoria familiar. Al nacer, nos instalan el archivo y vamos deambulando por el mundo por rutas más o menos pedregosas y abruptas, pero nos sentimos como en casa, porque ya fueron trazadas por el sistema operativo del árbol. Cambiarnos de nombre es arrojar el GPS por la ventanilla del coche y empezar a ver y a recorrer nuevos caminos, conquistar territorios que no habían sido archivados por nuestro árbol. Es hacernos cargo de nuestro propio destino.

¿Cómo entonces llamar a nuestros hijos cuando nacen?

Alejandro Jodorowsky afirma que cada uno tenemos un nombre (podemos hacer aparecer a nuestro guía interior y pedirle nuestro nombre en un ejercicio de meditación o de visualización) que viene con nosotros incluso antes de ser concebidos. Es posible que durante la gestación, este nombre les llegue al mismo tiempo a ambos padres de forma telepática, si tienen suficiente capacidad de percepción. Si no es así, es el niño el que debe nombrarse más adelante. En el caso de tener que decidir como llamar al bebé, el nombre no debe haber existido en la historia de su árbol genealógico, ni haber pertenecido a personas o ideales de los que lo nombran.

¿Cómo podemos cambiarnos el nombre?

Cristóbal Jodorowsky dice que: “cambiar nuestro nombre interno nos permite continuar creciendo… Imaginemos que quiero recuperar ese nombre que me dieron, pero que está lastrado por innumerables proyecciones familiares… Supongamos que se trate de mi nombre: CRISTOBAL.

-Moldearé con arcilla las letras de mi nombre, una a una…
-Las coceré una vez secadas para convertirlas en algo cerámico…
-Pintaré cada una de esas letras de forma que su mitad izquierda sea plateada y su derecha dorada…
-Con ese nombre que he creado lo introduciré en el interior de una gran bola de arcilla (como una pelota) Sobre esa inmensa pelota de arcilla pegarás las fotografías de todos los ancestros de tu familia: padres, abuelos, bisabuelos…
-Dejaremos que seque lentamente. (Durante nueve meses)
-Transcurrido ese tiempo, con un martillo dorado rompemos el “huevo”(es decir la pelota de arcilla que contiene en su interior las letras de nuestro nombre)
-Lavamos con agua bendita las letras de nuestro nombre. Las perfumaremos bien…
-Enterramos todo el material del huevo que hemos roto a martillazos y plantamos una bella flor.
-Para finalizar ese nombre debemos dejarlo en nuestro altar particular. Ese que ya nos hemos creado en algún lugar de nuestra casa.
Nos habrá costado, pero de esa forma recuperamos el nombre….